lunes 25  de  septiembre 2023
ECONOMÍA

Choque comercial entre EEUU y México por el maíz modificado genéticamente

Los agricultores de EEUU están preocupados por la posible pérdida del mayor mercado de exportación para el maíz, que representa un monto $3.000 millones anuales

CIUDAD DE MÉXICO — Estados Unidos anunció la apertura de consultas con México sobre los planes del gobierno mexicano de prohibir la importación de maíz modificado genéticamente por considerar que viola el T-MEC, el tratado de libre comercio en el que participan ambos países y Canadá.

La representante comercial estadounidense, Katherine Tai, informó en un comunicado que su país había transmitido en repetidas ocasiones su preocupación por el hecho de que las políticas mexicanas “en materia de biotecnología no se basan en la ciencia y amenazan con perturbar las exportaciones estadounidenses”.

México emitió un decreto para prohibir la importación de maíz modificado genéticamente para consumo humano y anunció que, con el tiempo, podría vetar también el maíz transgénico para la alimentación animal. Sin embargo, en febrero modificó ligeramente su decisión y determinó que se llevaría a cabo la sustitución gradual del maíz genéticamente modificado para alimentación animal y de uso industrial para alimentación humana, pero sin fijar ninguna fecha para hacerlo.

“Estamos fundamentalmente en desacuerdo con la posición que México ha tomado en el tema", declaró el secretario de Agricultura estadounidense, Tom Vilsack. "A través de esta acción, estamos ejerciendo nuestros derechos bajo el T-MEC mientras apoyamos la innovación, la seguridad nutricional, la sostenibilidad y el éxito mutuo de nuestros agricultores y productores”.

En un comunicado el viernes por la noche, la Secretaría de Economía de México dijo que las decisiones de las autoridades mexicanas no implicarán “restricciones al comercio, como se señala en la solicitud de consultas” estadounidense.

“Lejos de ello, la transición se dará gradual y sosteniblemente, fortaleciendo la competitividad y productividad del campo mexicano en pleno respeto a los compromisos internacionales suscritos por México”, agregó.

Las consultas, que son un mecanismo de solución de controversias en el marco del T-MEC, también se refieren al rechazo de solicitudes de autorización para la importación y venta de determinados productos biotecnológicos, como el herbicida glifosato.

Los agricultores de Estados Unidos están preocupados por la posible pérdida del mayor mercado de exportación para el maíz que producen. México lleva años importando maíz transgénico estadounidense por un monto de unos 3.000 millones de dólares anuales.

Ambos países también tienen abierta una controversia por cuestiones energéticas, a la que se sumó Canadá. Estados Unidos sostiene que México favorece de forma injusta a las empresas estatales de electricidad y petróleo frente a la competencia estadounidense y a los proveedores de energías limpias.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar