En las elecciones del 7 de noviembre los residentes de Miami Beach además de elegir a su alcalde y sus comisionados también deberán votar por una propuesta urbanística que permitiría aumentar el tamaño de los edificios que se construyan en esa ciudad del sur de Florida.

En la boleta electoral aparecerá la proposición siguiente: "El coeficiente de urbanización del suelo es la medida que la Ciudad utiliza para regular el tamaño total de un edificio. En los centros urbanos 1,2,3 de Miami Beach, ubicados entre las avenidas Collins y Dickens hasta Indian Creek Drive, y desde la calle 69 hasta calle 72, el coeficiente de urbanización oscila entre 1,25 hasta 2,75. ¿Debería la Ciudad aprobar una ordenanza que incremente el coeficiente de utilización del suelo hasta 3,5?".

Para conocer más a fondo sobre esta propuesta, DIARIO LAS AMERICAS entrevistó a Silvia Sabates Coltrane, promotora urbanística en Miami, quien explicó por qué está a favor del Sí.

Silvia-Sabates-Coltrane-promotora-urbanística-Miami.jpg

¿Por qué se lleva esta ordenanza a referendo?

Hace unos años la Ciudad de Miami Beach decidió que cuando fuera a incrementar la autorización del número de pies cuadrados a construir en los edificios de la zona, esa decisión debería ser refrendada por los residentes locales.

El pasado año, tras múltiples reuniones donde participaron miles de personas, miembros de la comunidad, funcionarios electos, asociaciones de propietarios y dueños de negocios, la Comisión de Miami Beach aprobó un plan maestro que permitiría alcanzar la altura de 125 pies en los edificios que se construyan en North Beach Town Center.

Hasta hoy, un constructor puede edificar hasta dos veces el tamaño de un lote y la nueva propuesta expresa que se pueda construir hasta tres y medio el tamaño del lote.

¿Qué ganaría el área con esta nueva ley?

La zona ha estado abandonada. Una da las razones que ha causado tanta desatención es que la actual zonificación no estimula a construir edificios de calidad. Con las actuales condiciones nadie levantaría edificios de uso mixto con comercios y residencias porque el precio del suelo y la construcción no sale rentable financieramente.

NoBe_Normandy+Fountain_aerial_existing.jpg

Un cambio de la zonificación motivaría a los distintos promotores inmobiliarios y constructores a renovar la zona. Pueden hacer algo muy positivo para mejorar la vida de esta parte de la ciudad, ya que no solo cambiarían el ambiente, ahora muy deteriorado y decadente, sino que crearían las condiciones para que surjan negocios y viviendas asequibles.

¿Qué por ciento del proyecto del nuevo North Beach Town Center sería dedicado a viviendas asequibles?

No existe un estimado. El nuevo plan maestro, realizado por la firma de renombre internacional Dover Kohl & Partners, contempla que las plantas bajas de las edificaciones se destinen a comercios modernos. En el proyecto vemos aceras anchas para que las personas puedan pasear. Si caminas hoy por esa área, te encontrarás zonas con negocios decadentes y poco atractivos para asistir con la familia y pasar un buen rato. Estos lugares producen una sensación de inseguridad tremenda.

NoBe_71st+Street_aerial_existing.jpg
Así luce actualmente el área de la ciudad donde se construiría el North Beach Town Center.
Así luce actualmente el área de la ciudad donde se construiría el North Beach Town Center.

El nuevo plan maestro recoge que se construyan condominios residenciales muy atractivos, donde muchas de las viviendas serán asequibles. También habrá hoteles y oficinas. Un dato curioso es que en esta zona no hay hoteles nuevos. El primero, en casi 50 años, es el que yo estoy construyendo y que formará parte del nuevo concepto North Beach Town Center.

¿Qué impacto tendrá, desde el punto de vista urbanístico, soportará el área nuevas viviendas, más tránsito de autos, más movimiento de personas?

Creo que el nuevo North Beach Town Center motivaría a los residentes a salir a andar por su vecindario. Será como en Brickell, muchas personas viven en esos condominios, y van caminando a sus trabajos porque existen las condiciones. Esa es la misma idea que tenemos acá. Se crearán muchas fuentes de empleos entre hoteles, restaurantes y otros tipos de negocios. Hay que recordar que Miami Beach tiene su propio servicio de Troly, los residentes podrán ir a sus trabajos caminando, en bicicletas, o en Troly. Esa es la idea.

¿Entonces cree usted que no habrá más congestiones de tráfico?

Al contrario, hoy día, como no hay viviendas asequibles en la zona, las personas que trabajan allí tienen que desplazarse en autos para asistir a sus lugares de empleo. El nuevo proyecto aliviaría ese problema, los residentes podrán ir caminando a los negocios o a los múltiples centros de esparcimiento del área, los parques, los terrenos de baseball, de futbol, a las canchas de tenis, al anfiteatro o a la misma playa. Todo el mundo podrá ir caminando a todos sitios, será muy agradable pasear por la zona.

NoBe_71st+Street_aerial_proposed.jpg
Vista del proyecto del North Beach Town Center en Miami Beach.
Vista del proyecto del North Beach Town Center en Miami Beach.

¿Si el 7 de noviembre la ciudadanía vota sí en la propuesta 82, cuándo podremos ver el nuevo North Miami Center?

El plan maestro está aprobado por la Comisión. Ahora dependería de cada dueño de propiedad. Ellos deben presentar sus propios planes a la Ciudad para que reciban la luz verde. Normalmente este proceso demora alrededor de un año, esa será la fecha para el comienzo de las nuevas construcciones que cambiarán el rostro de North Beach.

¿Si no se aprueba, de todas formas se llevaría un proyecto de renovación a pequeña escala, existe un plan B?

Lo dudo. Hoy en día la construcción es muy costosa. No habría un incentivo para que un constructor planee un proyecto en una zona tan cara cuando hay otras área de Miami donde se puede construir con más altura y más metros. De aprobarse, sería la realización del sueño los propietarios locales.

Sería darle una oportunidad a un plan maestro muy bien elaborado, donde participó activamente el grupo de preservación histórica cuyo aporte fundamental fue poner énfasis en la conservación de los edificios con valor histórico y arquitectónico del área. Le prestaron mucha atención a la altura y la densidad del nuevo Down Town North Miami, todo se ha estudiado para que sea un proyecto beneficioso.

Actualmente se habla mucho del medio ambiente y de resiliencia. En este contexto la Ciudad de Miami tendrá muchos gastos para corregir los problemas de la subida del nivel del mar. Sin embargo, el nuevo proyecto repercutiría positivamente en la cantidad de dinero, que a través de los impuestos, recoge la ciudad. Los nuevos propietarios aportarían alrededor de 600.000 dólares anuales a las arcas locales. Por consiguiente, no habría que subir los impuestos destinados a las infraestructuras a crear para hacerle frente a las amenazas medioambientales.

El nuevo plan beneficia a todos, a aquellos que quieren preservar las propiedades históricas, a aquellos que no quieren que suban los impuestos, a aquellos que quieren disfrutar en la zona, a aquellos que deseen viviendas asequibles, a aquellos que deseen tener una ciudad resiliente.

No cabe duda que usted es una defensora del sí en propuesta 82 de la boleta de Miami Beach.

Definitivamente, los residente de Miami Beach deben votar SÍ por el 82. Así votarían por la calidad de vida, por tener viviendas asequibles, por una ciudad más segura, más bonita y moderna. Votar por el 82 es votar por el progreso de una parte de la ciudad hoy muy deprimida.

Este artículo fue originalmente publicado el 1 de noviembre de 2017.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario