Así como los grandes sedanes americanos hicieron posibles las legendarias Station Wagons -bastaba con alargar el espacio interno por encima de la cajuela de equipaje y ponerles dos ventanas laterales y una gran puerta trasera- los sedanes europeos y asiáticos, más compactos, dieron origen a los hatchbacks, o cinco puertas, como se les conoce en algunos mercados. Al igual que sus hermanos mayores americanos, los hatchbacks tienen además de sus cuatro puertas una gran compuerta posterior, que permite el ingreso al vehículo de volúmenes más grandes. De cierta manera, estos vehículos preceden a los utilitarios deportivos y ofrecen características similares de versatilidad siendo más pequeños, y consecuentemente más económicos.

En este segmento, que vuelve a cobrar fuerza, se destaca muy especialmente el Chevrolet Cruze Hatchback y es difícil explicar porque GM tardó tanto tiempo en tomar la decisión de traer a los Estados Unidos esa versión de su popular compacto, que se vende muy bien desde hace tiempo en Europa y América Latina, teniendo en cuenta que el 40 por ciento de las ventas de los Ford Focus, su principal competidor, corresponden al modelo hatchback. De todas maneras, el Cruze Hatchback supera al similar Ford Focus con 23 pies cúbicos de espacio de carga, detrás de la fila trasera de asientos, y 47, con esos asientos plegados.

El Chevrolet Cruze en sus dos versiones, Sedán y Hatchback, viene impulsado por un motor turbocargado de cuatro cilindros, con inyección directa de gasolina, 1.5 litros de desplazamiento y 153 caballos de potencia, con un rendimiento de 28 millas por galón en la ciudad y 37 en la autopista. La transmisión inicialmente puede ser automática o manual, ambas de seis velocidades, pero General Motors ha anunciado que pronto estará disponible el motor diésel en estos vehículos, así como la transmisión automática de nueve velocidades.

Por destacar en el Chevrolet Cruze están sus funciones estándar de seguridad, que incluyen el sistema Stabilitrack de control de tracción y estabilidad. Son diez las bolsas y cortinas de aire que protegen tanto al conductor como a los pasajeros. De hecho, en las pruebas del gobierno, el Cruze Hatchback se alzó con cinco estrellas en las de choques frontales y laterales, y cuatro en las de volcaduras y en el acumulado general.

En materia de aditamentos tecnológicos, de nada carece este Chevrolet Cruze Hatchback, incluyendo su propio enrutador de Wi-Fi, 4G LTE, su sistema de infoentretenimiento MyLink, compatible con Apple CarPlay y Android, para conectar teléfonos inteligentes que usen esos sistemas operativos, con el fin de integrar sus funciones al vehículo.

El Chevrolet Cruze Hatchback se fabrica en la planta de General Motors en Ramos Arizpe, en el estado mexicano de Coahuila. Su precio básico comienza en los $22,115 dólares

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario