jueves 1  de  diciembre 2022
ECONOMÍA/EEUU

Recorte de producción de petróleo, nuevo revés para Biden

La medida de la Opep+ es un réves para el presidente Biden que a pocas semanas de las elecciones de medio término busca contener el precio del combustible

5 de octubre de 2022 - 21:17

WASHINGTON — La alianza petrolera Opep+ dio este miércoles una bofetada diplomática al presidente Joe Biden, al anunciar un fuerte recorte de producción, ignorando así los esfuerzos del mandatario por aislar a Rusia en medio de la guerra con Ucrania y sus intentos por contener el precio del combustible antes de las elecciones de medio mandato en Estados Unidos en noviembre.

El objetivo de la Opep+ es apuntalar los precios, una decisión que podría significar un nuevo golpe a la economía global y provocar un alza de los precios de la gasolina.

"El presidente está decepcionado por la decisión corta de miras de la Opep+", señalaron en un comunicado su asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan y el consejero económico principal Brian Deese.

Biden lleva meses tratando de reducir el precio de los carburantes para los estadounidenses y al mismo tiempo cercenar la capacidad de Rusia de exportar petróleo, para que disponga de menos ingresos con los que financiar su guerra contra Ucrania.

A cinco semanas de las elecciones de medio mandato, en las que los demócratas lucharán por mantener el control del Congreso, Biden parecía tener cierto éxito.

El precio promedio de la gasolina ha caído en más de un dólar por galón tras tocar máximos a principios de este año, mientras que la coalición occidental liderada por Washington se mantiene sólida frente a Rusia, pese a que se acerca el invierno boreal y, con él, una mayor necesidad de carburante.

Por eso la decisión de la OPEP, liderada por Arabia Saudita, y un conjunto de aliados dominados por Rusia, conocidos colectivamente como Opep+, ha caído como una jarra de agua fría en Washington.

Arabia Saudita es uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos y el mayor comprador individual de armamento estadounidense de alta gama.

El propio Biden viajó en julio al país, donde se reunió con el dirigente de hecho, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán quien, según los servicios de inteligencia estadounidenses, aprobó el asesinato en 2018 del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi.

La portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, reflejó la frustración del gobierno.

"Está claro que la Opep+ se está alineando con Rusia con el anuncio de hoy", dijo.

El senador Chris Murphy, un aliado de Biden, fue más directo si cabe. "Pensé que el objetivo de vender armas a los estados del Golfo a pesar de sus abusos contra los derechos humanos, a la absurda guerra de Yemen, a que obran en contra de los intereses estadounidenses en Libia, Sudán, etcétera, era que cuando llegaba una crisis internacional, el Golfo podía elegir a Estados Unidos sobre Rusia/China", tuiteó.

El control sobre los precios

La subida de los precios del combustible ya ha perjudicado políticamente este año a Biden, pero el presidente se ve limitado en su capacidad para combatirla.

La Casa Blanca anunció que para amortiguar el aumento de los precios, Estados Unidos "pondrá en el mercado el próximo mes 10 millones de barriles" de crudo que salen de la Reserva Estratégica de Petróleo del país.

Pero estas reservas se están erosionando rápidamente después de las retiradas récord ordenadas por el gobierno desde marzo, hasta el punto de hallarse en su nivel más bajo desde julio de 1984.

Según el comunicado, Biden ha ordenado al Departamento de Energía que "examine cualquier acción responsable adicional para continuar aumentando la producción nacional". El gobierno "consultará con el Congreso sobre herramientas y mecanismos adicionales para reducir el control de la OPEP sobre los precios de la energía".

Pero Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, estima que la decisión de la alianza petrolera demuestra "la influencia menguante de Estados Unidos en la OPEP para mantener un suministro adecuado de petróleo".

"Estados Unidos no puede utilizar sus reservas estratégicas indefinidamente", destacó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates. "Terminarán agotándose, y la Opep lo sabe. Hay que tener un plan, pero el gobierno estadounidense no se adaptó", explicó.

Según Lipow, la única solución es extraer más petróleo en Estados Unidos.

Eso, sin embargo, va en contra de las prioridades de climáticas de Biden y de sus esfuerzos para alejar al país del petróleo y del gas a cambio de energía limpia.

"El anuncio de hoy es un recordatorio de por qué es tan importante que Estados Unidos reduzca su dependencia de fuentes extranjeras de combustibles fósiles", recalcó la Casa Blanca.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

DESCARGÁ LA APP

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar