MIAMI- La llegada a la presidencia del BID del cubanoamericano y asesor del presidente Donald Trump representa un giro de 180 grados en la política de EEUU en Latinoamérica, una región devastada por la pandemia de COVID-19 y para la cual el Fondo Monetario Internacional pronostica una contracción económica del 9,4%.

La elección de Mauricio Claver-Carone no solo rompe con una tradición que data desde 1959, cuando se creó el BID, sino que responde a la nueva estrategia de la Casa Blanca de desarrollar el potencial del continente para de forma paulatina disminuir la capacidad del régimen de China en la economía de Norteamérica.

Te puede interesar

El Banco Interamericano es el que más dinero entrega anualmente a los países latinoamericanos y del Caribe, un monto que asciende a 13,000 millones y que Mauricio Claver-Carone prevé llevar a 17,000 millones.

¿Cómo podría el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) contribuir en la recuperación de América Latina en la etapa post-pandemia?

“Nuestra meta fundamental es que el Caribe y Latinoamérica se conviertan en la región más atractiva del mundo para la inversión extranjera”.

“El BID debe culminar la asamblea de gobernadores en Barranquilla (Colombia), movilizar más recursos privados y crear más cohesión en las carteras con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional para fomentar planes sobre plataformas conjuntas. Pero las alternativas más importantes deben aprovechar la tecnología en estos tiempos, el teletrabajo; por eso el BID debe ocuparse de crear la interconexión en las áreas rurales y en las comunidades de bajos ingresos porque eso crea el potencial para generar empleos”.

“El motor de la economía en EEUU son las pequeñas y medianas empresas, y también son las más golpeadas en las crisis, lo mismo sucede en América Latina, la región con la mayor falta de financiamiento del planeta para poder impulsar el sector empresarial. La brecha ronda los 87,000 millones”.

“Estudios han mostrado que una pequeña empresa liderada por una mujer obtiene el 10% más de ingresos que una conducida por un hombre, sin embargo, las mujeres tienen menos acceso a los recursos financieros. En eso debemos trabajar”.

“Otro de nuestro enfoque está en consolidar el cambio en la mentalidad corporativa, una necesidad que ha aflorado aún más por la pandemia, con el cierre de vuelos y fronteras. A pesar de los esfuerzos por concretar un comercio integral en la región, en realidad las empresas siempre han buscado alternativas en Asia y otras regiones”.

"Por primera vez, existe voluntad real y energía a favor de ejecutar la reinversión de capitales en las Américas y tenemos que aprovechar esa oportunidad".

¿Qué significa que por primera vez un estadounidense presida el Banco Interamericano de Desarrollo?

"Es un gran signo de confianza y responsabilidad que nos ha dado Latinoamérica, porque 23 de los 28 países que conforman la región demostraron su confianza en EEUU para ayudarles en la recuperación en este momento de grave crisis sanitaria y económica. Así que es un gran gesto de confianza. Y por otra parte, es una enorme responsabilidad porque históricamente la queja mayor de la región sobre EEUU es que el BID no era una prioridad para Norteamérica. Nunca se valoró verdaderamente el potencial del continente. Ahora estamos corrigiendo ese error y estamos reconociendo ese potencial, por lo que existen grandes expectativas sobre el nuevo papel de EEUU y del BID en la región. Y tenemos que cumplir con esas expectativas y demostrar nuestro liderazgo para que América crezca de manera conjunta”.

América Latina es una región diversa y compleja ¿Cómo piensa lograr acuerdos conjuntos para un desarrollo necesario y sostenido en la región?

“Ya tenemos el consenso. Durante la campaña para la presidencia nadie se quejó, ningún gobierno, ni los que se abstuvieron, sobre la agenda, la visión ni sobre las propuestas que hicimos. La discusión fue basada en mi nacionalidad y el cambio de la gestión histórica, por lo cual yo diría que tenemos la aprobación de más de las dos terceras partes de la región y más de las dos terceras partes de los accionistas del BID para llevar a cabo nuestro mandato. Lo haremos con un importante consenso”.

Su postura como asesor del Presidente Trump respecto a regímenes como Cuba, Venezuela y Nicaragua ha estado bien definida ¿Podría el BID ayudar a la sociedad civil bajo esas dictaduras?

“El papel del BID está bien definido, la agenda será definida como corresponde en su junta directiva de gobernadores y yo obviamente voy a ser un abogado de esas gestiones y de esa agenda que se proponga. Afortunadamente, todos los países miembros del BID compartimos valores importantes sobre la democracia, sobre los estados de derecho, los derechos humanos, el crecimiento económico; al igual que la cultura y la historia. La democracia es una parte importante del desarrollo en la región y esos valores ya existen”.

El régimen cubano ejecutó una fuerte campaña en su contra para que usted no llegara a la presidencia del BID. ¿A qué atribuye eso?

“(…) ¿Qué le voy a decir?… pregúntele al gobierno cubano”.

¿Le molestan las críticas del régimen cubano?

“No, no me molestan en lo absoluto. Creo que es obvio”.

EEUU ha respaldado por décadas el desarrollo en América Latina y el Caribe, sin embargo, las grandes oleadas de inmigrantes hacia EEUU no se detienen ¿Qué razones cree que originan ese fenómeno y cuál debe ser la respuesta de EEUU?

“Históricamente ha sido así, pero en los últimos años hemos hecho una labor inédita en coordinación con los gobierno de El Salvador, Honduras, Guatemala y México, entre otros”.

“En el último año y medio la emigración ilegal hacia EEUU ha bajado casi un 85%, debido a que hemos podido cerrar algunas de las brechas en las leyes que permitían y que incentivaban este fenómeno, y sobre todo que estimulaban las acciones de grupos criminales de tráfico humano que abusaban de las personas, las violaban, las mataban y les robaban el dinero. Esto lo hemos podido hacer con la cooperación de diferentes gobiernos de la región y el reforzamiento de la ley en las fronteras de estos países y de EEUU. Cada país ha hecho una labor encomiable en ese sentido y gracias a eso, nos enfocamos ahora en que las oportunidades existan para la inversión del sector privado en esas naciones y por supuesto, que se traduzca en la creación de empleos”.

“Para que esos resultados sean duraderos tiene que haber un crecimiento económico y tiene que haber oportunidades económicas en esos países. La DFC (Corporación de Desarrollo Financiero de EEUU) ha firmado acuerdos de 1,000 millones de dólares con cada uno de estos países para proveer financiamiento destinado a las inversiones privadas. Esto es un catalizador porque por cada dólar prestado se puede convertir en cuatro, si se respeta el acuerdo. Esto equivaldría una inversión de hasta 4,000 millones por cada país, con el deseo y la esperanza de que se creen empleos”.

“Hace apenas unos días, la DFC le dio el primer préstamo en la historia de EEUU al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), dirigido especialmente al financiamiento de pequeñas y medianas empresas. Hicimos, además, una labor conjunta con naciones de esa subregión para eliminar los incentivos y la brechas que propician la emigración ilegal. Y ahora estamos negociando la inversión más grande en la historia de las relaciones de EEUU con esos países, incentivando al sector privado y de esa manera fomentar oportunidades económicas e impulsar la creación de pequeñas y medianas empresas”.

“Hemos eliminado también algunas trabas burocráticas que existían para los financiamientos de proyectos de energía e infraestructura en esos países”.

¿Cómo califica su experiencia de trabajo con el Presidente Donald Trump y qué influencia podría tener el resultado del 3 de noviembre?

“Muy buena, el presidente Trump es muy consistente. De la misma manera que no le gustan los conflictos en zonas como Afganistán e Iraq y otros sitios lejanos, entiende que estamos en América, que es nuestra comunidad y vecindario y que hay que brindarle una atención especial al continente y mejorar mucho más las relaciones con nuestros vecinos”.

“En los primeros dos meses de la pandemia, el presidente Trump habló con más de 12 líderes de Latinoamérica y el Caribe. Hay presidentes que durante cuatro años en la Casa Blanca no hablan con 12 mandatarios de América Latina. Él lo hizo en dos meses; y de los miles de respiradores artificiales que enviamos a todo el mundo para ayudar a países afectados, más del 50% fueron a naciones latinoamericanas”.

“Creo que es la única vez en la historia que por dos años consecutivos ha habido visitas de presidentes de Brasil, de Colombia y de otras naciones del área mediante la iniciativa “América Crece” que ya hemos firmado para diversos proyectos de energía e infraestructura con casi 12 países en la región”.

“Desde el 2005, la Casa Blanca no había lanzado una estrategia consolidada para todas las agencias del gobierno sobre las prioridades de la política del Hemisferio Occidental y ahora trabajamos en el proyecto del regreso a las Américas para poder ayudar a empresas que se enfoquen en regresar las oportunidades a EEUU y contribuir al desarrollo de los países vecinos. Creo que ha sido una labor muy positiva del Presidente junto a su interés de abogar y restablecer la democracia en los pocos países de la región que aún carecen de sistemas democráticos”.

“Vivimos tiempos excepcionales y la región enfrenta la peor crisis sanitaria y económica en la historia moderna, debido a la pandemia; y está al punto de la peor recesión. Nosotros lanzamos nuestra candidatura con la meta de no tener otra década perdida en Latinoamérica y hemos sido muy halagados y honrados en que la región votara a favor de nuestra propuesta”.

¿Cómo cataloga la situación económica actual de EEUU?

“Estructuralmente la economía de EEUU es muy fuerte, ya vemos una recuperación más rápida de lo que esperábamos, una recuperación V como dice el Presidente, ahora dice súper V y nos sentimos confiados en que vamos a seguir generando empleos en pos del crecimiento económico y, a pesar de los escollos, hemos sobrepasado todas las expectativas. Eso se debe a que la estructura de la economía nuestra es muy sólida”.

Por su cercanía de trabajo al presidente Trump, la comunidad hispana ve en usted una importante representación ¿Qué evaluación hace de esa apreciación?

“Me siento sumamente halagado con esa percepción y he adquirido un alto compromiso para reforzar al país y servir también a las comunidades latinas en EEUU, apoyarlas en su emprendimiento económico y en su interacción con el resto de América Latina”.

¿Cómo puede un hijo de inmigrantes en EEUU, como es su caso, alcanzar un desarrollo profesional como el que usted ha logrado?

“Muy buena pregunta... Durante mi presentación ante los gobernadores del BID hablé bastante sobre mi experiencia de haber nacido en Miami y al referirme a eso, una de las cosas que mencioné fue que habiendo nacido en esa ciudad tuve experiencias con las diásporas de casi todos los países regionales, miembros del BID; y lo que he aprendido de todos esas naciones es que hay un gran talento humano, y ese capital humano aquí en EEUU y en Miami ha podido servirse de todas las oportunidades educacionales, la libertad de innovación, del acceso a fondos de financiamiento; y de no ser entorpecido y frenado por fórmulas burocráticas”.

“El capital humano de Latinoamérica y el Caribe es el mejor del mundo, obviamente, a base de esfuerzo y trabajo. Esa es la mejor virtud que tenemos todos los pueblos de América Latina. Trabajar y trabajar duro. Y EEUU me ha dado las oportunidades para poder tener ese desarrollo profesional y poder alcanzar éxitos. Y ahora lo que queremos hacer es que venir a Estados Unidos no sea la única opción. Que de la misma manera que una persona triunfa en EEUU también pueda hacerlo en sus propios países. Esto es un reto que tomo muy en serio y, al fin y al cabo, es a lo que aspiramos todos”.

En sus momentos de reflexión, junto a su familia o solo, sobre su vida profesional y privada, sobre las grandes responsabilidades que ha asumido ¿Qué piensa Mauricio Claver-Carone?

“Wow!... Dejarle un gran ejemplo a mis hijos. Ser un gran padre y que mis hijos un día, cuando reflexionen sobre mi vida (tengo dos hijos, uno de siete y otro de dos años) entiendan el valor positivo que entregué como padre, pero también quiero dejarles un legado en lo que pude hacer y he podido lograr para ayudar a los demás, para ayudar a la región que tanto quiero y que comprendan que ellos pueden ser aún mejor que yo”.

Cuando se graduó como abogado, ¿pensó en que su carrera terminaría tan ligada a la política?

“No, nunca. La vida te da sorpresas”.

lmorales@diariolasmericas.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 27.96%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.73%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 30.21%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 19.11%
2046 votos

Las Más Leídas