martes 9  de  abril 2024
GUERRA POLíTICA

Propuesta de Inmigración de Biden queda enterrada en el Senado

La proposición de la extrema izquierda y del presidente Joe Biden terminó hundida en el Senado, sin llegar a la Cámara de Representantes

Por Leonardo Morales

WASHINGTON — A medida que avanzan las semanas, los asesores de Joe Biden le aconsejan agudizar los ataques contra el expresidente Donald Trump, en un fehaciente ejemplo de que el camino electoral para el jefe de la Casa Blanca luce bastante oscuro frente a su casi seguro oponente republicano a pocos meses de las presidenciales de noviembre de 2024.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó una ayuda de 17.600 millones de dólares para Israel, en un voto con el que los republicanos intentaban desligarla del paquete que incluye fondos para Ucrania y la seguridad fronteriza.

Un total de 167 demócratas votaron en contra después de que Biden amenazara con vetar la propuesta. También contó con la oposición de 13 republicanos molestos por la falta de compensaciones presupuestarias.

La desaprobación de Biden sigue en cifras récord en las últimas encuestas. Más de un 76% afirma que el mandatario ha hecho un pésimo trabajo en economía junto a índices muy negativos en política nacional y exterior, que le acompañan desde el 2022.

La apuesta de Washington sobre Ucrania está más cerca del fracaso que del posible éxito, aunque las posibilidades desde un principio se dibujaban lejos de un triunfo sobre Rusia, a pesar de lo que dijera el Pentágono y la Casa Blanca.

Con el control de la Cámara de Representantes, los republicanos rechazaron la solicitud de los demócratas y de Biden de 110.000 millones de dólares, entre los que se encuentran más de 60.000 millones para Ucrania.

El cierre de la frontera sur

Los conservadores exigen un cierre y control efectivo del caos en la frontera sur del país creado por el propio Biden y la extrema izquierda durante tres años consecutivos. Sin embargo, la respuesta de Biden ha sido un proyecto de Ley que no pasó ni el Senado para luego ser llevado a la Cámara de Representantes, donde el líder republicano Mike Johnson lo dio por muerto antes de llegar.

Los legisladores republicanos afirman que el presidente Joe Biden tiene toda la autoridad que necesita para frenar la llegada de migrantes a través de la frontera sur del país, al igual que lo hizo cuando la abrió de forma irresponsable.

Al conocerse algunos de los puntos principales de la propuesta, Johnson dijo que era peor de lo que esperaban, así que confirmó su desaprobación.

La hipócrita propuesta política de los demócratas en este año electoral, después de tres años de enorme caos, dice que las autoridades podrán restringir los cruces fronterizos si la media diaria de migrantes alcanza los 4.000 en una semana, pero estarán obligadas a prohibirlos si sobrepasan un promedio de 5.000 al día -en un período de siete consecutivos- u 8.500 en una sola jornada, se lee en el texto del acuerdo bipartidista.

Es decir, la frontera continuará abierta y le seguirá costando de forma directa e indirecta otros 200.000 millones de dólares cada año a los contribuyentes estadounidenses, no a Biden ni a los demócratas

El fallido acuerdo marca la desesperación de Joe Biden y los demócratas por anotarse algún beneficio importante frente a los electores y a los resultados de los sondeos de intención de voto que dan ventaja al presidente 45 de Estados Unidos, Donald Trump, sobre Biden en las elecciones previstas para noviembre.

El Presidente exhortó el martes al Congreso a hacer frente a Donald Trump en medio de su frustración porque el plan sobre medidas de seguridad fronteriza y ayuda a Ucrania colapsó rápidamente en el Senado.

Propuesta migratoria de Biden muere en el Senado

Apenas unos minutos después de las declaraciones del presidente en la Casa Blanca, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, salió de un almuerzo con sus correligionarios en el Capitolio y reconoció que el acuerdo estaba muerto.

“A mí y a la mayoría de nuestros miembros nos parece que no tenemos ninguna posibilidad real de aprobar una ley”, dijo McConnell a los periodistas.

"Sólo un demócrata radical votaría por esta horrible propuesta de ley fronteriza que solo da una autoridad de cierre después de 5.000 interceptaciones diarias, cuando tenemos todo el derecho de CERRAR LA FRONTERA AHORA, lo que debe hacerse", dijo en su red Truth Social.

Biden pidió a finales del año pasado al Congreso que aprobara otro gran paquete (el quinto) de decenas de miles de millones de dólares para Ucrania, con el chantaje de incluir a Israel y la presunta "seguridad en la frontera" con México, un desastre creado por la izquierda durante tres años con caso omiso a todos los reclamos republicanos y de millones de estadounidenses.

Los republicanos están hartos de la inacción e irresponsabilidad del gobierno de Biden alineado a la extrema izquierda, que ha abierto aún más la creciente influencia de Trump y su liderazgo republicano.

Ahora Biden sólo pudo mirar cómo la piedra angular de su política exterior —el financiamiento de la guerra en Ucrania— se desmoronaba en el Congreso.

¿Quién abrió antes la frontera?

Los estados fronterizos se han visto obligados a casi triplicar sus gastos por la caótica situación migratoria fometada desde el primer día de Joe Biden en la Casa Blanca.

Los republicanos condicionaron su apoyo a Ucrania una solución real de la grave crisis de seguridad nacional en la frontera sur.

Un grupo de senadores republicanos y demócratas negoció un pacto que supuestamente prevé una nueva autoridad de emergencia para cerrar la frontera entre Estados Unidos y México cuando "esté colapsada", según Biden.

Pero la pregunta es: ¿Y quién abrió la frontera antes? Respuesta: Joe Biden desde su primer día de mandato y sin contar con ningún republicano.

A modo de chantaje político, la izquierda incluyó el tema migratorio con la ayuda a Ucrania e Israel, entre otros asuntos.

Ahora Biden y los demócratas en el Senado se encuentran varados sin una forma clara de hacer avanzar la ayuda a Ucrania a través del Congreso. Se han topado con un muro de oposición por parte de los conservadores —liderados por Trump—, que rechazan la "maquillada propuesta fronteriza" por considerarla más que insuficiente y califican la financiación para Ucrania como un despilfarro sin límites.

La proposición sobre la crisis de seguridad en la frontera es un insulto a la inteligencia. Ni restringe ni controla la frontera. Apenas representa una curita simple al caos que la izquierda y la extrema izquierda han impulsado durante tres años en Washington y sin escuchar ningún reclamo de los conservadores. Ahora, en el año de las presidenciales, quieren buscar soluciones. Pura hipocresía política que los republicanos no están dispuestos a tolerar con el control de la Cámara Baja, porque cuando eran minoría los nuevos demócratas gobernaron de forma unilateral y aprobaron legislaciones sin un voto republicano; amparados en una excepción congresual por la pandemia de COVID-19.

Biden culpó directamente a Trump —su casi seguro oponente republicano en las elecciones presidenciales- de otro de sus grandes fracasos, esta vez del proyecto de ley sobre inmigración.

Y es que a Biden no le queda otra opción política que culpar a Trump.

Por su parte, los republicanos exigen varias premisas, sobre todo después de que los demócratas votaran en bloque contra el enjuiciamiento político al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, por su responsabilidad directa en la frontera sur.

Más tarde, los demócratas también impidieron que se aprobaran 17.600 dólares para Israel, pero en un paquete independiente de los más de 60.000 millones de dólares para Ucrania que quiere la izquierda.

Es decir, la guerra política en el Congreso entre republicanos y demócratas se encuentra en un momento álgido a pocos meses de las elecciones de noviembre y cuando Trump sigue como el favorito en todas las encuestas para regresar a la Casa Blanca.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar