@sergiootalora

El tema del cumplimiento de regulaciones de zonificación divide a Joe Carollo, comisionado de la Ciudad de Miami por el distrito 3 y el alcalde de ese municipio, Francis Suárez.

En esta ocasión, Carollo ha puesto en duda si el edil municipal y el administrador de la Ciudad, Emilio González, están haciendo cumplir o no las normas de zonificación, en especial en los establecimientos propiedad del empresario Bill Fuller, dueño, entre otros negocios, de Ball and Chain, un bar localizado en el corazón de La Pequeña Habana.

Te puede interesar

Carollo dio un paso más adelante al afirmar que habría un “conflicto de interés” porque según el comisionado, la firma en la que trabaja Suárez (Greenspoon Marder LLP) supuestamente representaría diversos negocios de Fuller, “según me lo dijo un abogado de la misma empresa”, aseguró Carollo.

DIARIO LAS AMÉRICAS se comunicó con ese bufete de abogados, pero la firma se abstuvo de confirmar o negar que Fuller fuera su cliente.

René Pedrosa, vocero de Suárez, afirmó que “si hubiera habido conflicto de intereses, el alcalde se habría tenido que declarar impedido. Cualquier cosa que diga Carollo es difamatorio e irresponsable”, respondió Pedrosa.

El vocero del edil insistió en que “el alcalde y el administrador, en un sinnúmero de ocasiones, les han pedido a los comisionados y a Carollo que si ven que hay inspectores que hacen cometen, ellos quieren saberlo”.

¿Las evidencias?

Fuller niega de plano que tenga alguna relación con Greenspoon Marder LLP. “No es cierto. Nunca he hecho nada con esa firma de abogados, ni me representan. Si el comisionado tiene pruebas, me gustaría verlas”.

Sin embargo Carollo insistió: “Llegará el momento en que habrá que obligar desde el punto de vista legal a que esa empresa muestre los documentos de su relación con Fuller”.

Fuller volvió al ataque: “A fin de cuentas, es muy difícil seguirle el ritmo” a lo que calificó de “mentiras de Carollo”. “Si hiciera negocios con el alcalde, eso sería público, habría documentación y tendría que mostrar la evidencia. Yo no tengo ninguna protección de Suárez”, apuntó Fuller.

Para el copropiertario de Ball and Chain, el objetivo del comisionado y exalcalde de Miami “es destruir mis negocios”.

Esta afirmación la hizo cuando DLA le preguntó sobre las denuncias de Carollo de que Tower Hotel, por ejemplo, [propiedad de Fuller] ha tenido varias violaciones de las normas de la Ciudad.

“Esas son propiedades muy viejas, de los años 40 y 50. Que he tenido violaciones al código, seguro que sí, pero eso no es un delito. Y si eso sucede, se remedia ese problema y se paga una multa. Pero violar la ley y la Constitución de la Ciudad y abusar del poder, eso sí es un delito. Mis propiedades han pagado al año 900.000 dólares en impuestos a la propiedad. Y en impuesto a las ventas, mis negocios pagan al año, a la Florida, más de un millón de dólares. Y empleamos a 140 personas”.

¿Una demanda?

El conflicto ha llegado al punto que, según Pedrosa, portavoz del Ayuntamiento de Miami, el alcalde estaría hablando con algunos abogados para estudiar qué opciones legales tendría con respecto a las opiniones de Carollo.

Como lo estipula la Constitución de la Ciudad de Miami, la abogada del municipio, Victoria Méndez, está bajo la órbita de la Comisión: ésta lo escoge y la puede despedir y, cada cierto tiempo, cuando es necesario, pide su opinión legal.

El alcalde también puede consultarle su criterio jurídico en múltiples asuntos de la Ciudad.

Pero Suárez no podría utilizar a Méndez para su defensa, porque también Carollo estaría en su derecho de ordenar un “concepto legal”, como lo hizo durante el intenso debate sobre la recolección de firmas para el referendo sobre el alcalde fuerte.

Sería sin duda un conflicto de interés para Méndez porque la Comisión, además, es la encargada de extenderle o cancelarle el contrato al abogado de la Ciudad.

Se suponía que en el mes de enero habría una audiencia sobre la demanda que Fuller tiene contra Carollo en una corte federal.

La misma indica que el comisionado ha tomado represalias contra el demandante porque éste ofreció su establecimiento para un acto político del entonces candidato Alfie León en la segunda vuelta electoral que definiría si León o Carollo se quedarían con el puesto del distrito 3 de la Comisión de Miami.

La audiencia se aplazó para el mes de octubre. “Carollo va a tener que pagar mucho dinero porque tendrá que responder por todas sus falsedades, ese tipo está en graves problemas”, enfatizó Fuller.

Según Pedrosa, no está claro cómo el alcalde podría influir a las autoridades municipales. “Él no tiene poder legislativo, ni administrativo, ni del voto. Por eso buscaba ser alcalde fuerte”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas