BRUSELAS.- El secretario de Defensa en funciones de Estados Unidos, Mark T. Esper, aseguró este jueves a la OTAN que su país no busca una guerra con Irán y pidió su apoyo para garantizar la libertad de navegación en el estrecho de Ormuz con más vigilancia o escoltas tras los ataques a petroleros atribuidos a Teherán.

"Nuestra estrategia es, en su núcleo, económica y diplomática. De nuevo: no buscamos un conflicto con Irán, estamos dispuestos a defender las fuerzas e intereses estadounidenses en la región. Nadie debería confundir moderación con debilidad", dijo Esper en una rueda de prensa tras participar en una reunión de ministros de Defensa de la Alianza.

Te puede interesar

Aunque las tensiones en el estratégico estrecho de Ormuz, que comunica el golfo Pérsico y el de Omán, no figuraban en la agenda de la reunión, Estados Unidos informó a los aliados sobre la situación.

"Les he urgido a considerar declaraciones públicas en las que condenen el mal comportamiento de Irán, a recalcar que necesitamos una navegación libre en el estrecho de Ormuz y otras áreas, eso debe ser protegido", comentó.

Más en concreto, Esper pidió considerar "aunar a un grupo de países con mentalizad parecida para aplicar el Estado de derecho" y apoyar la libertad de navegación a través de "una vigilancia marítima más amplia que debería incluir también vigilancia aérea", o "ayudar a proteger las rutas marítimas internacionales, incluyendo incluso escoltas".

El pasado lunes, el representante especial para Irán de Estados Unidos, Brian Hook, ya defendió en una conferencia telefónica desde Omán con prensa de Bruselas "nuevas iniciativas que aúnen a diferentes países, países aliados que tengan interés en la libertad de navegación, para que podamos incrementar la seguridad marítima".

Hook instó a "redoblar esfuerzos" más allá de la Fuerza Combinada Marítima que opera en la región y que implica a más de 30 países para proteger la navegación comercial y luchar contra el tráfico de drogas o de armas.

Esper dijo hoy que se ha comprometido con los aliados "a volver, creo que está previsto para mediados de julio, para informar con detalle" sobre la situación en la región.

"La mayoría de socios reconocieron los desafíos a los que nos enfrentamos. Apreciaron que EEUU no esté buscando una confrontación con Irán, que queramos sacar este asunto de la vía militar y llevarlo a la de la diplomacia", afirmó.

Esper mostró su preocupación por que la situación "pueda salirse de control si no es acotada", y confió en "seguir consultando estrechamente con los aliados, informándoles".

"Lo que pedimos es que condenen públicamente el mal comportamiento de Irán, que envíen en privado o en público a Irán el mensaje de que vuelva a la vía diplomática y, mientras, para evitar una escalada militar, que nos ayuden a mantener la libertad de navegación en el estrecho de Ormuz, en el golfo Pérsico", concluyó.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario