LAS VEGAS.- El presidente Donald Trump y la primera dama, Melania, aterrizaron en el aeropuerto internacional McCarran, de Las Vegas, Nevada, en la mañana de este miércoles, ciudad donde permanecieron unas tres horas visitando a víctimas del tiroteo ocurrido el domingo por la noche.

Trump y la primera dama, vestida completamente de negro en señal de luto, fueron recibidos por autoridades locales como la alcaldesa de la ciudad, Carolyn Goodman, y el alguacil del condado, Joe Lombardo, entre otros.

"Este es un día muy triste para mí, personalmente", dijo Trump este miércoles en declaraciones a la prensa a su salida de la Casa Blanca para poner rumbo a Las Vegas.

El mandatario acudió primero al hospital University Medical Center de la ciudad para visitar a las víctimas y al personal médico.

Trump-melania-hospital-las-vegas-screenshot-lasvegassun.jpg
El presidente Trump habla a los medios tras visitar a las víctimas de la masacre del domingo 1 de octubre en Las Vegas.
El presidente Trump habla a los medios tras visitar a las víctimas de la masacre del domingo 1 de octubre en Las Vegas.

Después, tenía previsto reunirse en la sede de la Policía de Las Vegas con las fuerzas de seguridad y servicios de emergencia que respondieron al ataque y están haciendo un "fantástico trabajo", según dijo Trump en sus breves declaraciones a la prensa.

El domingo, desde la ventana de su habitación en el piso 32 de un hotel, Stephen Paddock, un estadonidense de 64 años, disparó contra una multitud que asistía a un festival de música country durante un intervalo de entre 9 y 11 minutos y con rifles semiautomáticos que había modificado para que dispararan más rápido.

Paddock mató a 58 personas y dejó más de 500 heridos, antes de quitarse la vida, según la Policía.

Tras la masacre, el mandatario estadounidense ha evitado hablar del control de las armas de fuego en Estados Unidos, aunque ayer reconoció a bordo del Air Force One que "quizá" ese debate se abra "en algún momento".

Durante la campaña electoral de 2016, Trump recibió el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de presión (lobby) contrario al control de armas de fuego en EEUU y que destina millones de dólares a proteger la Segunda Enmienda de la Constitución, que asegura el derecho a portar armas.

FUENTE: Con información de EFE
 

Deja tu comentario