viernes 12  de  abril 2024
NO SE DEJE ENGAÑAR

Coronavirus: Cuidado con pruebas, vacunas y tratamientos fraudulentos

Estos productos fraudulentos que afirman curar, tratar o prevenir el coronavirus no han sido evaluados por la FDA y pueden ser peligrosos

Mientras que muchos estadounidenses están permaneciendo en casa para ayudar a “aplanar la curva” y disminuir la propagación de la enfermedad del coronavirus (también conocida como COVID-19), estos pueden verse tentados a comprar o usar productos cuestionables que afirman ayudar a diagnosticar, tratar, curar y hasta prevenir el COVID-19.

Ya que el COVID-19 no se ha visto antes en humanos, actualmente no existe ninguna vacuna para prevenir o medicamentos para tratar el COVID-19 que hayan sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés). La FDA está trabajando con fabricantes de vacunas y medicamentos para desarrollar nuevas vacunas y encontrar medicamentos para tratar el COVID-19 lo más pronto posible. Mientras tanto, algunas personas y empresas están tratando de beneficiarse económicamente de esta pandemia vendiendo productos que no han sido evaluados, que se comercializan ilegalmente y que hacen declaraciones falsas, tales como que son eficaces contra el coronavirus.

Estos productos fraudulentos que afirman curar, tratar o prevenir el COVID-19 no han sido evaluados por la FDA en cuanto a su seguridad y eficacia, y pueden ser peligrosos para usted y su familia.

La FDA se preocupa en especial que estos productos engañosos y falsos puedan causar que los estadounidenses demoren o suspendan el tratamiento médico apropiado, ocasionando un daño grave y mortal. Es probable que estos productos no funcionen como se afirma y que sus ingredientes puedan causar efectos adversos e interactuar o interferir con medicamentos esenciales.

La FDA también tiene conocimiento de la venta en línea de kits de prueba para el COVID-19 fraudulentos que no han sido autorizados. Actualmente, la única manera que usted puede realizar una prueba del COVID-19 es hablando con su proveedor de atención médica. La FDA no ha autorizado ninguna prueba del COVID-19 que está a la venta para que usted realice la prueba en casa.

Si utiliza una prueba no autorizada, usted correrá el riesgo de propagar el COVID-19 sin saberlo o de no ser tratado adecuadamente. La FDA es consciente de que tener una prueba casera para el COVID-19 sería muy útil y está trabajando activamente en eso con los desarrolladores de la prueba. Pero, actualmente la FDA no ha autorizado ninguna prueba casera para el COVID-19.

Embed

No existen vacunas o medicamentos para el coronavirus todavía

La FDA está trabajando con los desarrolladores de productos médicos para promover rápidamente el desarrollo y la disponibilidad de las vacunas y tratamientos para el COVID-19. Aunque existen vacunas y tratamientos experimentales para el COVID-19 que se están estudiando en ensayos clínicos, estos productos están en las fases iniciales de desarrollo. No han sido evaluados completamente en cuanto a su seguridad y eficacia; tampoco han sido aprobados por la FDA.

Los productos fraudulentos para el COVID-19 pueden venir en muchas formas, incluyendo suplementos dietéticos y otros alimentos, así como también en productos que afirman ser pruebas, medicamentos, dispositivos médicos o vacunas.

La FDA ha estado trabajando con minoristas para retirar docenas de productos engañosos de los estantes en tiendas y en línea. La agencia continuará monitoreando los medios sociales y las tiendas en línea que promocionan y venden productos fraudulentos para el COVID-19.

Recientemente, la FDA y la Comisión Federal de Comercio emitieron cartas de advertencia a siete empresas por vender productos fraudulentos para el COVID-19. Los productos incluyen tés, aceites esenciales, tinturas y la plata coloidal (vea fotos de los productos en Flickr).

La FDA está vigilando activamente a las empresas que están comercializando productos que afirman el diagnóstico, prevención y tratamiento fraudulento del COVID-19. La FDA está ejerciendo su autoridad para proteger a los consumidores de las empresas que están vendiendo productos no autorizados con afirmaciones falsas o engañosas. La FDA puede enviar cartas de advertencia, u obtener un embargo o mandato judicial en contra de las personas, productos o empresas que infringen la ley. También estamos aumentando el cumplimiento en los puertos de entrada para asegurar que los productos fraudulentos no entren al país a través de las fronteras.

Además, la FDA está monitoreando las quejas recibidas de tratamientos y pruebas falsas para el coronavirus. Los consumidores y profesionales de atención médica pueden ayudar reportando la sospecha de fraude al Programa de Fraude de Salud o la Oficina de Investigaciones Criminales de la FDA.

Cómo protegerse y proteger a su familia del fraude por el coronavirus

La FDA le recomienda a los consumidores que tengan cuidado de los sitios web y las tiendas que venden productos que afirman prevenir, tratar o curar el COVID-19. No existe ningún producto que prevenga el COVID-19 que haya sido aprobado por la FDA. Los productos comercializados para el uso veterinario o “para uso en investigaciones solamente” o que no son para el consumo humano, no han sido evaluados en cuanto a su seguridad y nunca deben usados por humanos. Por ejemplo, la FDA es consciente de que hay personas que están tratando de prevenir el COVID-19 ingiriendo un producto llamado fosfato de cloroquina, el cual se vende para tratar parásitos en los peces de acuario. Los productos para el uso veterinario o “para uso en investigaciones solamente” pueden causar efectos adversos, incluyendo una enfermedad grave y la muerte, cuando son ingeridos por humanos. No tome ninguna forma de cloroquina a menos que su proveedor de atención médica se lo haya recetado y que usted lo haya obtenido de fuentes legítimas.

Consejos para identificar afirmaciones falsas o engañosas:

  • Sospeche de productos que afirman tratar una amplia gama de enfermedades.
  • Los testimonios personales no sustituyen la evidencia científica.
  • Muy pocas enfermedades o condiciones pueden tratarse rápidamente; sospeche de cualquier terapia que declare ser un “remedio rápido”.
  • Si le parece que es demasiado bueno para ser verdad, probablemente no es verdad.
  • Las “curas milagrosas” que declaran un descubrimiento científico o que contienen ingredientes secretos son probablemente fraudulentas.
  • Sepa que usted mismo no puede hacerse una prueba para la enfermedad del coronavirus.

Si tiene síntomas del COVID-19, siga las pautas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y hable con su proveedor médico. Su proveedor de atención médica le informará si debe realizar una prueba y el proceso para realizar una prueba en su área.

Si tiene una pregunta sobre un tratamiento o prueba que encontró en línea, hable con su proveedor de atención médica o su doctor. Si tiene una pregunta sobre un medicamento, llame a su farmacéutico o a la FDA.

La División de Información sobre Medicamentos (DDI, por sus siglas en inglés) de la FDA contestará casi cualquier pregunta sobre medicamentos. Los farmacéuticos de la DDI están disponibles por correo electrónico, [email protected], y por teléfono, 1-855-543-DRUG (3784) y 301-796-3400.

La venta de productos fraudulentos para el COVID-19 es una amenaza a la salud pública. Si le preocupa la propagación del COVID-19, hable con su proveedor de atención médica y siga los consejos de los socios federales de la FDA sobre cómo prevenir la propagación de esta enfermedad.

FUENTE: Comunicado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés)

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar