WASHINGTON — Partidarios del cierre del centro de detención en la Bahía de Guantánamo se mostraron optimistas cuando el presidente estadounidense Joe Biden asumió el cargo. Y sintieron "alivio" este verano luego que Estados Unidos liberó a un prisionero por primera vez en años. Muchos ahora se impacientan cada vez más.

En los meses posteriores a esa liberación, ha habido pocas señales de progreso en el cierre de la prisión estadounidense en Cuba. Eso ha llevado a un escepticismo creciente sobre el enfoque de Biden cuando el gobierno completa su primer año y el centro de detención llega a un hito el martes, el aniversario del primer arribo de prisioneros, muchos de ellos peligrosos terroristas.

Te puede interesar

Ahí guardan prisión los cinco presuntos autores de los ataques del 11 de septiembre de 2001, entre ellos Khalid Sheikh Mohammed, el principal cerebro, que dejó destrucción y tres mil muertes. Todos podrían enfrentar la pena de muerte. Los cinco llevan 15 años en la prisión de la base naval de Guantánamo, ubicada al sureste de Cuba, y no comparecen ante la Justicia desde principios de 2019 debido a la pandemia.

“El presidente Biden ha expresado su intención de cerrar Guantánamo como un asunto de política, pero no ha tomado medidas significativas hacia el cierre”, dijo Wells Dixon, un abogado del Centro de Derechos Constitucionales con sede en Nueva York, que por mucho tiempo ha tenido un rol importante en el desafío del confinamiento indefinido sin cargos en la base.

“Hay mucha impaciencia y mucha frustración entre defensores y personas que han estado viendo esto”, comentó Daphne Eviatar, directora de la seguridad con el programa de derechos humanos en Amnistía Internacional USA, organismo que promueve el cierre de la cárcel.

Sin un esfuerzo más coordinado, quienes desean que el centro cierre temen que se repita lo que sucedió durante el mandato del presidente Barack Obama. Obama hizo del cierre de Guantánamo un tema relevante en sus primeros días en el cargo, pero apenas pudo reducirlo ante la oposición política en el Congreso.

“No podemos olvidar lo que este país hizo hace 20 años y sigue haciendo actualmente”, destacó Eviatar. “Este gobierno tiene mucho en su plato, ciertamente, pero esta es una ofensa atroz a los derechos humanos”.

Aún hay 39 prisioneros restantes. Es la menor cantidad desde los primeros días del centro de detención destinada para acusados de terrorismo, cuando los grupos iniciales, sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda o el Talibán, llegaron en vuelos desde Afganistán —con el rostro cubiertos, esposados y con trajes anaranjados de presos— a lo que con el tiempo fue un puesto de avanzada aletargado de Estados Unidos en la costa sureste de Cuba.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.75%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.42%
12988 votos

Las Más Leídas