WASHINGTON — El presidente Joe Biden pidió a los senadores republicanos que se “aparten del camino” y permitan que los demócratas suspendan el límite de la deuda del país, con la esperanza de evitar que el gobierno federal se acerque peligrosamente a un incumplimiento crediticio. Por su parte, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, se niega a permitir la ayuda de su partido.

El Congreso tiene hasta el 18 de octubre para permitir que el gobierno se siga endeudando y así pueda seguir operando, después de acumular una deuda pública total de 28,4 billones de dólares. La Cámara de Representantes aprobó una medida para suspender el límite de la deuda, pero McConnell está obligando a los demócratas del Senado a un proceso engorroso que podría prolongarse durante semanas.

Te puede interesar

Biden criticó el lunes con dureza a los republicanos, a los que calificó de "imprudentes y peligrosos" por negarse a apoyar a los demócratas para aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos y evitar un default de la mayor economía del mundo.

El mandatario también presiona a su propio Partido Demócrata para que apruebe sus multimillonarias iniciativas de infraestructura y reformas sociales.

El presidente Biden busca no solo subir el límite de la deuda de 30 billones de dólares, sino aprobar un proyecto de ley de $3,5 billones que se uniría a otro de infraestructura de $1,2 billones, que ya pasó en el Senado.

En el Senado la oposición republicana se rehúsa a aumentar o suspender la cota de la deuda por el enorme gasto actual del gobierno federal y los planes de incrementar las inversiones en sectores no productivos.

La estrategia de Biden no es reducir el aumento de la deuda del país, por el contrario aumentarla a niveles que los republicanos consideran no es beneficioso para el país.

De regreso de un fin de semana de descanso en su casa de Delaware, el mandatario se sumergió este lunes en el período más cargado de su presidencia hasta ahora.

Por un lado, enfrenta la determinación de los republicanos que buscan recuperar el control del Congreso en las elecciones legislativas de medio término el año próximo. Y por otro, trata de "zurcir" entre los demócratas para que aprueben los programas clave de su gobierno.

Con el discurso del lunes en la Casa Blanca, cargado de fuertes críticas a los republicanos, y un viaje a Michigan el martes para promover sus planes de gasto, el veterano político de 78 años espera retomar la iniciativa.

El legado de Biden depende en buena medida del plan para renovar la infraestructura por 1,2 billones de dólares y del programa de gasto social que podría ascender a unos 2 billones, según los últimos datos disponibles. Pero el país se enfrenta ahora a la amenaza de una moratoria sobre su deuda.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, ha utilizado la cota de la deuda como un mecanismo para protestar contra los planes de gastos del presidente Biden, que insiste en invertir billones de dólares en programas sociales, en ayuda a instituciones internacionales y en el medio ambiente, mientras el país asume enormes deudas. McConnell sostiene que los demócratas deberán subir el techo de la deuda sin apoyo de la oposición.

"Imprudentes y peligrosos"

Biden tildó de "imprudentes y peligrosos" a los republicanos por negarse a apoyar a los demócratas para aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos.

La obstrucción de los republicanos puede llevar "nuestra economía hacia un abismo", dijo Biden en el discurso, en el que agregó que no puede "garantizar" que el país evite un default a partir del 18 de octubre.

"Si pudiera, lo haría", añadió.

El aumento de este límite de emisión de deuda es resorte del Congreso.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió que a partir del 18 de octubre, Estados Unidos no contará con los fondos necesarios para cumplir sus obligaciones si el Congreso no actúa.

Aunque se ha aumentado o suspendido este tope de endeudamiento decenas de veces en las últimas décadas con votos de los dos partidos, este año los republicanos se rehúsan a aprobar este incremento, argumentando que el gasto es exorbitante.

Los republicanos del Senado quieren forzar a los demócratas a recurrir a una compleja maniobra legislativa para aprobar más deuda únicamente con sus votos, lo cual dejaría al oficialismo como único responsable del aumento del pasivo del país.

Los demócratas quieren evitarlo, y acusan a sus rivales de tomar de rehén a las finanzas de Estados Unidos, que tiene la "mejor calificación" crediticia (AAA).

Así los demócratas, que controlan el Senado por apenas un voto, tratan de solucionar la situación de la deuda al tiempo que intentan superar diferencias internas sobre la agenda de reformas de Biden.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, indicó que un incremento del tope de endeudamiento debería votarse "para el final de semana. Punto".

"No podemos darnos el lujo de esperar hasta el 18 de octubre, pues es nuestra responsabilidad garantizar al mundo que Estados Unidos cumple sus obligaciones a tiempo", remarcó.

¿Cuánto es suficiente?

Mientras espera la resolución de las tensiones bipartidistas, Biden recurre a toda su experiencia de casi cuatro décadas en el Congreso y ocho años como vicepresidente de Barack Obama para tratar de alcanzar una fórmula que una a las facciones de extrema izquierda y de centro que conviven en su partido.

Su viaje del martes a un centro sindical de capacitación en Howell, Michigan, pretende mostrar a sus correligionarios que los planes de gasto de la Casa Blanca son "populares" entre los votantes.

Los moderados en la Cámara de Representantes y en particular en el Senado, donde la paridad de votos entre los dos partidos es extrema, rechazan apoyar la idea del ala izquierdista de aprobar unos 3,5 billones de dólares para el plan de gasto social, mientras que éstos últimos no aceptan la contraoferta moderada de 1,5 billones.

Por eso Biden impulsa de última hora una inciativa que totaliza unos 2 billones.

El problema es que los dos bandos del oficialismo han decidido jugar duro. La extrema izquierdista que se denomina "progresistas" rechazan incluso respaldar el paquete de infraestructura del presidente si sus ambiciones en materia social no les son garantizadas antes de una votación.

El domingo, Schumer sostuvo que su objetivo es "tener las dos leyes listas el próximo mes", añadiendo un nuevo plazo límite a un tenso e intenso período legislativo para Biden.

FUENTE: Con información de AFP y AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.04%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.31%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
58818 votos

Las Más Leídas