jueves 30  de  mayo 2024
INVESTIGACIóN

Congreso de EEUU cuestiona a Boeing por graves fallas de seguridad

Desde los accidentes mortales con aviones 737 Max 8 en 2018 y 2019, con un saldo de más de 340 muertos, junto a los problemas con el 787 o "Dreamliner", la cadena de fracasos de Boeing ha ido en aumento

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

Boeing se encuentra en el ojo público el miércoles en dos audiencias consecutivas en el Senado estadounidense, mientras el Congreso examina acusaciones de fallas de seguridad graves en el atribulado fabricante de aeronaves.

Desde los accidentes mortales con aviones 737 Max 8 en 2018 y 2019, con un saldo de más de 340 muertos, junto a los problemas con el modelo 787 o "Dreamliner", la cadena de fracasos del gigante aeronáutico estadounidense ha ido en aumento.

En fecha reciente, una de las puertas de seguridad de un Boeing se desprendió en pleno vuelo, causando el pánico y un aterrizaje de emergencia.

Por tales razones, el Congreso investiga a Boeing y se ha tomado muy en serio las deficiencias encontradas y los sucesos ocurridos en aeronaves del fabricante.

En la primera sesión del Senado comparecen miembros de un panel de expertos que encontraron fallas graves en la cultura de seguridad de Boeing.

El evento principal será una segunda audiencia donde comparecerá un ingeniero de Boeing que afirma que varias secciones del revestimiento de los aviones 787 Dreamliner no están sujetadas adecuadamente y podrían desprenderse.

Experto que denunció a Boeing declara ante el Senado

El abogado del informante señala que Boeing ha ignorado las preocupaciones del ingeniero y ha evitado que hable con expertos sobre la corrección de los defectos.

El informante, Sam Salehpour, envió documentos a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA), que investiga la calidad y seguridad de la fabricación de Boeing. Ed Pierson, exgerente del programa de Boeing 737, también testificará el miércoles ante una subcomisión de investigaciones del Senado. Otros dos expertos técnicos en aviación también forman parte de la lista de testigos.

El demócrata que encabeza la subcomisión de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado y su superior republicano han pedido a Boeing una gran cantidad de documentos que datan desde hace seis años.

Los legisladores buscan todos los registros sobre la fabricación de los aviones Boeing 787 y 777, incluidas cualesquier preocupaciones o quejas de seguridad planteadas por empleados, contratistas o aerolíneas de Boeing. Algunas de las preguntas buscan información sobre las acusaciones de Salehpour sobre paneles de compuesto de carbono mal ajustados en el Dreamliner.

Un vocero de Boeing dijo que la empresa coopera en la investigación de los legisladores y ofreció proporcionar documentos e instrucciones.

La empresa afirma que las acusaciones sobre la integridad estructural del 787 son falsas.

Ingenieros de la compañía desmienten acusaciones

Dos ejecutivos de ingeniería de Boeing dijeron esta semana que en las pruebas e inspecciones de diseño de los aviones —algunos de los cuales tienen 12 años de antigüedad— no se han hallado signos de fatiga o agrietamiento en los paneles compuestos. Indicaron que el material, formado de fibras de carbono y resina, es casi inmune a la fatiga, que es una preocupación constante con los fuselajes convencionales de aluminio.

"Lo que escucharemos hoy (...) es un ejemplo del comportamiento de los grandes grupos que dan prioridad a las ganancias en detrimento de la seguridad", declaró Blumenthal, presidente de la comisión de investigación, a CNBC antes de la audiencia.

A Calhoun se le solicitó estar presente, pero no estaba en la lista de testigos difundida el lunes.

"Boeing comprende la importancia de las responsabilidades de la comisión en términos de supervisión y cooperamos con esta investigación", reiteró el grupo, que mostró su voluntad de "entregar documentos, testimonios e informes técnicos".

La audiencia ocurre luego de que Sam Salehpour, ingeniero de calidad en Boeing hace una década contactara a la agencia estadounidense de regulación de la aviación civil (FAA) a propósito de la seguridad de Dreamliner y del 777.

Salehpour afirmó que el fabricante, "de forma recurrente, ignoró inquietudes graves con respecto a la seguridad y el control de calidad en la construcción de los 787 y los 777", de acuerdo con un correo del 17 de enero, dirigido por sus abogados al director de la FAA, Mike Whitaker.

"Nuestro cliente identificó importantes aspectos preocupantes en materia de seguridad e hizo todo lo posible por llamar la atención de los funcionarios de Boeing", continúa el correo hecho público el 9 de abril tras un reporte publicado por el diario The New York Times.

"Deficiencias en el ensamblaje"

Salehpour explica haber constatado "deficiencias" en el proceso de ensamblaje del Dreamliner que habían provocado "deformación de materiales (...) pudiendo alterar su funcionamiento por la utilización a largo plazo".

Sobre el 777, afirma que "nuevos procedimientos de ensamblaje" puestos en marcha sin el "necesario rediseño de las piezas involucradas dio lugar a una mala alineación de las partes".

Según el denunciante, "ingenieros de Boeing enfrentaron presiones para hacer la vista gorda" ante esto que "representa un grave riesgo de seguridad".

Según The New York Times, partes del Dreamliner "están ensambladas de manera incorrecta y podrían desarticularse unas de otras en pleno vuelo tras haber hecho miles de vuelos".

Boeing rechazó de inmediato las acusaciones y el lunes defendió sus métodos al declararse "confiado en la seguridad y la durabilidad de los 787 y 777", en un informe firmado por dos de sus ingenieros principales.

Los ingenieros desmintieron las acusaciones que apuntan a que unas 1.400 aeronaves Boeing tienen importantes fallos de seguridad.

Tras la alerta lanzada por Salehpour, la FAA abrió una investigación sobre estos dos modelos.

"Investigamos a fondo todos los informes", reiteró la entidad el martes.

Sin embargo, según la FAA, todos los Dreamliner en operación "cumplen con las AD", las directivas de navegabilidad.

Boeing sostuvo el miércoles que el 787 lleva más de 4,2 millones de vuelos con seguridad.

"Pruebas extensivas y rigurosas del fuselaje y profundos chequeos de mantenimiento de unos 700 aparatos en servicio encontraron cero evidencia de fatiga en el fuselaje", afirmó la compañía.

United Airlines ratifica su confianza en los Dreamliner

Scott Kirby, presidente de la aerolínea United Airlines, que posee 71 Dreamliner, afirmó el miércoles en CNBC que tiene "total confianza en la seguridad" de este avión.

"Miles de estos aviones vuelan desde hace décadas, millones de horas de vuelo", enfatizó.

Pero tres de los cuatro modelos de aviones comerciales que fabrica el grupo estadounidense están oficialmente bajo investigación del regulador aéreo.

La FAA investiga la familia del 737, el avión estrella de Boeing, luego de que un 737 MAX 9 de Alaska Airlines perdiera una puerta ciega en pleno vuelo el 5 de enero.

La FAA identificó "problemas de no conformidad" a los procedimientos tanto en el constructor como en Spirit AeroSystems, uno de sus proveedores.

El incidente de Alaska Airlines se produjo en medio de una serie de problemas de producción en 2023 relativos al 737 MAX y al Dreamliner.

Las entregas del Dreamliner fueron suspendidas por casi dos años, en 2021 y 2022, y nuevamente a inicios de 2023, por un problema del fuselaje.

Los 737 MAX se quedaron en tierra en todo el mundo luego de los accidentes de dos 737 MAX 8 en 2018 y en 2019, con saldo de 346 muertos.

FUENTE: Con información de AP y AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar