MIAMI- Hasta ahora, muchos han pensado o han creído que EEUU podría entrar en una recesión económica. Sin embargo, renombrados analistas consideran que la primera potencia del planeta nunca salió de la recesión causada por la pandemia de corononavirus en el 2020.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos volvió a contraerse en el segundo trimestre y junto a la mayoría de índices negativos de la economía, agudiza la recesión en la mayor economía mundial, a pocos meses las elecciones legislativas de medio término para definir el control del Congreso.

Te puede interesar

"Los tecnócratas de este gobierno afirman que estamos a punto de entrar en una recesión económica y que permanecíamos en una recesión técnica, pero realmente estamos en una recesión económica desde el 2021. El gobierno de Joe Biden siempre la ha edulcorado como forma de propaganda política", afirmó el experto en contrataciones federales y Doctor en Economía, Rafael Marrero.

"Son mitómanos, nos les interesa para nada este país y lo que han querido es destruirlo. Han falseado la realidad completamente. Estamos en una recesión y el bolsillo de los estadounidenses, la escasez y las estadísticas lo confirman desde hace más de un año", comentó.

"EEUU comenzó una sorprendente, rápida y sólida recuparación durante el gobierno del expresidente Donald Trump, pero al llegar Biden a la Casa Blanca deshizo ese camino y retornó la economía a índices negativos", explicó Marrero, quien es miembro acreditado del colegio de economistas, el National Association for Business Economists (NABE).

"EEUU nunca ha salido de la recesión económica tras la pandemia, porque la administración Biden se empeñó en crear un caos económico en el país, al tiempo que intentaba destruir la industria estadounidense del petróleo con su errada fórmula de cambio climático. A partir de ahí, EEUU continuó en recesión. Es lo que hemos visto desde su primer día en la Oficina Oval y es lo que han sufrido durante año y medio los estadounidenses", agregó el doctor en Economía

En ese período, la prensa liberal y las instituciones de este país han hecho creer que lo peor estaría por venir, cuando lo peor lo hemos tenido desde principios de 2021 como consecuencia de las nefastas políticas del presidente Joe Biden y su agenda de extrema izquierda.

Según cifras publicadas el jueves por el Departamento de Comercio, la contracción del PIB fue del 0,9% en proyección anual, la medida preferida en Estados Unidos, pero que en tiempos actuales de alta complejidad y acelerado desarrollo económico mundial, hay que tomar en cuenta muchos más indicadores.

En el primer trimestre, el PIB se contrajo 1,6%, con un déficit comercial nunca antes visto que ha ido creciendo aceleradamente junto a la inflación hasta sobrepasar los 86.000 millones de dólares.

La deuda pública por encima de los $31 billones, que jamás se menciona, y el desplome de la confianza de los consumidores y de la demanda durante tres meses consecutivos integran la lista de obstáculos, sin mencionar el impacto de las tres subidas de tasas de interés de la Reserva Federal en el sector inmobiliario. La cuarta acaba de realizarse el miércoles 27 de julio y sube el indicador referencial a 2,50% y 2,75%.

A nivel de los consumidores, la cifra se traduce entre un 7% u 8% cuando hablamos de la compra de una propiedad, bienes de uso duradero, préstamos, etc.

Pese al análisis de expertos, y los nefastos resultados económicos del país, Biden afirma que la economía está en "buen camino". Algo similar manifestó respecto a la inflación en agosto del 2021 y ahora es la peor en casi cinco décadas (9,1%).

Pero los resultados son mucho peores al desglozar el desempeño de la actual administración y el incremento de precios que sufren los estadounidenses desde principios de 2021.

  • Índice de todos los artículos, menos alimentos y energía: 5,9 %
  • Gasolina: 59,9 %
  • Energía: 41,6 % el mayor aumento desde 1980
  • Servicios de gas: 38,4 %
  • Electricidad: 13,7 %
  • Alimentos: 10,4 % à mayor aumento desde 1981
  • Alimentos en casa: 12,2 % - fuera de casa: 7,7 %
  • Autos nuevos: 11,4 % - camiones y autos usados: 7,1 %
  • Servicios de transporte: 8,8 %
  • Vivienda: 5,6 %
  • Ropa: 5,2 %
  • Servicios médicos: 4,8 %

Dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del PIB se consideran técnicamente una recesión, aunque no es un criterio oficial. No pocos economistas en EEUU comparten la idea de que ese medidor es simple en los tiempos actuales, donde las economías se han vuelto más complejas con la llegada de la tecnología digital moderna, la alta competitividad y la aceleración del desarrollo económico.

Con mas del 85% de los indicadores económicos en negativo en casi año y medio, hay motivos suficientes para convencerse de que EEUU nunca salió de la recesión provocada por la pandemia. Sí experimentó una rápida y solida recuperación desde finales de julio del 2020 que fue interrumpida y destrozada luego por el gobierno de Joe Biden, desde su arribo a la Casa Blanca el 20 de enero de 2021.

El único dato a favor (relativamente) de la economía es el desempleo en 3,6%; sin embargo, el problema radica en la cantidad de puestos de trabajo que la mayoría de las empresas estadounidenses no puede cubrir y que ascienden a 11,2 millones.

La caída del PIB refleja la baja de las inversiones de las empresas y las compras de viviendas por parte de las familias, según el Departamento de Comercio. Asimismo, el gobierno federal, los estatales y las administraciones locales contuvieron sus gastos.

El consumo ha comenzado a decaer y los gastos en el sector de servicios también sienten el freno, junto al aumento de precios por la inflación.

Solo un organismo en Estados Unidos tiene autoridad para determinar oficialmente los períodos de recesión, el National Bureau of Economic Research (NBER, Oficina Nacional de Investigación Económica), pero lo hace con un retraso de varios meses.

"Consideramos una serie de indicadores", explica la entidad en su página web que, de todas formas, señala "la amplitud del declive de la actividad" económica.

Biden afirmó el lunes que su país no caería en recesión y que su gobierno está tratando de apagar el incendio de la inflación. Pero en política todo es válido y fue el propio Biden y su agenda quienes fomentaron durante meses la gran inflación que padece EEUU.

Por su parte, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, quien renoció haberse equivocado en la inflación y aliada fiel del gobierno de Barack Obama y ahora de Biden, expresó una idea similar.

"Lo que recesión realmente significa es una generalizada contracción de la economía y aunque la cifra (del crecimiento del PIB) sea negativa, ahora no estamos en recesión", aseguró Yellen el domingo.

Pero los estadounidenses y la oposición perciben una manipulación de los datos. "Primicia para Joe Biden: no se puede cambiar la realidad discutiendo sus definiciones", reaccionó el Partido Republicano.

El consumo, motor de la economía estadounidense, se ralentizó en junio, contrario a lo que afirman los medios de prensa. El volumen del gasto creció por la inflación, y los consumidores salen de las tiendas con una cesta más pequeña por la misma cantidad de dinero, algo que los ha obligado a reorientar sus finanzas individuales.

La inflación alcanzó 9,1% en 12 meses a junio en Estados Unidos, y se mantiene en máximos en 40 años.

De su lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó considerablemente a la baja su expectativa de crecimiento de Estados Unidos para este año y ahora espera 2,3% cuando en abril proyectaba 3,7%. La entidad tomó en cuenta los efectos de la inflación y "un crecimiento más débil a comienzos de año".

La importancia no radica en un concepto, término o calificativo que pueda tener el desastre económico que padecen hoy los más de 335 millones de estadounidenses por la controversial gestión de la Casa Blanca.

Lo espeluznante es que el gobierno y las instituciones mantienen en la incertidumbre el futuro inmediato de EEUU ante el mundo, sin un plan B o C concebido para dejar atrás el caos que la actual administración Biden ha creado.

Para un análisis más detallado sobre la recesión que sufre estados Unidos, lea este fin de semana el artículo titulado: "La recesión en EEUU y tasas de interés más altas".

lmorales@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.65%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27464 votos

Las Más Leídas