viernes 2  de  diciembre 2022
FLORIDA

Monika Morales: "Soy una madre escogida, tener un hijo sordo en mi regalo"

La exitosa emprendedora cubana, propietaria de Gaby Nails & Beauty Salón, comparte su camino de lucha desde Matanzas a Miami, buscando un mejor futuro para Gabriel

Diario las Américas | CAMILA MENDOZA
Por CAMILA MENDOZA 2 de octubre de 2022 - 13:00

MIAMI— La popular manicurista cubana, Monika Morales, a diferencia de otros emprendedores e influencers, no teme abrir su corazón frente a los medios de comunicación. Al contrario, lo hace sin titubear porque asegura que mostrarse vulnerable y real, le permite generar empatía y conexión con su público, con sus clientas, y con todas las madres que puedan estar transitando su mismo camino de resiliencia.

El que comienza cuando su hijo Gabriel Abreu (16) fue diagnosticado de sordera bilateral severa a los seis meses de edad. Noticia que ella recibió como madre primeriza a los 17 años en su natal Martí, municipio ubicado en la provincia de Matanzas, donde criaba a su niño junto a su esposo, Félix Abreu.

“Mi hijo padece displasia de Mondini, eso quiere decir que su cóclea o caracol del oído está incompleto, y esta deformidad en la forma del órgano causa su pérdida auditiva total. Cuando Gabriel fue diagnosticado en Cuba no había muchos casos como el suyo, sin embargo, luego de tres años de espera logré que lo operaran”, recordó Monika Morales, que en medio de esa lucha debió mudarse junto a su esposo e hijos [Gabriela y Gabriela] de Matanzas a La Habana, para poder acceder a programas de rehabilitación.

“Fue muy duro, pero vale la pena compartir esos momentos, y más ahora que acabamos de conmemorar el mes de las personas sordas [septiembre] y el Día Internacional de las Lenguas de Señas [23 de septiembre]”, dijo la emprendedora y propietaria de Gaby Nails & Beauty Salón. “Fue muy duro, pero vale la pena compartir esos momentos, y más ahora que acabamos de conmemorar el mes de las personas sordas [septiembre] y el Día Internacional de las Lenguas de Señas [23 de septiembre]”, dijo la emprendedora y propietaria de Gaby Nails & Beauty Salón.

“Lo que vivimos las madres en países como Cuba, no se puede explicar. En mi caso, tras mudarme de Matanzas a La Habana traté por todos los medios de integrar a mi hijo al sistema de educación formal, porque si bien la sordera es una discapacidad, no le impide a ningún niño aprender ni desarrollarse como un niño normal con las herramientas adecuadas”, dijo Monika Morales, para quien no existe mejor médico para un hijo, que su propia madre.

“Hice todo cuanto pude estando allá, golpeé todas las puertas, llegando incluso a las estructuras de poder más elevadas. Como madre organicé innumerables encuentros entre maestros, apoderados, y logopedas, ya que ni las mismas directoras de las escuelas ayudaban a los niños sordos facilitando su proceso de inclusión y aprendizaje”, recordó.

“Por otra parte, con el paso de los meses se rompió la parte externa del implante coclear que Gabriel tenía, y nuevamente volvimos a comenzar de cero porque no había reemplazo para eso en Cuba, hasta que decidimos emigrar”, recordó.

UNA NUEVA VIDA

Tras librar con éxito la travesía de cruzar la frontera de México a Estados Unidos en el año 2016, Monika Morales, con el apoyo incondicional de su esposo y sus dos hijos, logró recomenzar su vida en una cultura que esta vez facilitaba el enriquecimiento que surge de una conexión honesta, que no tiene que ver con el qué dirán. Por eso afirma con inmenso orgullo que ser madre de un niño con sordera es un regalo, que le ha permitido desarrollar una profunda espiritualidad, valentía y resiliencia.

“Es un regalo que viene acompañado de un desafío muy grande que abrazo plenamente, y del cual me siento muy agradecida”, dijo la emprendedora, quien a través de esta entrevista busca compartir herramientas para que otras madres también puedan enfrentar su día a día, aceptando su realidad sin perder la alegría de vivir, y sin decaer.

“Como familia tomamos la decisión de emigrar buscando un mejor futuro y una mejor calidad de vida para Gabriel, y no nos equivocamos. Llegando aquí le dieron ayuda inmediatamente, tuvo un implante nuevo, y se nos expandió el mundo a través de los programas educativos que existen para niños con esta discapacidad”. “Como familia tomamos la decisión de emigrar buscando un mejor futuro y una mejor calidad de vida para Gabriel, y no nos equivocamos. Llegando aquí le dieron ayuda inmediatamente, tuvo un implante nuevo, y se nos expandió el mundo a través de los programas educativos que existen para niños con esta discapacidad”.

“Por otra parte, en Estados Unidos el High School ofrece intérpretes, terapias y transporte para alumnos sordos, así que no hay que tener miedo de enfrentar ninguna etapa. El lenguaje de señas es muy difícil, pero no imposible, yo lo he tenido que aprender en inglés y español, porque en ambas lenguas es distinto, y si yo pude, cualquier madre puede”, aseguró Morales, quien afirma tener el mejor maestro de vida, su hijo.

“No hay nada que no se puede superar con unión familiar y amor, por eso le aconsejo a todas las madres de niños sordos que no se frustren, y que se consideren madres escogidas, como lo soy yo, por hay muchas etapas por las que pasan los niños sordos, pero en todas se aprende y en todas podemos engrandecernos”, finalizó.

SOBRE LA ENFERMEDAD

La pérdida auditiva o sordera puede ocurrir cuando alguna de las partes del oído no funciona de manera normal. Esto incluye el oído externo, el oído medio, el oído interno, el nervio auditivo (acústico) y el sistema auditivo. En el caso de los niños, esta discapacidad puede afectar las habilidades del niño para desarrollar el habla, el lenguaje y las destrezas sociales. Por lo que mientras más rápido reciban ayuda, más probable es que logren todo su potencial.

Signos y síntomas de la pérdida auditiva.

En los bebés

  • No se sobresalta con los ruidos fuertes.
  • No voltea la cabeza hacia la fuente de un sonido después de los 6 meses de edad.
  • No dice palabras sencillas como “mamá” o “papá” para cuando tiene 1 año.
  • Voltea la cabeza cuando lo ve a usted, pero no lo hace si solo lo llama por su nombre.
  • Parece escuchar algunos sonidos, pero no otros.

Signos en los niños

  • Tarda en hablar.
  • No habla en forma clara.
  • No sigue instrucciones.
  • A menudo dice “¿qué?”
  • Sube demasiado el volumen de la televisión.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Las más leídas

Una madre y su hija miran los precios de productos cárnicos en un supermercado.

Te puede interesar