Embed

MIAMI.- Estudiantes indocumentados de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), que recibieron el alivio migratorio DACA, pidieron este jueves que haya una ley para resolver la situación de los “dreamers” sin perjudicar al resto de la comunidad que no tiene estatus migratorio en Estados Unidos.

“No queremos que una ley para los “dreamers” [estudiantes indocumentados] dañe a las comunidades”, afirmó Jasiel López, quien cursa el tercer año de la carrera de mercadeo y negocios en la FIU.

“No queremos que a esa ley se le añadan cosas como más recursos para deportar personas, para el muro y para la patrulla fronteriza”, explicó López, quien fue traído por sus padres cuando tenía seis años de edad, en 2001. Venían de Baja California, México.

Su estatus migratorio, logrado a través de DACA, expira en agosto del próximo año.

Estos jóvenes, que se reunieron en la sede sur de FIU, se sienten apoyados por la mayoría del pueblo estadounidense, como lo afirmó López, pero creen que en lugar de hablar con los políticos, buscan presionarlos pero con acciones como las de este jueves.

FIU Estudiantes DACA 1.JPG
Estudiantes caminan por el interior de uno de los edificios de la sede sur de FIU.
Estudiantes caminan por el interior de uno de los edificios de la sede sur de FIU.

Ilse Cruz, quien también estuvo en la manifestación, está terminando en el Community College de Broward su asociado en ciencias políticas, pero buscar ser trasladada a FIU para seguir sus estudios. Su sueño, al final, es convertirse en abogada.

“Mi caso es un poco trágico”, indicó Cruz, quien llegó a Estados Unidos también de seis años, procedente de Honduras. Ella no puede regresar a su país por serias razones de seguridad. Su padre fue asesinado por el crimen organizado, cuando ella tenía 15 años. Ahora tiene 23.

La madre de Cruz está cubierta por el TPS (un estatus migratorio temporal). Ella fue damnificada del huracán Mitch, que asoló ese país centroamericano. “Estamos protestando para que nos escuchen y nos apoyen”, aseveró.

Tiene miedo, pero es optimista de que, al final, Washington resolverá la situación de los estudiantes indocumentados y sus familias.

A Washington también llegaron estudiantes indocumentados de todo el país para presionar a la Cámara y el Senado a que legislen y saquen adelante una ley que los lleve a la ciudadanía, pero sin que ese beneficio signifique, a cambio, incrementar la persecución y las deportaciones de sus familias.

El ambiente en la capital de Estados Unidos da señales contradictorias. Este jueves la líder de la minoría demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, dijo que esperaba que “a finales de este año pudieran proteger a los “dreamers” de la deportación”, según lo publicó The Hill.

El mismo diario informó que los republicanos tenían la intención de pasar ese tema para el año entrante. Los demócratas estarían supeditando la aprobación del presupuesto a que se pase una ley para resolver de una vez por todas el limbo migratorio de los “dreamers”.

Según The Hill, los republicanos ya tendrían un proyecto de ley, pero diseñado sin la participación de los demócratas. De todas formas, Pelosi prometió que no se irán de receso en Diciembre sin tener claridad sobre el destino de cerca de 800.000 estudiantes indocumentados.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario