MIAMI.- El esperado informe del fiscal especial Robert Mueller, que durante casi dos años investigó la probable influencia del Gobierno ruso en las elecciones presidenciales de 2016, acaba de revelar que el Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU) se dirigió a funcionarios de la Florida con remitentes falsos y que penetró en la red electoral de “al menos un condado”, aunque no cita el nombre de la jurisdicción.

El informe detalla que “en agosto de 2016, personal de GRU contactaron empleados de (omitido), una empresa tecnológica que diseñó el programa de votación, y logró introducir un programa maligno en la red de la compañía”.

Te puede interesar

“De manera similar”, continúa el informe, “en noviembre de 2016, el GRU envió correos electrónicos con remitentes falsos a más de 120 correos electrónicos de funcionarios de condados de la Florida, responsables de administrar las elecciones de 2016”.

Estos mensajes electrónicos, según el reporte de Mueller, “contenían un documento de Word adjunto codificado con un programa maligno (comúnmente denominado troyano) que permitía que la GRU accediera a la computadora infectada”.

De hecho, el FBI asumió la investigación del caso y determinó que la operación permitió a GRU acceder a la red informática de al menos un condado en la Florida”.

De esta manera, el reporte de Mueller establece que los agentes rusos obtuvieron acceso a la red de computadoras de al menos un condado de la Florida durante las elecciones presidenciales de 2016.

Hace apenas unos meses, en agosto del año pasado, durante la campaña senatorial 2018, el entonces senador demócrata Bill Nelson indicó que los rusos habrían “penetrado” alguna red de la autoridad de elecciones en 2016.

Cuando el entonces senador Nelson fue interrogado al respecto por la prensa, éste declaró que se trataba de un secreto de Estado.

En aquel momento, el Departamento de Estado de la Florida, que atiende la red estatal de elecciones, negó que los rusos hayan “penetrado” la red de votación de la Florida.

Entretanto, el entonces gobernador Rick Scott, que retaba a Nelson por su escaño en el Senado, acusó al legislador de “no ser cuidadoso” con información confidencial y ahora exige al FBI proveer más información al respecto.

Por otra parte, la autoridad estatal de Elecciones insiste en que entonces no hubo interferencia rusa.

“La red de elecciones de la Florida estuvo y permanece segura, y los resultados oficiales o recuentos de votos no fueron alterados”, aseguró el Departamento de Estado floridano a través de un comunicado.

Según los datos finales publicados por la autoridad estatal de Elecciones, la diferencia de votos entre los entonces candidatos a la presidencia, Donald Trump y Hillary Clinton, sumó 112.911 votos de 9,122.861 que fueron emitidos.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas