WASHINGTON.- La Asociación de Abogados de Inmigración (AILA) y otros grupos denunciaron hoy al Gobierno por llevar a cabo presuntas estrategias coercitivas contra los padres y madres de las familias separadas en la frontera con México en los últimos meses.

La AILA, el Consejo de Inmigración y la Campaña de Justicia en Inmigración presentaron la demanda en representación de 13 padres que fueron separados de sus hijos y luego "sujetos a coacción extrema mientras estaban bajo la custodia del Gobierno", de acuerdo al texto judicial.

La querella, interpuesta ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina por los Derechos y Libertades Civiles, contiene 13 ejemplos de testimonios de padres que muestran una práctica "generalizada e ilegal" por parte de los agentes migratorios.

Los abogados expertos en inmigración señalaron que la consecuencia directa de estas estrategias de presión es que "muchos padres se vieron obligados a renunciar a sus derechos legales, incluido su derecho a reunirse con sus hijos".

En este sentido, la coalición lamentó las "graves violaciones del debido proceso", presuntamente cometidas por funcionarios del Gobierno que, según AILA, "cuestionan la validez e imparcialidad de las determinaciones legales hechas por funcionarios de la Patrulla Fronteriza (CBP) y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)".

La separación de familias es fruto de la política de "tolerancia cero" que comenzó a aplicar oficialmente en abril el Ejecutivo y que ha llevado a procesar criminalmente a los adultos que llegan irregularmente, lo que originó la separación de los niños de sus padres, puesto que ellos no podían ser privados de libertad.

Ante las fuertes críticas que generó esa separación, Trump se vio obligado a firmar un decreto en el que ordenaba el fin de la división de las familias, pero en el que establece que a partir de ahora los menores deberán ser encerrados con sus padres mientras estos se enfrentan al proceso para ser deportados.

El Gobierno mantiene aún bajo su custodia a más de 500 niños indocumentados separados de sus padres en la frontera, 24 de ellos menores de cinco años, de acuerdo a un informe entregado en una corte federal de San Diego (California) hace una semana.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario