Más de 3.000 cubanos han firmado una petición de enjuiciamiento, por crímenes de lesa humanidad, que busca poner tras las rejas a Raúl Castro, si un juez ordenara su detención fuera de la isla, al encontrarse ya desprovisto de la inmunidad diplomática que le confería ser el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

Un reporte aparecido en Martí Noticias confirma que la agrupación opositora Asamblea de la Resistencia Cubana, ARC, recogió este sábado casi un millar firmas en Miami, que se suman a las más de 2.500 anteriormente obtenidas por esta coalición disidente, que bajo la Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad “Justicia Cuba”, pretende procesar al dictador cubano, aseguran los patrocinadores del proyecto.

“Estamos recogiendo firmas pidiéndole al presidente (Donald) Trump que ponga en efecto la ley de libertad cubana –104-114, Sección 116, Claúsula (b) (3)– que pide que Estados Unidos lleve a un juicio internacional al régimen comunista de Cuba por la masacre de Hermanos al Rescate”, dijo a Martí Noticias el opositor Orlando Gutiérrez-Boronat, líder de la ARC, coalición fundada en 2009 por grupos opositores al régimen cubano en el exilio y en la isla.

Raúl Castro confesó haber ordenado el asesinato

En 2006, pocos días después de ser designado gobernante de Cuba, por voluntad de su hermano Fidel Castro, en una reunión con periodistas oficialistas Raúl Castro confesó haber dado la orden de derribar las avionetas civiles de la agrupación Hermanos al Rescate, donde fueron asesinados tres ciudadanos estadounidenses, Carlos Costa (29 años), Armando Alejandre (45) y Mario Manuel de la Peña (24) y un residente legal, Pablo Morales (29).

El 20 de agosto de 2006, el periodista Wilfredo Cancio Isla, publicó en El Nuevo Herald un artículo basado en una grabación de 11 minutos y 31 segundos de duración, donde Raúl Castro relata, a viva voz, que él había diseñado el plan y ordenado personalmente el derribo de las dos avionetas de Hermanos al Rescate, el 24 de febrero de 1996.

Audio donde Raúl Castro admite haber dado la orden a generales para derribar a las avionetas civiles de Hermanos al Rescate:

Embed

Según Gutiérrez-Boronat, la recolección de firmas, que se mantendrá por varias semanas en Miami y que también puede realizarse vía online, “es una de las vías que estamos siguiendo para buscar que un tribunal internacional juzgue al castrismo por sus crímenes de lesa humanidad contra el pueblo cubano y contra otros pueblos”.

Ahora es posible enjuiciarlo

“Todos los tribunales especiales de crímenes de lesa humanidad que han existido, desde Núremberg (Alemania, noviembre de 1945-octubre de 1946) para acá, han comenzado de esta manera, con la movilización de la base, recogiendo las declaraciones de las víctimas, y buscando los renglones del derecho internacional bajo el cual se puede hacer el caso”, advirtió.

“El crimen de lesa humanidad es una figura del derecho internacional, que es una de las más codificadas. El castrismo ha cometido demasiados y estamos buscando, por diversas vías, poder llevar a un tribunal regional, internacional o local, a los artífices de esa tiranía por los crímenes que cometieron y que siguen cometiendo”, subrayó el doctor en Filosofía, profesor de Ciencias Políticas y autor de varios libros sobre derechos humanos.

“Raúl Castro ha confesado sus crímenes públicamente, los fusilamientos, la masacre de Hermanos al Rescate. Pero lo más importante es que al renunciar a la presidencia del Consejo de Estado en Cuba, Raúl Castro –sabemos que de facto encabeza el país como primer secretario del Partido Comunista– ya no tiene inmunidad diplomática. Es el momento de buscar este enjuiciamiento”, aseveró.

La campaña No ayudes

La Asamblea de la Resistencia Cubana lanzó esta semana la campaña No ayudes, destinada a "informar y tomar conciencia acerca de cómo el turismo ayuda y empodera a los represores en Cuba".

La ARC ha conseguido aunar una "amplia coalición de organizaciones de derechos humanos y defensores de los derechos laborales que, junto con los dueños originales y legítimos de las propiedades confiscadas, están encabezando esta campaña", asegura un comunicado del grupo.

No ayudes al robo, No ayudes a la explotación de trabajadores y No ayudes a la represión: son los tres principios básicos de dicha campaña, que cuenta con dos enormes vallas en muy transitadas esquinas de Miami: calle 13 y avenida Miami Court del noroeste, y calle 21 del noroeste y 42 avenida (Le Jeune Road).

La Asamblea argumenta que "las líneas navieras de cruceros están haciendo una extraordinaria promoción de Cuba como destino turístico, a pesar del hecho de que este turismo involucra el uso de propiedades robadas. Los puertos en Cuba tienen dueños legítimos, con demandas certificadas contra el régimen cubano por la ilegal confiscación de sus propiedades".

"Los trabajadores cubanos son contratados exclusivamente por el régimen, lo cual asegura que no tengan derechos de reclamación. La dictadura les paga a los trabajadores cubanos una cantidad ínfima, y se embolsa el resto del salario que tanto trabajo les costó obtener a los trabajadores", señala la ACR.

El documento sostiene que los altos mandos militares de la isla "controlan todos los aspectos de la industria turística en Cuba, los mismos militares que orquestan la represión contra la población cubana", por lo cual, aunque el régimen cubano “trata de mantenerse a flote exhibiendo falsamente un destino paradisiaco. La industria de cruceros colabora con ese esfuerzo cuando ignora el robo, la explotación y la represión a manos de los militares cubanos, quienes son sus socios comerciales en Cuba".

El abogado mexicano René Bolio, presidente de Justicia Cuba, afirma que los directivos del turismo cubano están "directamente" involucrados con violadores de derechos humanos y están siendo investigados por la comisión para ser juzgados.

“La Asamblea de la Resistencia Cubana tiene como propósito terminar con 60 años de impunidad, violaciones de los derechos fundamentales y crímenes contra la humanidad perpetrados por el régimen cubano. Tanto la recolección de firmas para enjuiciar a Raúl Castro como la campaña No ayudes y todos nuestros esfuerzos, están destinados a liberar y democratizar nuestro país. Jamás nos cansaremos de ello”, concluyó Gutiérrez-Boronat.

Este sábado cientos de cubanos, en los restaurantes Versailles y La Carreta, de Miami, apoyaron dicha petición, que también puede firmarse en la página web www.justiciacuba.com.

FUENTE: Publicado originalmente en Martí Noticias

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas