MIAMI.- Luego de tres elecciones y 18 años en el Senado de la nación, todo parece indicar que Bill Nelson enfrenta su mayor desafío: el gobernador Rick Scott, que, tal como hizo para obtener la gobernación de la Florida, está dispuesto a darlo todo.

Para comenzar, Scott ha gastado 3,2 millones de dólares en sólo tres semanas, lo que equivale a la suma que Nelson recaudó a los tres primeros meses del año.

Por otra parte, por razones que parecen ser incomprensibles para muchos, el gobernador no dudaría en gastar parte de su dinero personal, como hizo en 2010 cuando gastó 73 millones de su fortuna personal.

“No se trata sólo de dinero para pagar publicidad y organizar grandes concentraciones de pueblo en plazas y estadios, sino del esfuerzo que significa dedicar más de 10 horas a diaria a una campaña que tendrá repercusión nacional e incluso internacional”, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS James Williams, profesor de ciencias políticas de University of Florida.

“Nelson tiene 75 años y Scott 65, eso también pesa”, acentuó.

De hecho, la batalla por el asiento en el Senado está en la mirilla de la opinión pública: los republicanos sólo tienen un voto más que los demócratas y necesitan ampliar la pequeña ventaja.

Pero los demócratas también necesitan ese voto en el Senado y lucharán por mantenerlo.

“Por supuesto que me tomo muy en serio esta campaña”, comentó el senador Nelson al Tampa Bay Times. “Esto es precisamente lo que esperaba. Tiene los fondos, así que yo tengo que ser más inteligente y más rápido”, argumentó.

Y cuando le preguntaron si era más inteligente y más rápido que Scott, contestó:” Bueno, mantente al tanto, faltan seis meses”.

Es cierto, aún faltan seis meses y lo peor es que Scott debe conquistar al electorado de la Florida, en unas elecciones a mitad de mandato que históricamente favorece al partido que no ocupa la Casa Blanca.

“Sudo a montones para dar a conocer mi mensaje cada día”, señaló Scott a la prensa.

Nelso y Scott han dedicado buena parte de sus campañas a la zona del centro de la Florida, donde habita una gran cantidad de personas que votan indistintamente por un partido o el otro.

Allí también hay una creciente comunidad puertorriqueña que vota y que pudiera apoyar a uno o el otro, aunque normalmente el votante latino, incluyendo al que procede de Puerto Rico, apuesta por el lado demócrata.

“Scott lo sabe y por eso ha estado muy activo con los puertorriqueños, sobre todo después del paso del huracán Irma por la isla, que desbastó el país y produjo una emigración al centro de la Florida”, resaltó el académico.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas