MIAMI.- Con dos meses de grandes pérdidas económicas y un sinfín de vicisitudes a cuestas, barberías, salones de belleza, tiendas minoristas y restaurantes en la ciudad de Miami miran con grandes esperanzas las anunciadas reaperturas, luego de sobrepasar, supuestamente, la batalla de fuego contra el coronavirus.

De esta manera, bajo estrictas medidas de sanidad, cientos, miles, de locales comerciales en Miami relanzan sus propuestas de servicio, gel desinfectante en mano, mascarillas, guantes y otros aditivos; para recuperar, aunque sea en parte, las millonarias pérdidas.

Te puede interesar

Barberías y salones de belleza, como Free Time, en Coral Way y la avenida 21, aseguran que han recibido tantas llamadas que “las citas disponibles”, acorde a las nuevas regulaciones, “están agotadas para los primeros días”, y ya coordinan “turnos” para “la próxima semana, según informó a DIARIO LAS AMÉRICAS Damaris, empleada del local.

Entre esas citas está Sonia, vecina de Silver Bluff, que lleva más de un mes si hacerse su tinte de pelo ni peinado de domingo para ir a comer a su lugar preferido en algún lugar de Miami.

“Yo no pido más. Pero mi pelo tiene que estar bello”, reclamó Sonia, mientras se cubría el cabello con un pañuelo para que no le vieran las canas.

De hecho, salones de belleza y barberías, como Gabriel Samra en Coral Way, Razzledazzle en Brickell o García en Calle Ocho luchan por cumplir las nuevas normas para mantenerse a flote.

En Coral Way, restaurantes como Ponte Vecchio, Remissis (que antes se llamó Oporto e incluso Roma, cumpliendo con aquello de la diversidad culinaria que caracteriza a Miami, con sus altas y bajas), propietarios y empleados (deseosos de trabajar para no tener que seguir esperando por el pago del desempleo) se aprestan a recuperar sus posiciones.

Restricciones

La crisis sanitaria reclama reglas estrictas que protejan la salud pública. Tanto la población como los locales comerciales, instruidos por la administración municipal de Miami, deben acatar las recomendaciones de quienes saben más, como las autoridades de Salud. Si no, tal como indicó el alcalde la ciudad, Francis Suárez, “podrían ser multados, incluso arrestados”.

Pero la autoridad municipal, apoyada por la Policía y el cuerpo de mensajeros que prepara, prefiere optar por la “educación” pública, o sea explicar “la necesidad de cumplir las normas”.

En efecto, locales como el restaurante español Xixón, también en Coral Way, se preparan para la reapertura estos días. “Tras un cierre de tres meses por dificultades en la plomería, antecedidos de otros seis con una cocina móvil, pueden imaginar lo que hemos pasado. Y ahora esto”, señaló el copropietario del establecimiento Alejandro De Arruabarrena.

“Gracias a Dios y la clientela tuvimos la suerte de no quebrar”, subrayó.

Y luego de esta hecatombe, “será como un recomienzo, con la misma ilusión de cuando comenzamos. Para atrás, ni para coger impulso”, reclamó.

Pero ese “recomienzo” trae gastos adicionales, excepcionales, para cumplir, precisamente, con las nuevas medidas, que Alejandro considera necesarias, dadas las circunstancias.

Son costes a pagar que incluyen gel desinfectante para las manos por cada cliente que entre por la puerta, así como mascarillas y guantes para empleados, además de la invención de un menú desechable, el uso de especias ‘personales’, en forma de pequeños sobres, para comensales, y líquidos para la limpieza sistemática de las mesas, amén de la separación de estas que reduce al 50% el aforo, o cantidad de comensales permitidos, así como reglas adicionales para la cocina.

Para Matías, que ha sido el encargado de los salones de Xixón, los dos meses transcurridos han sido “un desastre” que “han dañado la salud, el sistema económico y el modo de vida”, con cientos, miles de fallecimientos.

En realidad, Matías se mantuvo trabajando estas semanas en el restaurante, reinventándose, “atendiendo la limpieza, la cocina”, así como el mercadillo o deli (junto a otros empleados) y sobre todo “el reparto o entrega a domicilio y oficinas” que ha aportado algunas ganancias al negocio, a pesar de las múltiples pérdidas.

Entretanto, Matías asume la preparación del local, distancia de seis pies o dos metros entre mesas: “La barra permanecerá cerrada, pero apostamos por la terraza y los tres salones que tenemos, al 50% del aforo”, subrayó, tal como indican las normas momentáneas.

Más

A un par de pasos de allí está Plate, un pequeño local que se dedica, normalmente, a proveer desayunos y almuerzos a los cientos de empleados que trabajan en oficinas colindantes en tiempos normales.

“Decidimos cerrar, ni tan siquiera proveer servicio para llevar, porque temíamos cualquier situación de contagio”, declaró Jean-Baptiste Guilpain, propietario del establecimiento.

Mientras tanto, el hombre ha tenido que asumir los gastos regulares del inmueble, haga o no dinero: “Pagué el alquiler de abril pero mayo no lo he pagado aún. El dueño del edificio no me ha presionado para pagar pero igual tendré que pagarlo”.

Y ahora, que planea reabrir: “Seguimos las normas de City of Miami, donde estamos localizados. Hemos habilitado protección con plexiglass para el cajero, así como limpieza profunda y preparamos el pequeño salón y la terraza con dos tres mesas para atender a comensales.

Además, Plate tiene que asumir los gastos, como la inmensa mayoría de los locales comerciales, de gel, mascarillas, guantes y desinfectantes.

“Ha sido duro. He perdido mucho. He dejado de percibir, y al mismo tiempo he tenido que pagar cosas y afrontar las necesidades de empleados. No sé si podremos salir adelante. Ojalá que sí”, subrayó.

En el ínterin, Sonia se apresta a arreglarse el pelo pero asegura que no irá a restaurantes por ahora: “Prefiero esperar. Quiero estar más segura. Además, no creo me agrade la idea de comer rodeada de mascarillas, guantes y líquidos”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas