WASHINGTON.- Grupos de jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores" se concentraron hoy ante la Casa Blanca para exigir al Congreso y el Ejecutivo que acuerden una solución permanente hacia la ciudadanía antes del fin de 2017, después de que el Gobierno cancelara el programa DACA que evitaba su deportación.

Decenas de manifestantes protestaron contra la anulación del Programa de Acción Diferida (DACA), que tras su puesta en marcha en 2012 había impedido su deportación, y lamentaron la incertidumbre creada por el Gobierno del presidente Donald Trump, que este jueves acordó con senadores rechazar que se incluya una solución en la negociación de los próximos presupuestos.

El programa de alivio migratorio fue cancelado por Trump el pasado septiembre después de que el Gobierno de su antecesor, Barack Obama, lo implementara para proteger de la deportación a alrededor de 800.000 jóvenes que entraron al país como niños, los llamados "soñadores".

"Nosotros deberíamos formar parte de la conversación porque este es nuestro futuro", argumentó a Efe Ricardo Campos, director regional de campo de la asociación United We Dream, que calificó de "absurdas" las decisiones tomadas por el presidente.

Campos adelantó que, entre las movilizaciones planeadas, figura una huelga estudiantil, local y nacional, el próximo 9 de noviembre.

El representante de United We Dream avanzó que continuarán con las protestas en las escuelas, "con caminatas y dejando la educación en espera", y aseguró que "no hay más tiempo, vamos a presionar y las escuelas de Washington DC van a salir de sus clases".

El activista incidió en que "los colegios están listos para salir" y "decirle al presidente que si no nos quiere en sus escuelas, nos va a tener en el Congreso".

También acudieron la protesta Jaqueline Martínez, que llegó con 6 años a Estados Unidos y acaba de entrar en la Universidad y ha sido beneficiaria de DACA, así como Rosario Reyes, indocumentada y madre de un "soñador" y un ciudadano estadounidense.

Ambas entonaron emocionadas el lema que lideró la manifestación: "Sin papeles y sin miedo".

"Si no se hace algo en el Congreso, va a deportar a más de un millón de jóvenes que han estado aquí desde pequeños; pedimos a los congresistas que actúen ya", afirmó a Efe Fátima Coreas, organizadora de la asociación CASA, que llegó al país con 12 años y pudo continuar sus estudios "gracias a DACA".

Coreas, procedente de El Salvador, señaló que el momento para acordar una nueva estructura que finalice con la inquietud es ahora, antes de que acabe el año, ya que "en 2018 empiezan con la campaña para las legislativas".

"Tenemos hasta diciembre para que pasen un acta limpia. Limpia significa con comunidades seguras y sin agentes de inmigración que aterroricen a nuestras familias", agregó Coreas, quien quiere una solución permanente y con una vía para lograr la ciudadanía.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario