WASHINGTON- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, intentó el miércoles reunir a las grandes empresas que apoyan algunas medidas de su fustigado plan de gastos sociales, archivado en el Congreso por la oposición de republicanos y demócratas moderados.

Te puede interesar

"Ustedes están por relanzar la industria estadounidense y nosotros vamos a ayudarlos", prometió el mandatario desde la Casa Blanca, quien convocó al presidente de Microsoft y los jefes de General Motors y de Ford para que lo apoyen. Apenas un reducido puñado de empresas acudieron al llamado del mandatario, lo que demuestra su cada vez más bajo poder de convocatoria.

"Mucha gente lo ve (este plan) solamente como gastos sociales. Pero yo lo veo sobre todo así: (este proyecto) baja los costos para las familias y pone a la gente a trabajar. Crea la mano de obra más calificada del mundo y asegura que permanezcamos como la economía más productiva y más dinámica del mundo", declaró.

Pero hasta ahora la realidad sobre los planes de la administración Biden, en alianza con la izquierda demócrata, según expertos, "es que el gasto social en momentos de alta inflación y recesión dista bastante de los intereses y prioridades del pueblo estadounidense".

Legisladores y senadores republicanos calificaron el plan de Biden como el "perfecto programa socialista en EEUU", en medio de la recesión económica y el freno que han impuesto a la recuperación económica sus contraproducentes medidas.

Joe Biden trató por varios meses reunir los votos necesarios en el Congreso para un programa de gasto social de 1,85 billones de dólares, pero tuvo que renunciar a su propósito por la falta de una mayoría suficiente en el Senado y la oposición de los senadores demócratas moderados Christy Sinema y Joe Manchin, además del bloque republicano en ambas Cámaras.

Ahora, Biden busca salvar una parte de su controversial y fustigado proyecto de gastos sociales.

Para hacerlo, el mandatario demócrata parece haber cambiado de estrategia: en lugar de insistir en los beneficios para las familias, alabó los presuntos "beneficios económicos" de sus reformas, una manera quizás de convencer a los demócratas centristas que lo critican por derrochar demasiado dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Joe Biden no ha dado cifras sobre los proyectos que [él considera ahora prioritarios].

Durante su encuentro el miércoles con las grandes empresas, se refirió en particular a las innecesarias ayudas para el cuidado de niños e inversiones para la transición energética, pero no habló del que era uno de los pilares de su reforma: un generoso crédito fiscal para las familias.

Ya los primeros pasos para la transición energética le ha costado a EEUU regresar a la dependencia de los precios internacionales del petróleo, ya cerca de los 90 dólares el barril. Ahora la inflación se encuentra en 7,1%, muy lejos del 2% que pronosticaron los asesores de Joe Biden.

Durante casi 11 mese, los niveles inflacionarios fueron menospreciados y en varias ocasiones se planteó que la inflación "era temporal y sin ningún peligro para la recuperación económica".

"Debemos hacer más por ayudar a los estadounidenses a volver al trabajo", además "las personas no podrán volver a trabajar si no cuentan con los medios para hacerse cargo de sus hijos", dijo por su parte Brad Smith, presidente de Microsoft.

También aseguró al presidente estadounidense su "apoyo" para las medidas medioambientales contenidas de su plan.

Durante la reunión no se mencionó el financiamiento para estos proyectos, un tema mucho más delicado.

Biden promete no aumentar los impuestos a la clase media y regularmente alude a las grandes fortunas o a las multinacionales más rentables, estimando que no pagan su "parte justa" a nivel fiscal. Sin embargo, su plan sí incluye la subida de impuestos a las pequeñas y medianas empresas.

lmorales@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.89%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.47%
13347 votos

Las Más Leídas