MIAMI.- Hace apenas unos días el Gobierno condal de Miami-Dade anunció que pediría a restaurantes y bares en el Aeropuerto Internacional de Miami eliminar la propina automática incluida en las facturas, pero unas horas después el anuncio fue rectificado y una propuesta liderada por el comisionado José Pepe Díaz será discutida en el pleno del cuerpo legislativo del Condado.

De hecho, una ordenanza que data de 1975 prohíbe a empleados de la terminal aérea recibir propinas. Sin embargo, ‘nadie’ se había percatado de la existencia de la mencionada ley condal, hasta que una clienta, aparentemente influyente, se mostró descontenta con el servicio recibido y protestó ante las autoridades del aeropuerto.

Te puede interesar

Todo comenzó hace algo más de cinco años, cuando restaurantes y bares localizados en zonas frecuentadas por turistas, como South Beach, comenzaron a ‘sugerir’ el pago adicional de 15% del valor de consumo como cargo por servicio, ante la falta de costumbre que tiene la mayoría de los visitantes del exterior de no pagar propinas, ya que asumen que el empleado percibe al menos un sueldo mínimo.

La sugerencia del pago adicional se extendió a otras zonas turísticas, hasta llegar al aeropuerto miamense por donde transitan cerca de 22 millones de viajeros del exterior, además de 23 millones del país.

“No podemos vivir con $5.44 por hora”, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS Santiago, empleado de un bar situado en el pasillo J, en referencia al sueldo que perciben los camareros por no ser incluidos en la ley condal de salario digno para trabajadores del aeropuerto, que requiere al menos el pago de $16.40 por hora, o $13.23 si recibe seguro médico.

Embed

“La mayoría de los turistas del extranjero desconocen que en Estados Unidos que los empleadores pagan salarios menores a los camareros porque reciben propinas, y que si no recibimos propinas no podemos vivir”, recalcó el camarero que atiende uno de los bares situados en el pasillo J, por donde transitan pasajeros con destinos a Europa y América Latina.

Propuesta

Para obedecer la ley, por aquello de no incumplir la ordenanza de 1975, el comisionado Díaz propone permitir la sugerencia de hasta el 18% “siempre y cuando se ponga claramente en la factura o caja registradora al pagar que se trata de una propina sugerida y que puede ser substraída o cambiada a discreción del cliente”.

Por otra parte, el comisionado argumentó que “preservar la probabilidad de pedir propinas en el aeropuerto es necesario, ya que muchos de los viajeros del extranjero provienen de otras culturas, en las que dar propina no es común”.

“Prefiero llamarle cargo por servicio en vez de propina”, expuso Wendi Walsh, secretaria del sindicato Unite Here en el sur de la Florida, que atiende la empleomanía en restaurantes y otros servicios en el aeropuerto de Miami y Fort Lauderdale.

“Además de los muchos viajeros del exterior, que desconocen la costumbre de pagar un cargo por servicio, sabemos que hay empelados, como la gente de color, que reciben hasta un 15% menos que los demás, y eso también es corregido con la sugerencia automática”, alegó.

“Si los empleadores estuvieran dispuestos a pagar (el salario digno), estuviéramos teniendo otro tipo de conversación pero no es así”, replicó la secretaria del sindicato.

Mejor salario

También están los que alegan que todo esto podría evitarse si los empleadores pagaran un salario digno, acorde al estatuto condal.

“El aeropuerto cobra grandes sumas por tener un restaurante, un bar o una tienda. Incluso cobran un porcentaje de los ingresos, una especie de impuesto, así que es imposible subir un sueldo de $5.44 a $16.40 por hora”, alegó Mario, empleado de uno de los restaurantes del aeropuerto, que pidió no mencionar el nombre del local.

No obstante, incluso la ley federal permite el pago de un sueldo mínimo inferior, cuando el empleado cuenta con la probabilidad de recibir propinas.

“Tratar de obligar a un empleador de restaurante o bar a pagar al menos el sueldo mínimo regular es una batalla perdida”, señaló el abogado Luis Martínez, del bufete Martinez & Associates.

Y es que las leyes, tantos federales como estatales, son muy claras en ello. “Habría que cambiar esa percepción, o sea establecer un sueldo mínimo único y prohibir las propinas, y eso sería prácticamente imposible”, expuso el letrado.

“Los otro que se puede hacer es tratar de convencer al empleador. Tal vez con alicientes económicos, que pague más para evitar la propina”, propuso.

“Si nos pagaran el salario digno para trabajadores del aeropuerto, no habría necesidad de cobrar propinas”, recalcó María, empelada uno de los restaurantes.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas