jueves 13  de  junio 2024
EEUU

Biden viaja a Uvalde y ofrece condolencias a víctimas de masacre escolar

En Estados Unidos, el debate sobre el control de las armas de fuego está nuevamente en el tapete, tras la masacre escolar en Uvalde

TEXAS - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa Jill llegaron este domingo a Uvalde, la pequeña localidad de Texas consternada después la masacre en una escuela primaria que dejó 21 muertos.

En Uvalde, Joe y Jill Biden acudirán primero al memorial levantado frente a la escuela primaria donde se produjo el tiroteo, antes de participar en una misa al mediodía local.

Por la tarde, se reunirán con familiares de las víctimas y sobrevivientes de la masacre, luego con integrantes de los equipos de rescate.

En momentos en que se conocen crudos testimonios de los niños que sobrevivieron al ataque, el mandatario instó a actuar para prevenir futuras masacres en un país donde los esfuerzos para endurecer las regulaciones de armas de fuego han fracasado repetidamente.

"No se puede hacer que los dramas sean ilegales, lo sé. Pero se puede hacer que Estados Unidos sea más seguro", expresó Biden en un discurso el sábado, lamentando que "tantas personas inocentes hayan muerto".

"Así que hago un llamado a todos los estadounidenses en este momento para que se unan y hagan oír sus voces y trabajen juntos para hacer de esta nación lo que puede y debe ser", dijo Biden.

Como sucede siempre tras estas tragedias ya comunes en Estados Unidos, el debate sobre el control de las armas de fuego está nuevamente en el tapete.

Destacados legisladores estadounidenses expresaron este domingo un optimismo cauteloso para dar algunos pasos en ese sentido.

"Hay más republicanos interesados en hablar sobre encontrar un camino a seguir esta vez que lo que hemos visto desde Sandy Hook", dijo el senador demócrata Chris Murphy a la cadena ABC, recordando el tiroteo registrado en la escuela de ese nombre en 2012 en Connecticut, que dejó 26 muertos.

Dick Durbin, el demócrata número dos en el Senado, se mostró confiado en que "habrá algunos" legisladores opositores que se manifiesten a favor de impulsar nuevas normas, mientras que Adam Kinzinger, republicano moderado de la Cámara de Representantes, que "ahora estoy abierto a una prohibición" de las armas de fuego o mayores requisitos para su compra y uso.

Testimonios estremecedores

Mientras, trascendían estremecedores relatos de niños que sobrevivieron a la matanza del martes, cuando Salvador Ramos, de 18 años, abrió fuego con un rifle semiautomático.

Ramos ingresó a un aula, cerró la puerta y se dirigió a los niños: "Vais a morir todos", antes de abrir fuego, relató un sobreviviente, Samuel Salinas, de 10 años, al canal ABC.

La policía admitió haber tomado una "decisión errónea" al demorar su ingreso al centro educativo tras ser alertada del tiroteo.

En efecto, tardó cerca de una hora en poner fin a la masacre, a pesar de varias llamadas de niños que pedían una intervención. Los 19 agentes que se encontraban en el lugar esperaban la llegada de una unidad especializada.

A la postre, Ramos fue ultimado por la policía.

Los sobrevivientes del ataque dijeron haber realizado llamadas susurradas y suplicantes al 911. Algunos se hicieron los muertos para evitar llamar la atención del tirador.

Samuel Salinas contó que se tiró al piso para simular su muerte. Lo mismo hizo su compañera Miah Cerrillo, de 11 años, para escapar de la atención de Salvador Ramos.

Acababa de ver como Ramos mató a su maestra después de decirle "buenas noches".

Su maestra, que resultó herida, les susurró que "mantuvieran la calma" y "quedaran quietos".

Finalmente fue rescatado por la policía, que rompió las ventanas de su salón de clases. Desde entonces, sufre recurrentes pesadillas.

Solidaridad

Desde el miércoles, vecinos de esta pequeña ciudad y de otras localidades acuden a todas horas al memorial improvisado con 21 cruces de madera blancas instaladas en la plaza con el nombre de 19 niños y dos maestras muertos.

Los asistentes, en silencio, forman un círculo en torno al memorial, se dan las manos y rezan.

También dejan flores y peluches que se unen a los numerosos mensajes de cariño escritos en las cruces, palabras como "Te quiero" o "Te extrañaré".

"Es importante estar aquí, darle el pésame a la comunidad", dice Rosie Varela, de 53 años, que viajó una hora desde la ciudad texana de Del Río, con su marido y su hijo adolescente.

"Tenemos que ayudar a estos niños a salir de este trauma, de este dolor", dijo por su lado Humberto Renovato, de 33 años, quien nació y creció en Uvalde.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar