El exvicepresidente y candidato presidencial demócrata Joe Biden ofreció un discurso este martes en Kissimmee, Florida, dedicado al Mes de la Herencia Hispana. A continuación el discurso completo:

https://twitter.com/JoeBiden/status/1306053944066494465

¡Hola! ¡Y feliz Mes de la Herencia Hispana!

Te puede interesar

Es genial estar de vuelta en Florida, y estar aquí para celebrar lo mejor de nuestra democracia—nuestra diversidad, nuestra cultura que es moldeada por personas de todas partes del mundo, y especialmente la rica herencia hispana que da vida a gran parte de nuestra historia nacional.

La escuchamos en los ritmos que están en nuestros corazones y mueven nuestros pies— de artistas como Luis Fonsi y Ricky Martin, gracias a ambos por estar aquí.

La vemos representada en nuestras pantallas de televisión y cine— en actrices como Eva Longoria, gracias Eva, tanto por acompañarnos esta noche como por el excelente trabajo que hiciste como presentadora en la primera noche de la Convención Demócrata.

La reconocemos en las esferas de poder, en nuestros líderes del Congreso, como mi amigo el representante Darren Soto, con quien tuve el placer de hablar hace unos minutos.

Congresista, gracias por todo lo que hace para luchar por la gente de este distrito.

Está en los científicos que trabajan en laboratorios en todo el país en una vacuna para combatir este virus, y en los médicos y enfermeras en primera línea que trabajan las 24 horas del día para cuidar la salud de las personas.

Está en los diplomáticos que representan con orgullo a los Estados Unidos de América y nuestros valores en los países de todo el mundo, y en los miembros del ejército y las familias que aman tanto a este país, que están dispuestos a sacrificarlo todo por él.

Está en los ingenieros que están trabajando para desarrollar las nuevas tecnologías, que nos ayudarán a avanzar para concebir nuestro futuro de energía limpia, y en los hábiles trabajadores sindicalizados que nos ayudarán a construirlo.

El Mes de la Herencia Hispana también es un recordatorio importante de cuánta fuerza tenemos como nación por nuestras raíces inmigrantes, y nuestros valores como una nación de inmigrantes.

A menos que seas nativo americano o tus antepasados fueron esclavos y traídos aquí a la fuerza, todos venimos de algún lugar.

Y para la mayoría de nosotros, ese viaje comenzó con una decisión— intentar lograr algo mejor aquí en los Estados Unidos.

Ya fueran mis ancestros que abordaron “barcos ataúdes” en el mar irlandés, o las familias que huyeron de regímenes opresivos y desastres naturales en América Latina y el Caribe, o cualquiera de las olas de inmigrantes que buscan libertad y oportunidad y que han renovado continuamente nuestra fuerza nacional, todos tenemos en nosotros esa chispa— el valor y la determinación que dice “puedo hacerlo”.

Todos nuestros ancestros, los tuyos y los míos, venían equipados con una sola cosa— lo único que tenían en el bolsillo era la esperanza.En muchos sentidos, eso es parte de lo que nos hace estadounidenses.

Y para las personas con ascendencia hispana, esas contribuciones datan hasta antes de nuestra fundación.

No hay una separación de la herencia hispana y la herencia estadounidense. Estas historias son las mismas.

Y cada vez más vibrantemente entrelazadas, todos los días.

Hoy en día, no es exagerado decir que el éxito futuro de nuestro país depende de que los hispanos tengan las oportunidades y herramientas que necesitan para tener éxito.

En medio de la horrible pandemia, hemos visto más claramente que nunca cuánto dependemos de las personas con raíces hispanas para mantener nuestro país funcionando.

Muchos de nuestros trabajadores de primera línea son hispanos— la gente que abastece los estantes de nuestros supermercados, que conduce los vehículos de entrega, trabaja en plantas empacadoras de carne, personal de nuestros hogares de ancianos y hospitales.

Eso incluye 200,000 DREAMERS que trabajan en esos roles clave, muchos de los cuales son de herencia hispana.

Dependemos de ellos.

Y hay mucha gente que está reconociendo por primera vez lo que realmente son: esenciales.

Pero no sólo tenemos que darles las gracias, tenemos que pagarles.

Y asegurarnos de que le estamos dando a los hispanos en los Estados Unidos el apoyo y respeto que merecen en todo momento.

¿Cómo podemos tener una república fuerte y próspera— si no estamos haciendo más para incluir plenamente a las comunidades hispanas— y a todas esas comunidades que se han quedado fuera o se han quedado atrás, en todos los aspectos de la vida estadounidense?

La respuesta es simple. No podremos hacerlo.

Es por eso que he presentado extensos planes que demuestran cómo utilizaremos todas las herramientas a nuestra disposición para enfrentar las desigualdades que perjudican a las comunidades hispanas, al invertir en movilidad económica, mejorar nuestro sistema educativo, erradicar las disparidades debido a la raza en nuestro cuidado de la salud y ampliar Obamacare, combatir la violencia armada que azota a nuestras comunidades y finalmente crear un sistema de inmigración que trate a las personas con dignidad y sea fiel a nuestros valores.

Y hoy, he publicado mi agenda para Puerto Rico— porque, incluso después de ser presidente durante casi cuatro años, Donald Trump no parece entender que el pueblo de Puerto Rico son ciudadanos estadounidenses, y merecen tener liderazgo en el gobierno que entienda que-- en los Estados Unido— no hay lugar para la idea de ciudadanos de segunda clase.

Todos somos iguales. Todos somos dignos.

Me estoy postulando para ser presidente de todos los estadounidenses— incluyendo los 3 millones de ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico.

No voy a robar el dinero que se necesita desesperadamente para la reconstrucción en la isla con el fin de construir un muro que no hace nada para mantener a los estadounidenses a salvo.

No voy a sugerir que vendamos o intercambiemos a Puerto Rico.

No voy a tirar papel toalla a personas cuyas vidas acaban de ser devastadas por un huracán.

Y no voy a negar la ciencia del cambio climático que nos dice que los huracanes y los devastadores fenómenos meteorológicos se volverán más frecuentes e intensos, a menos que tomemos medidas.

No— Yo seré un líder.

Yo respetaré y apoyaré la isla y su renovación y total recuperación, incluyendo: invertir en la reconstrucción de la infraestructura para cumplir con los estándares modernos, promover iniciativas de desarrollo económico y apoyo a familias en la isla, proveer alivio de una deuda insostenible y ampliar el acceso a la educación y a la capacitación de la fuerza laboral.

Trabajaré con representantes que apoyen cada una de las opciones de estatus en Puerto Rico en un proceso justo y vinculante para que ellos puedan determinar su propio estatus.

Creo que la estadidad sería el medio más eficaz de asegurar que los residentes de Puerto Rico sean tratados por igual, con la misma representación a nivel federal.

Pero el pueblo de Puerto Rico debe decidir, y el gobierno federal debe respetar su decisión y actuar en función de la misma.

Y esto es seguro: una administración Biden-Harris siempre apoyará a los estadounidenses en tiempos difíciles.

Honraremos las increíbles contribuciones y el servicio de los puertorriqueños —y personas de toda la diáspora hispana— a nuestro país.

No sólo los nombres que conocemos bien, como Lin-Manuel Miranda.

Recordaremos las historias que no siempre aparecen en nuestros titulares— como el Regimiento 65 de Infantería de Puerto Rico, que el general Douglas MacArthur describió a medida que: “Escribían un récord brillante de heroísmo en la batalla” durante la Guerra de Corea. Diciendo: “Ojalá pudiéramos contar con muchos más como ellos”.

Trabajaremos para ampliar Obamacare y ampliar sus protecciones para que más hispanos puedan acceder al cuidado de salud de alta calidad a bajo precio que se merecen.

Bajo la Administración Obama-Biden: 4 millones de hispanos en los Estados Unidos obtuvieron cobertura. La mayor ganancia en cobertura de cualquier grupo.

Bajo el presidente Trump, todavía está tratando de quitarle Obamacare a la gente-- en medio de una pandemia.

Y eso es además de su fracaso total para manejar esta pandemia que ahora ha cobrado la vida de casi 200,000 personas en los Estados Unidos— con una cantidad desproporcionadamente grande de esas muertes en las comunidades hispanas.

Además de su fracaso al no trabajar adecuadamente para lidiar con los impactos económicos de esta pandemia, que de nuevo ha afectado más al bolsillo de los hispanos.

Más del 25 por ciento de los hispanos aquí en Florida han informado estar preocupados por cómo van a pagar su alquiler o su hipoteca.

Un estudio encontró que uno de cada tres hispanos dueños de pequeños negocios han sido afectados durante la pandemia, y muchos de ellos podrían cerrar permanentemente.

Además de su fracaso – y de hecho su total desinterés – para hacer frente a la crisis de la justicia racial en Estados Unidos.

Hace exactamente lo contrario.

Aviva las llamas del odio y la división en nuestro país para su propio beneficio.

Además de no reconocer la amenaza existencial de la crisis climática.

Ayer, en California, dijo: “No creo que la ciencia sepa” si el cambio climático es real o no.

En un momento en que los incendios forestales están arrasando a través del oeste del país, destruyendo hogares y comunidades, y otro huracán amenaza nuestra costa.

Señor Presidente: La ciencia sabe.

Miren, Donald Trump le ha fallado a la comunidad hispana una y otra vez. Eso no es un secreto.

Ya sea su acto atroz de separar a los niños de sus familias en nuestra frontera y sus repetidos ataques a los DREAMERS, o su abandono del pueblo de Puerto Rico después del huracán María, o su repetido fracaso al no asegurarse de que los trabajadores esenciales tengan el equipo de protección personal que necesitan-- Donald Trump no ha hecho nada más que atacar la dignidad de las familias hispanas una y otra vez.

Está mal. Eso no es lo que somos.

Pero tenemos que hacer mucho más que simplemente derrotar a Donald Trump, tenemos que aprovechar esta oportunidad para reconstruir mejor— para todas nuestras comunidades.

Porque al final del día, todo lo que el pueblo estadounidense está buscando— es una oportunidad justa. La oportunidad de trabajar duro, y salir adelante. Pero no pueden hacer eso cuando su comunidad es siempre la primera y la más afectada— y la última en obtener la ayuda que se necesita para salir adelante.

Realmente creo que tenemos una tremenda oportunidad convertir este momento de crisis en un momento de progreso— en el cuidado de salud, en los salarios, en la vivienda, en la educación, en tantas cosas más.

Podemos buscar más como nación— podemos reconstruir la columna vertebral de este país— y finalmente incluir a todos— podemos construir una nueva Administración que refleje toda la diversidad de nuestra nación —incluyendo las comunidades hispanas— y los votantes hispanos, especialmente aquí en Florida, pueden ayudar a llevar a nuestra nación por un nuevo camino hacia adelante.

Ahora sólo faltan 49 días para el día de las elecciones. Les pido su voto, y voy a trabajar todos los días para ganármelo. Aquí en Florida y en todo el país.

Y espero que todos y cada uno de ustedes se involucren en estas elecciones.

Nuestra democracia depende de que cada voz se escuche, y cada voto se cuente.

Así que por favor, en esta elección -- hagan oír su voz. Hagan un plan para votar. Hagan un plan para ayudar a su comunidad a votar.

Crecí en comunidades predominantemente irlandesas-católicas – en Scranton, Pensilvania y Claymont, Delaware. Eran comunidades construidas sobre dos cosas: la familia y la fe.

Ese ha sido el centro de toda mi vida. A eso vuelvo una y otra vez. Ha sido mi fuente de fortaleza en tiempos de lucha y mi consuelo en tiempos de dolor.

La fe. Y la familia.

Esa es la misma fuerza que veo que anima a la comunidad hispana. Y esa es la herencia que celebramos este mes. Es profundamente estadounidense. Y no es sólo nuestro pasado, también es nuestro futuro.

Gracias a todos, y que Dios proteja a nuestras tropas.

https://twitter.com/JoeBiden/status/1306013661173932033

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Miami-Dade podría iniciar el 30 de septiembre el regreso escalonado a las clases presenciales. Así lo recomienda el superintendente Alberto Carvalho. Para Usted...

Es una muy buena noticia para los estudiantes y sus familias. Ya era hora
Es importante que las escuelas cumplan todos los protocolos para evitar contagios
Creo que es apresurado. Los padres deben ser quienes decidan si envían o no a sus hijos
Debemos esperar un poco más. Que la escuela se aliste, ok, pero que la realidad decida
ver resultados

Las Más Leídas