NUEVA YORK.- El número de niños a los que la pandemia del COVID-19 dejó huérfanos podría ser mayor de lo estimado en un principio, un golpe que ha sido mucho mayor entre los estadounidenses negros e hispanos, según un nuevo estudio.

Más de la mitad de los niños que perdieron a uno de sus principales cuidadores en la pandemia pertenecía a esos grupos raciales, que suponen en torno al 40% de la población estadounidense, según el estudio publicado el jueves por la revista médica Pediatrics.

Te puede interesar

“Estos hallazgos llaman la atención sobre esos niños que han quedado más vulnerables por la pandemia, y a los que deben dirigirse recursos adicionales”, dijo en un comunicado una de los autores del estudio, la doctora Alexandra Blenkinsop del Imperial College London.

Durante 15 meses de los casi 19 meses de la pandemia del COVID-19, más de 120.000 niños estadounidenses perdieron una madre, un padre o un abuelo que era una de sus principales fuentes de cuidados y apoyo financiero, según el estudio. Otros 22.000 niños sufrieron la muerte de un cuidador secundario, como un abuelo que proporcionaba el alojamiento pero no cubría otras necesidades básicas del menor.

En muchos casos sobrevivieron padres u otros parientes para atender a los niños. Pero los investigadores emplearon el término “orfandad” en su estudio para estimar cuántas vidas de niños se habían visto trastocadas.

Todavía no hay estadísticas federales disponibles sobre cuántos niños estadounidenses pasaron a tutela del estado el año pasado. Los investigadores estiman que el COVID-19 impulsó en un 15% el número de niños huérfanos.

Las cifras del nuevo estudio se basan en modelos estadísticos que emplean la tasa de fertilidad, estadísticas de muertes y datos de composición de hogares para hacer estimaciones.

Un estudio anterior de diferentes investigadores estimó que aproximadamente 40.000 niños estadounidenses habían perdido un padre por COVID-19 para febrero de 2021.

Los hallazgos de los dos estudios no son contradictorios, dijo Ashton Verdery, uno de los autores del reporte anterior. Verdery y sus colegas se centraron en un periodo más breve. Además, se centraron sólo en muertes de padres y madres, mientras que la investigación reciente también incluyó a los abuelos que atendían a los niños.

“Es muy importante comprender las pérdidas de abuelos”, dijo en un email Verdery, investigador de Penn State. “Muchos niños viven con abuelos”, en una forma de vida más habitual entre algunos grupos raciales.

Hospital Covid coronavirus 2021
Un paciente es atendido por COVID-19 en un hospital de Florida, EEUU.

Un paciente es atendido por COVID-19 en un hospital de Florida, EEUU.

En torno al 32% de los niños que perdieron a un cuidador principal eran hispanos, y el 26% eran negros. Los hispanos y los negros estadounidenses suponen porcentajes mucho menores de la población que esos. Los niños blancos suponían un 35% de los niños que perdieron cuidadores, aunque más de la mitad de la población es blanca.

Las diferencias fueron aún más pronunciadas en algunos estados. En California, el 67% de los niños que perdieron cuidadores principales eran hispanos. En Mississippi, el 57% de los niños que perdieron cuidadores principales eran negros, según el estudio.

El nuevo reporte basó sus cálculos en el exceso de mortalidad, o las muertes por encima de lo que se consideraría típico. Muchas de esas muertes se debieron al coronavirus, pero la pandemia también ha provocado más muertes por otras causas.

cornavirus EEUU.jpg
Personal de las Farmacias CVS revisa las notas antes de administrar la vacuna contra el COVID-19 en un asilo de ancianos en el barrio de Harlem, en Nueva York, el viernes 15 de enero de 2021.

Personal de las Farmacias CVS revisa las notas antes de administrar la vacuna contra el COVID-19 en un asilo de ancianos en el barrio de Harlem, en Nueva York, el viernes 15 de enero de 2021.

Kate Kelly, una adolescente de Georgia, perdió a su padre de 54 años en enero. William “Ed” Kelly tenía problemas respiratorios y una clínica de urgencia sospechaba que se debía al COVID-19, explicó su hija. Pero resultó que tenía una arteria bloqueada y murió en su trabajo por un ataque al corazón. Dejó a Kate, sus dos hermanas y a la madre de las niñas.

En el primer mes tras su muerte, amigos y familiares compraron verduras, hicieron donaciones y prestaron un gran apoyo. Pero después de eso, todo el mundo pareció superarlo, salvo Kate y su familia.

“Ha sido como no tener ayuda en absoluto", dijo la joven, alumna de 11mo grado en una escuela secundaria en Lilburn.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.01%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60645 votos

Las Más Leídas