MIAMI - A solo siete días de instaurada la 117 legislatura en el Congreso de Estados Unidos, ocho representantes demócratas presentaron una de las primeras propuestas legislativas, se trata de una enmienda a la Constitución que busca abolir el Colegio Electoral, un sistema que consideran “anticuado”, para establecer el voto popular como único mecanismo de elección para los cargos de presidente y vicepresidente en el país.

El proyecto de Ley fue presentado el pasado 11 de enero y remitido al Comité Judicial de la Cámara de Representantes, para eliminar el Colegio Electoral creado y establecido en la Constitución por los fundadores de la nación.

Te puede interesar

Quienes hacen la propuesta argumentan que el Colegio Electoral “no funciona”, que es “anacrónico” y que no es “democrático”; sin embargo, en la más reciente elección, tras un debatido y cuestionado resultado electoral, por parte de quienes defendían la reelección de Trump, la certificación de votos emitida por el Colegio electoral, de 306 votos electorales, fue lo que terminó validando la presidencia de Biden.

De los 538 delegados que integran ese cuerpo, un candidato requiere 270 votos, la mitad más uno del total, para llegar a la Casa Blanca.

Joe Biden jura
Joe Biden jura lealtad a la Constitución, al asumir la presidencia de Estados Unidos.

Joe Biden jura lealtad a la Constitución, al asumir la presidencia de Estados Unidos.

En el mencionado proyecto de Ley los representantes alegan que los fundadores de la nación establecieron el Colegio electoral en una era de “comunicación e intercambio de información limitada”, por lo que consideran que Colegio Electoral se ha convertido en una “anacronismo”, en una teoría “anticuada”, en un tiempo en que los electores tenían más oportunidad de conocer a los candidatos locales y menos oportunidad hacia los candidatos a la presidencia y vicepresidencia.

Otro de los argumentos es que ahora existe desarrollo en los medios de comunicación y el internet que ha hecho que la elección de los candidatos presidenciales sea más accesible para los ciudadanos estadounidenses dentro y fuera de la nación.

No es la primera vez que los demócratas intentan reformar la Constitución para abolir el Colegio Electoral.

La anterior propuesta más reciente fue en 2016, la senadora demócrata por California Barbara Boxer, promovió eliminar el Colegio Electoral cuando el candidato republicano Donald Trump ganó frente a Hillary Clinton la presidencia de Estados Unidos a través de esa institución.

"Es el único país en el que se puede obtener más votos y no obstante perder la presidencia", manifestó en ese entonces la senadora por California Barbara Boxer, que se retiró en 2017.

"El colegio electoral es un sistema obsoleto y antidemocrático que no refleja a nuestra sociedad moderna, (el sistema) debe cambiar inmediatamente. Todos los estadounidenses deben tener la garantía de que su voto cuenta", afirmó. Su proyecto quedó estancado.

Y es que quien gana el voto popular en las elecciones no necesariamente llega a la Casa Blanca. Un candidato declarado electo puede no haber obtenido la mayoría en el voto popular a nivel nacional en una elección presidencial y aun así puede ganar la presidencia. Esto ocurrió en las elecciones de 1824, 1876, 1888, 2000 y 2016.

En el 2016, Trump ganó con 306 electores contra los 232 que obtuvo Clinton, aunque la demócrata superó con tres millones de sufragios al republicano a nivel nacional.

Donald-Trump-y-Hillary-Clinton.jpg

En el 2000, el demócrata Al Gore perdió la elección frente a George W. Bush en el colegio electoral, pero también recibió más votos a nivel nacional. Bush ganó Florida con una ventaja de 537 votos que le permitió llevarse los 29 votos electorales del estado.

Aunque ha habido intentos recurrentes, las iniciativas no prosperan porque es un proceso muy difícil, explicó el abogado constitucionalista Ángel Leal.

El experto sostiene que la propuesta demócrata no es viable.

“No es posible porque solo tienen una mayoría simple, esto debería ser una iniciativa bipartidista, no de un partido o del otro. Hay que entender que una autoridad para enmendar la Constitución viene del artículo 5, en pocas palabras esto requiere que una enmienda se proponga con el voto de dos terceras partes de ambas cámaras del Congreso, o una convención constitucional que sea aprobada por dos tercios de las legislaturas estatales”, explicó Leal.

“Nunca ha sucedido, que una enmienda de las 27 que existen, haya ocurrido por Convención Constitucional, siempre ha sido por una resolución conjunta del Congreso que requiere de dos terceras partes del voto favorable para una enmienda constitucional”.

“Pero eso no es todo, después de que pase la fase en el Congreso con los dos tercios del voto en ambas cámaras, entonces esto se somete a los gobernadores de los estados para que lo sometan a la vez a las legislaturas estatales para que voten y eso requeriría votos de las tres cuartas partes de 38 de los 50 estados para la reforma Constitucional, es un proceso dificilísimo. Una de las cosas más difíciles de lograr que es una enmienda Constitucional, es por eso que solo hay 27. De hecho, la última enmienda de la ocurrió en el año 1992”, explicó el letrado.

Por su parte, el abogado Jason Poblete, exasesor en el Congreso de Estados Unidos, asegura que es muy difícil que los demócratas logren abolir el Colegio Electoral, una institución que ha sido blanco de intentos recurrentes de reformas desde el siglo XIX.

Una de las que insiste en el tema es la excandidata Hillary Clinton, cuyo voto en el Colegio Electoral lo otorgó recientemente por Biden y Harris en Nueva York. Tras su votación Clinton renovó su llamado a la disolución del Colegio Electoral, con la idea de que el ganador de las elecciones presidenciales se determine por votación popular.

"Creo que deberíamos abolir el Colegio Electoral y seleccionar a nuestro presidente por el ganador del voto popular, al igual que cualquier otro cargo", dijo en una publicación en las redes sociales.

“Pero mientras todavía existe, estoy orgullosa de votar en Nueva York por Joe Biden y Kamala Harris”, dijo el 14 de diciembre pasado.

https://twitter.com/HillaryClinton/status/1338548429753081868

“Es política nada más, una iniciativa de la izquierda que vienen promoviendo desde hace tiempo, creo que la primera vez que trataron fue en el 1969. La Izquierda es la que apoya esta enmienda porque cree tener la ventaja sobre el voto popular en Estados Unidos”, afirmó Poblete.

En 1969 la Cámara de Representantes votó a favor de una enmienda constitucional para abolir el Colegio Electoral, pero el proyecto se empantanó en el Senado. En el 2000 un nuevo intento fracasó, rememoró.

En el 2016 tampoco prosperó. De acuerdo con su experiencia, el exasesor del Congreso estima que esta vez no será distinto.

¿Funciona el Colegio electoral?

Los expertos Jason Poblete y Ángel Leal sostienen que sí.

Poblete asegura que el argumento empleado por los demócratas que el Colegio Electoral no funciona porque beneficia a los republicanos, que tienen base en la zona rural que es menos poblada, que no es democrático por lo sucedido en el 2000 y 2016, se cae con el resultado de la elección de 2020, cuando el Colegio Electoral votó a favor de Biden.

“El Colegio Electoral fue creado con la idea de darle a los estados pequeños la misma voz política que tiene un estado grande. El estado tiene la última voz de quien va a ser presidente y vicepresidente para no disminuir el poder político de ninguna región. No es perfecto, pero funciona muy bien, la prueba es que el sistema funcionó bien igualmente durante la última elección”, subrayó Poblete.

Leal afirma que el Colegio Electoral sí funciona, aunque no necesariamente refleja el voto popular.

“Es importante porque el Colegio Electoral consiste en 538 votos, que son los 435 representantes, los 100 senadores y 3 votos que se le asignan a territorios estadounidenses. Y eso es importante, primero, para respetar la soberanía estatal; segundo, para que cada estado tenga igual oportunidad para determinar quién va a ser el presidente de EEUU. A lo que me refiero es que, si nos guiamos por el voto popular nada más, en teoría Nueva York, California, Texas y Florida pudieran determinar la presidencia de los EEUU y no necesariamente los demás 46 estados estén de acuerdo. Entonces si el Colegio Electoral es basado en la representación legislativa de cada estado pienso es una manera prudente para no mermar la influencia de cada uno de los 50 estados en ayudar a determinar la presidencia de los EEUU”, explicó Leal.

En tanto, Poblete sostiene eliminar el Colegio Electoral les daría ventaja a los estados grandes y le quitaría voz a los estados menos poblados, que es el fin del Colegio Electoral, darles participación a todos.

Señaló que el interés de los demócratas de abolir el Colegio Electoral es porque los estados menos poblados tienden a ser conservadores. “Ese ajuste que intentan viene del campo ideológico de la izquierda, lo utilizan porque saben que los estados con poblaciones más pequeñas son de tendencia conservadora, pero el estado que tiene mayor número de votos en el Colegio Electoral es California [55 votos], que es un estado abrumadoramente demócrata”, explicó Poblete.

El letrado considera que la institución del Colegio Electoral ayuda a crear un equilibrio del sistema político. En aquel entonces el estado grande era Virginia, que hoy en día tiene 13 votos electorales, y ya no es el estado con más votos electorales”, acotó.

“Si llegaran a abolir el Colegio Electoral el país estaría más dividido.

Decir que es un sistema antiguo y que no funciona, no es cierto. La república ha sobrevivido a muchas crisis porque tenemos un sistema como la Constitución”, subrayó Poblete.

Pero esa no es la única medida que se proponen los demócratas, también han dicho que buscan aumentar el número de magistrados en la Corte Suprema del país, tras la aprobación de la jueza conservadora Amy Coney Barret.

El recién juramentado presidente Joe Biden se refirió a la Suprema Corte como “un fútbol político, en el que quien tenga más votos obtiene lo que quiera".

La iniciativa para el proyecto de ley que busca abolir el colegio electoral la lidera el representante Steve Cohen, demócrata de Teneessee, que de acuerdo con los medios en Washington es muy cercano a la presidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. Respaldan la propuesta los representantes Ana Eshoo, California; Jan Schakowsky, Illinois; Julia Brownley, California; Peter DeFazio, Oregon; Adriano Espaillat, de origen dominicano, New York; John Garamendi, California, de origen vasco y Jim Cooper, Tennessee.

@FloresJudith7
Jflores@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.4%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.3%
22872 votos

Las Más Leídas