MIAMI.-Dos empleados del Departamento de Servicios para Animales (ASD) del Condado Miami-Dade fueron acusados por la fiscalía estatal de, al parecer, utilizar su posición en el departamento de compras para recibir pagos por mercancía que nunca fue entregada a esa dependencia condal.

El supuesto fraude llegaría a la cifra de 150.000 dólares, de acuerdo con cálculos de las autoridades del Condado.

Te puede interesar

Los acusados son: Michael Garateix, quien lleva 12 años como empleado del condado, y en la actualidad trabaja como el supervisor de adquisiciones del ASD, y Ralph Granja, exempleado del condado, que llevaba cinco años en compras del departamento.

A ellos los acusan de cuatro cargos: mala conducta por parte de un funcionario público; pagos ilegales; conspirar para hacer un fraude de 50.000 dólares; y hurto mayor por 100.000 dólares.

Garateix está detenido. Granja permanece fugitivo.

La investigación

Garateix fue supervisor de Granja durante la permanencia de éste en el departamento.

De acuerdo con información de la fiscalía, ciertas personas de ASD descubrió “gastos sospechosos” durante una revisión del presupuesto. Tal hallazgo los motivó para llamar a la división de corrupción pública del Departamento de Policía de Miami-Dade.

“A pesar de tener un sistema de complejas revisiones internas en varios puntos del proceso de compras, los gastos de varias secciones del departamento estaban por encima del presupuesto establecido”, informó la fiscalía.

Durante una revisión del proceso, se descubrieron facturas y pagos de ciertos artículos que ya habían sido descontinuados. Cuando el supervisor que aprobó las compras fue cuestionado por los investigadores en relación con dichas compras, él indicó que ni pedía ni aprobaba las facturas de tales productos porque estaban descontinuados.

Y una revisión del departamento de inventario reveló que los artículos ordenados nunca fueron entregados al Departamento de Servicio de Animales.

La investigación de la Policía descubrió que algunos supervisores de esa sección de compras aprobaban la adquisición de ciertos elementos por fuera de lo que eran sus responsabilidades.

La información ingresada a las computadoras para hacer dichas compras se originó, según lo reportó la fiscalía en su comunicado, en las oficinas de Garateix y Granja.

Acceso

Los incriminados habían utilizados las claves de la dependencia, de las perreras y de los supervisores de las clínicas para aprobar las compras y hacer las facturas.

Esto les permitió a los inculpados evitar los procedimientos establecidos para que, precisamente, se puedan pagar facturas hechas de manera fraudulenta. Los dos sujetos acusados supuestamente recibieron pagos de un proveedor por facilitar toda la operación ilegal.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas