MIAMI.- A medida que los nuevos casos de coronavirus vuelven a escalar paulatinamente, tras la desescalada de ciertas restricciones, el Gobierno condal de Miami-Dade advierte sobre la cercanía de un nuevo rebrote en las próximas semanas.

“La nueva ola es inevitable, necesitamos afrontar esto desde abajo. Ojalá no tengamos que tomar medidas adicionales", como cerrar locales comerciales otra vez, finalmente reconoció públicamente el alcalde Carlos Giménez durante una conferencia telemática, luego de que se conociera el clima de preocupación existente en los pasillos de la sede condal.

Te puede interesar

De hecho, Miami-Dade reportó 581 nuevos casos el lunes, luego de denotar una media de 300 y tantos por día, lo que corrobora la inquietud sobre la tercera ola, luego de superar la primera en marzo y la segunda en agosto, cuando el condado situó su mayor cifra en 4.141 contagios en 24 horas.

Por el momento, Miami-Dade suma cerca de 183.000 contagios y 3.650 muertes hasta la fecha.

En efecto, Miami-Dade es el condado más poblado y afectado por la pandemia en Florida, incluso el segundo más golpeado por el virus en el país, solo superado por la circunscripción de Los Ángeles, en California.

Por otra parte, el director ejecutivo de Jackson Health Systems, Carlos Migoya, enfatizó que sus hospitales están listos para un aumento repentino y recordó que la lucha contra el COVID-19 está lejos de terminar.

"Todos estamos preparados para, Dios no lo quiera, si nos llega el aumento de casos", aseguró Migoya.

"Todas nuestras proyecciones son que habrá un aumento o un repunte durante los próximos 30 días, con un pico en la última semana de noviembre”, anticipó.

El director del Jackson argumentó que “las pandemias suelen durar alrededor de 18 meses” y que si leemos el pronóstico “tendremos el virus hasta principios del verano de 2021".

Embed

Asimismo, la doctora Lillian Abbo, que además de ser especialista en enfermedades infecciosas es asesora del equipo médico especial contra el virus del Condado, se anticipó aún más y planteó que es hora de planificar qué hacer durante la temporada navideña.

“El impacto que tuvimos tras las fiestas del 4 de julio fue significativo y por ello debemos estar atentos y planear bien” para evitar un cuarto brote en enero, abogó la doctora Abbo.

De hecho, el alcalde Giménez sigue apostando por ciertas restricciones, aun cuando el Gobierno estatal de Florida no lo cree necesario, como el toque de queda desde la medianoche hasta las 6 a.m., cuya única función es evitar fiestas y conglomeración de gente; y el uso de mascarillas y la práctica de distancia física.

"Tenemos que seguir usando las mascarillas, tenemos que mantener la distancia física, tenemos que seguir lavándonos las manos", subrayó Giménez.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas