Embed

Desde su primer contacto con Eduardo Padrón, María C. Alonso se percató de que trataba con una persona muy especial.

Te puede interesar

“Un día recibí una tarjeta postal del Dr. Padrón en la que, sin conocerme personalmente, me felicitaba en aquel entonces por mi trabajo en Bank of America. Había leído un artículo sobre mí en el periódico y quiso felicitarme. Aquello me sorprendió mucho. Se tomó el tiempo de escribirme y tener un detalle conmigo. Eso habla mucho de su personalidad, de su forma de ser”, relató Alonso, hoy presidenta de United Way of Miami-Dade.

Más tarde, lo conoció en persona e incluso realizó labores para MDC, prácticamente codo a codo con el Dr. Padrón, cuando formó parte de la junta directiva de Miami Dade College Foundation.

Y como miembro de aquella fundación, recordó cómo Padrón asistía a cada reunión y exponía los logros y los retos por venir, “siempre con abundante optimismo y claridad”, desde recortes del presupuesto del estado, hasta la necesidad de recabar más fondos para cumplir las metas de expansión y ayuda a los estudiantes.

Aquel contacto en primera persona facilitó a la entonces asociada de la fundación conocer a fondo el mecanismo de MDC, sus propósitos y finalidades, resumidos en la jerarquía y proceder de Padrón, para obtener las necesarias subvenciones del Gobierno federal y el estado, el respaldo de fuentes privadas en forma de becas e incluso la aprobación del electorado para recabar fondos adicionales temporales.

MARIA C ALONSO.jpg
María C. Alonso, presidenta de United Way of Miami-Dade.
María C. Alonso, presidenta de United Way of Miami-Dade.

“Tengamos en mente que la mayor misión de Padrón, tenga o no los fondos, fue siempre ayudar a quienes quieren estudiar para labrarse un mejor futuro”, subrayó Alonso.

“Y para la gran mayoría de la población”, puntualizó, “Miami Dade College es la única opción para estudiar”.

Alonso rememora cómo cada vez que hay una nueva tecnología, una nueva necesidad de capacitación para cubrir puestos de trabajo, “MDC lanza un proyecto y crea un curso académico”, desde cuidados médicos, modas y diseño digital, hasta un nuevo centro de computación avanzada.

“Todo eso hace a Padrón una persona única, muy especial, junto a su equipo de maestros, asesores y empleados administrativos, que han ayudado a poner a Miami en el mapa de la educación y la cultura”, resumió.

Sobre el pensamiento del presidente de MDC, Alonso mencionó que Padrón “suele decir que el talento es universal pero las oportunidades no, y eso encierra muy bien lo que ha querido ser durante todos estos años: portavoz de oportunidades, sobre todo para personas que llegan a esta ciudad de otros países y buscan la ocasión para estudiar y salir adelante”.

En efecto, el impacto de MDC en nuestra ciudad es palpable, tanto a nivel social como económico y educacional. “Si miramos alrededor, veremos cuántas personas de éxito hay en Miami que han estudiado en Miami-Dade College”, puntualizó Alonso.

De hecho, la presencia del MDC se extiende más allá de las paredes de sus aulas. “Ahí tenemos el teatro Tower, con una magnífica programación de cine internacional, la Torre de la Libertad que alberga el MDC Museum of Art + Design, galerías de arte, la Feria del Libro de Miami y el International Film Festival, además del instituto culinario, escuela de teatro y programación cultural”, numeró la presidenta de United Way of Miami-Dade.

Acerca del futuro de MDC, Alonso planteó que “No se trata de encontrar a otro Padrón o tratar de imitarlo. Se necesita a alguien que logre llevar adelante el College a su manera, que sea innovador, sea hombre o mujer, y que tenga pasión por lo que haga”.

Y subrayó: “No se trata de otorgar diplomas a graduados, si no de ser portavoz para quienes no tengan voz, y que al menos mantenga a MDC en el lugar que está hoy”.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas