jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Con 22 años de historia y un nuevo director, el Centro Cultural Español de Miami (CCE) apuesta por expandir una programación en la que “haya espacio para todos”.

Ignacio Moralejo Ledo, que viene de la muy mediterránea ciudad de Tarragona y trae consigo la experiencia de haber sido director del CCE de Córdoba, en Argentina, luego de ser coordinador de proyectos de la casa de Buenos Aires, aseguró sentirse sorprendido por el flujo de nacionalidades hispánicas y el abanico cultural que conforman en Miami.

“La idea que tenía era muy diferente a la ciudad que he encontrado”, afirmó Moralejo Ledo, que cuenta en su haber con dos postgrados universitarios, uno en gestión de comunicación cultural y otro en dirección y gestión de entidades sin fines de lucro.

“Imaginé que era una ciudad de centros comerciales y playas, y he visto que hay una oferta cultural importante, con capas culturales que han ido sumándose, con gente que ha ido llegando por diversas razones. Es una ciudad muy representativa de toda la riqueza latinoamericana”, sostuvo el directivo del CCE, cuyo centro es subvencionado por el Gobierno español y la contribución de entidades públicas y culturales del Gran Miami.

Cooperación

De hecho, tras dos meses en Miami, Moralejo Ledo reconoce que “las bases del centro cultural”, que están destinadas a la cooperación, el desarrollo y la promoción entre las culturas hispánicas, “están muy bien asentadas en Miami y que no hace falta un director con una nueva agenda” para la casa cultural española que tiene su sede en la esquina de Biscayne Bulevar y la calle 15.

No obstante, el nuevo director, que además de español y catalán habla alemán e inglés, admitió que “hay ciertos puntos en la programación que debemos reforzar”, como el programa Microteatro, que cumple seis años y hay que buscar la forma “de que continúe siendo atractivo”.

Para ello, propone incentivar el entorno de los contenedores, donde se escenifican las pequeñas obras de teatro, de apenas 15 minutos, “donde gente, actores y directores interactúan, mientras se toman una copa, comen algo y conversan”.

En otras palabras, “convertir ese espacio” al aire libre “en un lugar de referencia en Miami”, apuntaló.

De esta manera, el CCE, cuya gestión ha estado mayormente en el enfoque de la programación de exposiciones de arte, conciertos de música, presentaciones de libros y conferencias temáticas, además de teatro en pequeño formato, aportaría por ser un lugar de encuentros sociales.

Complejidad

Sobre la complejidad que significa complacer tantos orígenes culturales en Miami, con diferencias en el vocabulario y tal vez la idiosincrasia, el director del CCE manifestó que le “parece más interesante entender cómo es Miami y saber lo que quiere, y convertir al centro en un posibilitador de esas inquietudes”.

Y para alcanzar esa meta hay que “derribar las barreras, que a veces dificultan el acceso de la gente”.

Por ejemplo, en el caso de una exposición fotográfica, que podría resultar a simple vista complicada de entender o aceptar, “hay que buscar la forma que la gente acuda a la exposición, aunque tal vez no entienda las imágenes, sea con actividades paralelas, como puede ser una charla con el fotógrafo, que podría servir para entender mejor el trabajo”.

También comprender las inquietudes de unos y otros, como fue el caso del recién programa especial Microdirectores, que fue subvencionado con el premio Knight Arts Challenge 2017 para presentar a dos directores de la isla de Cuba y no contempló la participación de directores de la ciudad.

“Yo llegué al centro a los tres días de la inauguración de Macrodirectores y creo que el proyecto debió haber sido valorado por su calidad”, reclamó el directivo del CCE, quien además afirmó “entiendo y comprendo lo que no pudo haber gustado pero si miramos la programación de Microteatro en todos estos años, nos daremos cuenta que la inmensa mayoría de los actores y directores han sido de Miami”.

Acerca de la programación de actividades, Moralejo Ledo recordó que los centros culturales españoles organizan sus actividades a un año visto, bajo unas directrices que vienen de Madrid pero siempre basadas en las necesidades e intereses de la ciudad donde funcionen.

“No tenemos unas reglas que sean inflexibles. La cultura para nosotros es un elemento de cambio social y por ello estamos atentos y somos sensibles a lo que la sociedad necesita, teniendo en cuenta las minorías y los grupos necesitados, al mismo tiempo que intentamos hacer un esfuerzo para que haya equidad”, subrayó.

El Centro Cultural Español está ubicado en 1490 Biscayne Blvd, Miami y cuenta con el número telefónico 305 448 9677 y portal ccemiami.org en internet.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas