WASHINGTON.- La Casa Blanca prevé que la cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, dure únicamente un día, el 12 de junio, y no planea imponer "condiciones previas" al encuentro, aunque sí quiere lograr "avances materiales" en la desnuclearización de Corea del Norte.

"Ahora mismo estamos esperando que sea un día", dijo la directora de negociaciones internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Victoria Coates, en declaraciones a periodistas en la residencia presidencial.

La funcionaria no dio detalles sobre el tiempo que estarán reunidos Trump y Kim en Singapur, aunque subrayó: "Se trata de jefes de Estado, así que si dicen que quieren una hora o dos horas, no creo que nadie vaya a decirles que no pueden hacerlo".

Preguntada por si espera que Corea del Norte haga más gestos de buena voluntad antes de la cumbre, como compartir información sobre su programa nuclear, Coates respondió que eso "ciertamente sentaría las bases para una mayor posibilidad de éxito" a la reunión.

"Pero hasta ahora no hemos señalado (que vayamos a imponer) condiciones previas", subrayó la funcionaria.

También recordó que, pese a todos los gestos de distensión, la cumbre aún podría estropearse si Kim "hace algo que sea inaceptable" para Estados Unidos.

En cuanto a lo que espera sacar de la cumbre, Coates subrayó que los objetivos de Trump "están claros", y quiere "la eliminación irreversible y verificable del programa de armas nucleares" norcoreano.

"Y si no ve avances materiales en ese área, no habrá (acuerdo). No vamos a llegar a un acuerdo simplemente por tener un acuerdo. Tiene que haber avances materiales", recalcó Coates.

Respecto a los elogios que ha dirigido Trump a Kim después de la liberación de los tres estadounidenses detenidos en Corea del Norte, Coates aseguró que la Casa Blanca "no se hace ilusiones sobre quién es esta gente", en referencia a los norcoreanos.

"Pero hemos conseguido que nuestra gente vuelva a casa antes (de la cumbre), en lugar de que fuera algo secundario, una especie de coda. Esa era una prioridad nuestra, algo que ellos tenían que darnos", subrayó Coates.

Respecto a la decisión de mantener la reunión en Singapur, Coates se limitó a indicar que es "una localización muy conveniente".

Preguntado al respecto por Efe, un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, dijo que ese país del sudeste asiático se eligió por sus garantías de "seguridad", por su "localización" y porque es "neutral", dado que mantiene relaciones diplomáticas tanto con Washington como con Pyongyang.

FUENTE: EFE
 

Deja tu comentario