MIAMI.- El condado Miami-Dade tiene una flotilla de 800 autobuses. En una muestra de tres meses, de noviembre de 2017 a enero de 2018, un promedio de 345 autobuses rodaron por las calles con el sistema de cobro de los pasajes dañado.

Por lo tanto, los usuarios que se montaron en esos autobuses, tuvieron la “suerte” de hacer su desplazamiento sin costo alguno.

El mecanismo de recolección del dinero de los pasajes también registra el número de pasajeros que toma el autobús en cada una de las cerca de 95 rutas del Condado.

No se sabe con exactitud cuántos ingresos está dejando de percibir el Condado por este daño que no es claro desde cuándo se presenta y con qué frecuencia.

El año pasado la Comisión del Condado Miami-Dade aprobó la privatización de 10 rutas de autobuses y la cancelación de otras tres.

Una de las razones que adujo la administración para entregarles esas rutas a los particulares es que se había reducido el número de pasajeros y, por lo tanto, de ingresos, según lo indicó en su momento Alice Bravo, la directora del Departamento de Transporte y Obras Públicas.

En el mes de enero de 2017, según documentos públicos, 359 autobuses del condado tenían dañado el sistema de cobro de pasajes. De esa cifra, 259 siguieron sus recorridos, recogiendo pasajeros, pero sin poder cobrar los pasajes. Y sólo 17 de ellos fueron reemplazados para completar las rutas.

Bravo también indicó que en 2014 los ingresos por pasajes fueron de 95 millones de dólares. En 2015, descendieron a 91 millones de dólares. En 2016 bajaron a 84.8 millones de dólares. Para 2017 proyectaban que la caída sería de 73 millones de dólares, un 14% menos que el año anterior.

Los tiquetes que compran los pasajeros para ir en un autobús o en el Metrorail representan entre el 25% y el 28% del presupuesto total del sistema de transporte público. “Si los ingresos bajan tenemos que ajustar el sistema”, dijo Bravo en una entrevista que concedió para DIARIO LAS AMÉRICAS en mayo de 2017.

La proyección para 2017 y 2018 es que el costo de mantener el sistema sería de 117 millones de dólares, al tiempo que se recaudaría por concepto de pasajes cerca de 25 millones.

De acuerdo con el seguimiento hecho en los tres meses mencionados, cerca del 25% de la flotilla de autobuses del condado mostró problemas en su sistema de cobro de pasajes. Otra pregunta que surge es qué tanto el condado le hace seguimiento a lo que deja de recoger por un mantenimiento deficiente o al parecer nulo de dicho sistema.

En un comunicado, el sindicato de Transporte de Miami-Dade afirmó, frente a la información obtenida de documentos públicos, que “un número significativo de problemas en esos equipos son causados por fallas en la programación de las computadores o en el software, o perdida de energía en los sistemas de recolección de pasajes”.

Esas fallas no solo impactan el desempeño económico de las rutas. También alteran sus frecuencias, hay retrasos o suspensión total del servicio por falta de autobuses de reemplazo.

En próximo artículo tendremos las explicaciones de las autoridades de Transporte del Condado sobre esta situación.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas