Por Nayeska Cruz

Los más comunes son:

La mala planificación en cuanto a su tiempo, ingresos y gastos, es algo de lo cual se debe tomar el control absoluto para no evitar grandes pérdidas. Es un error muy común hacer un plan financiero que cubra las necesidades a un corto o mediano plazo. Poco a poco se deben reducir los costos fijos, en áreas secundarias, cabe destacar para que las actividades principales sean cada vez más pocos y se puedan disfrutar de todo lo que puede ganar un verdadero empresario en un solo día.

Otro error que comúnmente cometen los empresarios, incluso, los más exitosos es olvidarse de reinvertir en el negocio que está llevando a cabo, todo esto resultas gracias a la subestimación que le dan al mismo, pero no saben lo importante que es planificar las necesidades de inversión. Adquirir exceso de deudas es otro punto que se debe evitar llevar, según lo reseñado en Fiananzaspersonales.com.co, los emprendedores financian un 100% del negocio con su propio dinero. Sin embargo, esto es considerado como una asfixia y puede provocar falta de clientes, malos cálculos que pueden acabar en fracasos refiriéndose a los ingresos y la deuda.

El optimismo se debe evitar en lo más mínimo, hay que evitar calcular el tiempo estimado en el que se va a tardar el negocio en generar ingresos para cubrir los gastos. Aunque muchas veces puede ser una contradicción porque el plan de negocio se debe plantear con un aproximado, pero es mejor no presionar y dejar que todo fluya.

Otro punto importante es que muchos no saben diferenciar las finanzas personales y las del negocio por ende, no se ahorra y no se puede asignarse un sueldo a sí mismo. Se debe distribuir bien todo lo que entra monetariamente para poder tener opciones e pago para los empleados y clientes y así evitar otro error común.

Para saber más visita Negocia en Miami.

Deja tu comentario: