PARÍS.- Natalia Román Morte
Especial

Francia vivió ayer su segundo día de duelo nacional. Todavía sin conocer el paradero de los dos principales sospechosos del atentado perpetrado el miércoles en París contra el semanario satírico Charlie Hebdo que se saldó con la muerte de 12 personas. Los presuntos atacantes, los hermanos Chérif y Said Kouachi de 32 y 34 años, son “conocidos” por los servicios secretos franceses. Chérif fue condenado en 2008 a tres años de prisión por pertenecer a una red de captación y envío de combatientes a Irak.

Te puede interesar

Ambos fueron vistos por última vez la mañana de ayer en el departamento de Aisne, al norte del país. Tras su pasos, más de 3.000 policías, la mayor operación antiterrorista lanzada en las últimas décadas. Al mismo tiempo, se han reforzado las medidas de seguridad en la capital y en las principales ciudades de Francia y se han difundido carteles con las fotografías de los sospechosos solicitando la colaboración ciudadana.

Noventa personas han sido interrogadas hasta el momento en la investigación y nueve cercanas a los sospechosos, uno de los cuales era repartidor de pizzas, fueron detenidos para interrogarlos en más detalle, dijeron funcionarios.

Ayer en la madrugada, un atacante abrió fuego sobre una agente de policía en París, matándola e hiriendo además a un barrendero en lo que se confirmó después que fue otro ataque terrorista, aunque no fue relacionado con el del miércoles al semanario. Después de eso, al menos tres mezquitas y un restaurante Kebab fueron atacados por explosivos caseros y disparos sin que se hayan registrado heridos ni detenciones.

La Unión de Organizaciones Islámicas en Francia muestra su preocupación por la estigmatización de este colectivo y el aumento de los actos islamófobos. Según el Colectivo Contra la Islamofobia en Francia, en 2013 los ataques contra las personas de confesión musulmana aumentaron 47% respecto al año anterior.

Cuestiones religiosas

Patricia Lovinger es una activista por los derechos humanos que acudió a una de las numerosas manifestaciones que se celebraron el miércoles en todo el país y que congregaron a más de 100.000 personas. Lovinger, originaria del municipio de Albertville en los Alpes franceses, dijo que “la mayoría de la gente quiere que los musulmanes se desolidaricen con el terrorismo pero, ¿por qué deberían disculparse o desolidarizarse? Estamos en un país laico, por lo tanto ellos se expresan como simples ciudadanos al igual que yo no me expreso como “cristiana”.

Apenas unas horas después del discurso del presidente François Hollande en el que reclamaba “unidad nacional”, la organización de la marcha republicana contra el terrorismo anunciada para este domingo en París ha comenzado a mostrar sus primeras fisuras. El Frente Nacional, partido de extrema derecha y tercera fuerza política en el país, denunció su “exclusión” por parte del resto de partidos y que, por tanto, “no tiene en cuenta al 25% de los franceses”.

Desde el Partido Socialista defendieron que “no hay lugar para una formación política que desde hace años divide a los franceses y estigmatiza a sus conciudadanos según su origen o religión”. Por su parte, el Frente de Izquierda, con Jean-Luc Mélenchon a la cabeza, declaró “no reconocer la autoridad del Primer Ministro Manuel Valls para organizar este acto” y reivindicó que sean los sindicatos y asociaciones quienes lideren esta manifestación.

Madjid Messaoudene, concejal del partido Frente de Izquierda del popular barrio de Saint Denis, en los suburbios de París, afirmó que esta manifestación “es una artimaña política puesto que Charlie Hebdo nunca hubiera desfilado junto a Manuel Valls, Nicolas Sarkozy o Marine Le Pen”. Messaoudene añadió que “si no se hace nada, el Frente Nacional llegará a la presidencia”.

La líder del partido nacionalista, Marine Le Pen, publicó en las redes sociales su intención de proponer un referéndum sobre el restablecimiento de la pena de muerte ya que “éste debe existir en el arsenal jurídico”. Una intervención oportunista, o no, puesto que el programa electoral del partido lepenista ya defendía la pena de muerte o, en su lugar, la prisión de “perpetuidad real e irreversible”, además de otras propuestas polémicas como el control de las fronteras o el derecho a la ciudadanía con un “sistema de puntos” similar al carné de conducir.

El semanario, que recibía no sólo amenazas de grupos radicales sino también la presión económica por mantener su independencia, sacará su próximo número el miércoles que viene con una cifra insólita: un millón de ejemplares, mientras que su tirada semanal era hasta ahora de 50.000 lectores.

Mientra tanto, Francia continúa buscando a los dos atacantes y, también, la ansiada “unidad nacional”.

 

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.44%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.26%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.3%
23037 votos

Las Más Leídas