MIAMI.- Armando Botell, de 70 años, que residía en en Miami, fue condenado a 13 años de prisión por el asesinato de una menor de 17, de la que luego quemó el cuerpo para desaparecerlo.

El hombre llegó a un acuerdo con la fiscalía y se declaró culpable del horrendo crimen para evitar el largo proceso de juicio y obtener una pena menor.

Te puede interesar

Botell, que tenía 66 años cuando cometió el homicidio, suministraba drogas a la menor y mantenía relaciones sexuales con ella.

Según el informe de la Policía, el cuerpo calcinado de Romina Fernandez fue encontrado en un basurero, luego de que los bomberos extinguieran un incendio en el lugar.

Tras darse a conocer el veredicto, el abogado de Botel, Liane Morejón, declaró a Local 10 que su cliente “se arrepentía de lo sucedido y que sentía mucho la tragedia por la que la familia de la víctima atravesaba”.

No obstante, otro abogado, George Pallas, que representa la familia de otra víctima de Botel, que fue asesinada en los años 1980, señaló que el hombre debió haber sido retenido entonces en la cárcel.

“Es una pena de 13 años de cárcel para un asesino en serie que no debió haber estado en la calle”, señaló.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas