Veinticinco años. Se dice rápido. Ricardo Ramos se para poco a pensar en el Miami que lo recibió a fines del año 1992. Era una ciudad arruinada, deshecha, tras el paso del huracán Andrew. Rachas de viento de 165 millas por hora aniquilaron unas 28.000 viviendas y deterioraron a 107.000 más. Al menos 180.000 residentes quedaron sin techo.

“Salí de Cuba en un bote. Éramos seis y gracias a Dios todos llegamos bien. Estuve tres días en Cayo Hueso y luego, Miami”, aclara Ricardo.

¿En qué trabajaste luego de llegar a Miami?

Llegué cuando el huracán Andrews. Al principio trabajé en la construcción mientras, durante un año, estudiaba Peluquería. Estudiaba por la noche, cuatro horas, y por el día, ocho horas en la construcción. Tenía 21 años, no me cansaba mucho. Cuando terminé de estudiar, saqué la licencia.

¿En Cuba donde vivías?

En Güira de Melena.

¿Te queda familia allá?

Unos tíos, algunos primos. Pero casi todos están aquí.

¿El mejor y el peor recuerdo que tienes de la isla?

Yo me fui con 21 años; el peor recuerdo es que no tenía esperanza de nada. Y el mejor: mi familia, mi idiosincrasia.

La peluquería

Los salones de peluquería en Miami son un buen sitio para socializar, en una ciudad en que casi todo lo hacemos subido a un carro. Entonces se hace escaso el tiempo para conversar frente a frente, no por el celular, y las peluquerías suelen ser el atenuante perfecto.

Sobre las 11 de la mañana el local Fine Cuts, ubicado en la 138 Avenida del SW y la Calle 8 de Miami, es ideal para charlar mientras espera por su turno para pelarse o la manicura. También puede ser divertido y ameno solamente “prestar oídos”. Hay memorias y relatos que dan para construir el argumento de una novela. En ese ambiente transcurren los días de Ricardo Ramos, el dueño de Fine Cuts.

¿Cuánto tiempo hace que tienes la peluquería?

Esta la tengo hace un poquitico más de diez años. Tuve otra en la Avenida 82 y la Calle 8, un poquito más abajo. La tuve por tres años y medio, y por problemas de ubicación y parqueo, decidí comprar esta.

¿Qué te llevó a montarte tu propio negocio?

Trabajé seis años primero en un lugar, luego como tres años y medio en otro. Todo fue llevándome a decir: es hora de poner lo mío, no quiero trabajar más para nadie.

¿Qué dificultades acarrea ser el dueño?

Cuando trabajas para alguien, tienes que aguantar a ese alguien. Ahora tengo que aguantar a toda esta gente que trabaja para mí. Ellos me aguantan a mí nada más; yo los aguanto a todos ellos. Somos 17: cuatro hombres, y las demás todas son mujeres. Son manicuristas, 11 peluqueros y la que lava cabezas. Tengo solamente dos barberos.

ricardo-ramos-peluquero-miami-alvaromata.jpg
El peluquero Ricardo Ramos asegura que no hace tiempo para ir al gimnasio. Prefiere el sofá y Netflix.
El peluquero Ricardo Ramos asegura que no hace tiempo para ir al gimnasio. Prefiere el sofá y Netflix.

¿La clientela es más de hombres o de mujeres?

Más mujeres que hombres.

El físico de Ricardo Ramos se asocia más con el mundo de los músculos que con el de las peluquerías. ¿Vas mucho al gimnasio?

No, antes iba. No tengo tiempo. En realidad tengo tiempo, pero no hago tiempo. Voy más al sofá y a Netflix.

Entonces tu espacio ideal, innegablemente, ¿es una peluquería?

Mira pienso que si tú eres gay, ¿qué haces en una peluquería? En la peluquería lo que hay son mujeres. Si eres hombre y te gustan las mujeres, tienes que estar en un lugar donde haya mujeres.

Si eres gay y pelotero, y con las bases llenas metes un jonrón.., toda esa pila de gente te cae arriba y te dan nalgadas. Igual es en el fútbol americano.

Mi lugar es la peluquería.

¿Tus clientes son fieles?

Este lugar es de familia, aquí siempre la gente viene semanal. Se coge gente nueva, pero muchos repiten. Todos los peluqueros que llevan tanto tiempo en el mismo lugar, pues tienen su clientela.

¿Alguna vez has dudado de haber elegido este camino?

Todo depende de cómo tú seas. A mí me gusta. No me arrepiento, es lo que sé hacer. Me siento cómodo y me gusta además interactuar con la gente.

Tienes tres hijas, de 28, 18 y 5 años. ¿Te gustaría que se dedicaran a esto?

Ojalá no. Que se dediquen a otra cosa mejor. Hay que estudiar más; esto es un sacrificio.

Fine Cuts 13816 SW 8th St Miami FL 33184

aliste@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas