SAN JOSÉ.-JOSUÉ BRAVO
Especial

Costa Rica y Panamá no han vuelto a detectar flujo masivo de cubanos por sus territorios, desde que a inicios de año finalizó la crisis con miles de ellos varados que partieron rumbo a México. Nicaragua tampoco y por el resto de Centroamérica mucho menos.

Ello no significa que el drama de la migración de ciudadanos de la isla por el continente haya terminado. Un poco más al sur de Panamá, en la comunidad colombiana de Turbo, están varados cientos de cubanos que junto a haitianos, africanos y asiáticos, han creado una nueva crisis humanitaria que ha puesto a correr a las autoridades de Colombia.

Unos 400, 700, más de 1.000 e incluso 4.000 inmigrantes pueden estar viviendo en precarias condiciones, según el alcalde del municipio Alejandro Abuchar González; quien ordenó el censo y declaró 'emergencia pública' porque los isleños están hacinados en una bodega, duermen en las calles, en el atrio de la iglesia e incluso, se han tomado terrenos baldíos para improvisar tiendas de campaña donde sobreviven a la espera de poder continuar la travesía hacia Estados Unidos, el país añorado.

Desde que Panamá puso en mayo un tapón en su frontera con Colombia, para evitar el paso de más cubanos, Turbo se convirtió en un punto de crisis sin que aún se haya resuelto. Ahí los cubanos esperan alguna medida similar con la ocurrida con coterráneos que se vararon en Panamá y Costa Rica, que salieron mediante un puente aéreo por México hacia Estados Unidos.

Exponen su vida

Como la apertura no llega, algunos se aventuran a continuar la travesía desafiando el Tapón del Darién, una zona selvática panameña fronteriza con Colombia, exponiendo así la vida para poder alcanzar el sueño americano.

La crisis provocó que esta semana autoridades locales de Turbo declararon emergencia pública con el fin de ayudar a los migrantes cubanos, pero además por el colapso de las capacidades de las autoridades que no tienen recursos para alojarlos y brindarles otras atenciones básicas.

Declaran emergencia

El alcalde de Turbo, Alejandro Abuchar, ordenó el censo de los migrantes, la mayoría de ellos de nacionalidad cubana, y declaró la emergencia pública a raíz del hacinamientos que cientos de ellos viven en un albergue municipal.

"Para atender la emergencia, tengo que disponer de los recursos del municipio. El Gobierno nacional no ha dado apoyo, no se ha pronunciado ni ha planeado una ruta para detener la crisis", insistió el mandatario local.

Asimismo, Abuchar indicó que cuando tenga la cifra exacta de inmigrantes varados en el poblado la entregará a la Cancillería y a la oficina de Migración Colombia con el fin de establecer con el Gobierno la hoja de ruta para darle solución a la crisis lo antes posible.

"Es un reto alimentar y proveer los servicios básicos a miles de personas, es todo un reto para un municipio pequeño como Turbo, eso implica mover recursos extras y con la declaratoria de calamidad pública se va poder apaciguar esta situación mientras se busca una solución", señaló por su parte el Defensor del Pueblo, William González.

Las deportaciones

González advirtió además que la llegada de migrantes no cesa y mostró su preocupación por quienes han decidido seguir el camino hacia Centroamérica por pasos ilegales en los que ponen en riesgo sus vidas.

En 2015 fueron encontrados en esa zona del Caribe colombiano más de 600 inmigrantes indocumentados, mientras que en toda Colombia la cifra ascendió a 8.855 personas.

Más al sur de Colombia, en Ecuador, el problema con cubanos ha llamado la atención de organismos de derechos humanos. Tanto así, que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su "preocupación ante el presunto desalojo y detención arbitraria" de inmigrantes en Ecuador, la mayoría de ellos de nacionalidad cubana.

La CIDH denunció la "presunta deportación de 121 personas inmigrantes de nacionalidad cubana" en un comunicado. Cerca de 150 personas fueron desalojadas de un campamento por la Policía Nacional de Ecuador en un control migratorio el 6 de julio pasado.

La Policía irrumpió en ese alojamiento localizado en un parque de la ciudad de Quito sin previo aviso y varias personas expresaron que fueron víctimas de agresiones físicas y psicológicas, así como de la confiscación de sus bienes.

En este operativo se vieron involucrados menores, mujeres embarazadas y adultos mayores, que fueron detenidas y trasladadas a una unidad penal y un centro de detención migratoria.

Como resultado de esta redada, se calcula que 121 cubanos fueron devueltos a su país de origen en tres fases el 9, 11 y 13 de julio.

En Islas Caymán, las autoridades migratorias detectaron cinco embarcaciones de construcción casera transportando a 71 migrantes cubanos que pasaron esta semana por sus aguas territoriales rumbo a Centroamérica.

En ese país caribeño hay 84 cubanos detenidos en el Departamento de Migración, lo que significa que el problema no cesa.

LEA TAMBIÉN:

 

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.9%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.59%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.5%
42917 votos

Las Más Leídas