Te puede interesar

"China asumió compromisos destinados a beneficiar a ciertos sectores estadounidenses, incluido el agrícola, que debemos hacer cumplir", dijo la representante comercial estadounidense (USTR), Katherine Tai, en una presentación en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un grupo de expertos con sede en Washington.

"Tengo la intención de tener conversaciones francas con mi homólogo chino en los próximos días", señaló Tai, subrayando que el objetivo "no es exacerbar las tensiones comerciales con China", pero sí defender "al máximo" los intereses económicos de Estados Unidos.

"Y eso significa tomar todas las medidas necesarias para protegernos contra las oleadas de daños infligidos a lo largo de los años a través de la competencia desleal", afirmó.

Biden busca reformar beneficioso acuerdo firmado por Trump con China

Tai, a quien Biden le pidió al asumir en enero pasado que realizara una revisión integral de la relación bilateral, señaló que el acuerdo firmado en enero de 2020 entre Trump y el viceprimer ministro y jefe negociador de China, Liu He, "no respondió de manera significativa a las preocupaciones fundamentales" de Estados Unidos acerca de las prácticas comerciales de China y "su impacto adverso en la economía estadounidense".

Después de ocho meses de trabajo, la representante comercial dio pocos detalles sobre cómo abordaría estos problemas.

Adelantó sin embargo que Washington decidió mantener los aranceles punitivos impuestos por la administración Trump a 370.000 millones de dólares en productos chinos anualmente, mientras inicia un procedimiento de exención para ayudar a las pequeñas y medianas empresas estadounidenses gravemente afectadas por estos recargos.

"Comenzaremos con el proceso de eliminación de aranceles específicos. Nos aseguraremos de que la estructura de aplicación existente sirva de manera óptima a nuestros intereses económicos. Mantendremos abierta la posibilidad de procesos de eliminación adicionales según se justifique", explicó.

Los aranceles, adoptados en represalia por las prácticas comerciales chinas contra EEUU, son criticados por las empresas estadounidenses con una dependencia casi absoluta de los productos chinos y, por lo tanto, se ven obligadas a pagar estos impuestos.

A principios de agosto, algunos de los grupos empresariales estadounidenses más influyentes instaron a la administración Biden a reducir estos recargos para su propia conveniencia, pero la mayoría no se encuentra en esta situación. Esta fue una manera de presionar a las empresas norteamericanas para reforzar la economía nacional y no la de China, como ocurría antes del acuerdo del expresidente Trump.

China no cumple sus promesas

Tai, quien hasta ahora solo ha tenido un intercambio con Liu He, nunca ha ocultado que estos aranceles aduaneros fueron usados como palanca en las discusiones.

Al igual que el gobierno anterior, la administración Biden quiere abordar problemas más estructurales como los subsidios masivos a las empresas estatales chinas o el "robo" de propiedad intelectual.

En el llamado acuerdo de "Fase Uno", China se comprometió a comprar 200.000 millones de dólares adicionales en productos estadounidenses durante dos años, incluidos productos agrícolas, energéticos y manufacturados, con el objetivo de reducir el desequilibrio comercial entre los dos países.

Este convenio había permitido una tregua en la guerra comercial entre Estados Unidos y China que había frenado su crecimiento. Se trataba de reequilibrar el comercio bilateral, antes de una segunda fase para abordar los problemas estructurales.

Tai, que viajará a París para las discusiones en la OCDE, espera contar con el apoyo de aliados históricos de Estados Unidos.

"El núcleo de nuestra estrategia es el compromiso de garantizar que trabajemos con nuestros aliados para crear mercados justos y abiertos", prometió Tai.

También subrayó que las relaciones comerciales y económicas entre las dos mayores potencias económicas del planeta tienen "un impacto en todo el mundo y en miles de millones de trabajadores".

Washington anticipa arduas discusiones con Pekín.

Un alto funcionario del gobierno de Biden deploró el "enfoque autoritario" de Pekín y consideró que el gobierno chino está haciendo oídos sordos a las preocupaciones estadounidenses sobre cuestiones estructurales, como los subsidios estatales.

"Sabemos que es poco probable que China realice reformas significativas al menos por el momento", admitió este responsable bajo condición de anonimato.

"Necesitamos tener una estrategia que trate con China como es, en lugar de lo que desearíamos que fuera", comentó.

"Debemos adoptar un nuevo enfoque holístico y pragmático en nuestras relaciones con China", concluyó el lunes Tai.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.36%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
59946 votos

Las Más Leídas