lunes 22  de  julio 2024
LA HUELLA DE UNA TRAGEDIA

Parkland: Así demuelen el edificio donde ocurrió la masacre de 2018

Iniciando una demolición que durará semanas, el excavador emitió un ruido desgarrador mientras rompía el concreto del edificio donde murieron 17 personas

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

PARKLAND, Florida — Un gran excavador se extendió hasta el último piso del edificio de tres pisos donde 17 personas murieron en el tiroteo masivo de 2018 en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas, perforando su primer agujero el viernes en el salón de clases donde el profesor Scott Beigel pereció salvando a estudiantes.

Iniciando una demolición que durará semanas, el excavador emitió un ruido agudo y desgarrador mientras rompía el concreto del edificio, ahora no necesario como evidencia en el juicio del tirador. Algunos familiares de las víctimas se ubicaron a 100 yardas (90 metros) de distancia, levantando sus teléfonos celulares para grabar el momento.

Un edificio cargado de dolor

Linda Beigel Schulman, madre de Scott Beigel, profesor de geografía, no estaba entre ellos — se quedó en casa en Nueva York. Visitó el edificio el año pasado. Beigel, quien también entrenaba atletismo, fue al pasillo y guió a los estudiantes a la seguridad en su salón de clases, haciéndolo mientras el tirador se acercaba, hasta que fue abatido.

Está contenta de que el edificio esté siendo demolido, pero no tenía deseos de presenciarlo.

“Era el lugar feliz de Scott. Amaba enseñar allí. Amaba a los niños, amaba todo acerca de la escuela allí. Amaba entrenar”, dijo Beigel Schulman a The Associated Press. “Y luego, probablemente sea el lugar más triste que pueda existir para mí. Él prosperó allí y murió allí”. “Era el lugar feliz de Scott. Amaba enseñar allí. Amaba a los niños, amaba todo acerca de la escuela allí. Amaba entrenar”, dijo Beigel Schulman a The Associated Press. “Y luego, probablemente sea el lugar más triste que pueda existir para mí. Él prosperó allí y murió allí”.

A los familiares de las víctimas se les invitó a golpear una parte del edificio antes de que comenzara la demolición. Lori Alhadeff, cuya hija Alyssa de 14 años falleció, fue una de las que lo hizo, encontrándolo catártico.

“Golpear el edificio ayudó a liberar parte de mi dolor”, dijo Alhadeff, quien fue elegida para la junta escolar del condado de Broward después de la muerte de su hija con la promesa de mejorar la seguridad en el campus. Ahora es su presidenta.

Los funcionarios planean completar la demolición y limpieza antes de que los 3.300 estudiantes de la escuela regresen en agosto de las vacaciones de verano — para proteger los otros edificios de la escuela, no se implosionó. La mayoría de los estudiantes actuales de la escuela estaban en la escuela primaria cuando ocurrió el tiroteo.

Qué nos enseñó Parkland

Desde el tiroteo, el edificio ha dominado el campus, cerrado detrás de una cerca con pantalla que bloqueaba el primer piso. Se mantuvo para servir como evidencia en el juicio de pena del tirador en 2022. Los jurados recorrieron sus pasillos agujereados por balas y manchados de sangre. Finalmente, le concedieron una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Durante el último año, algunos familiares de las víctimas han invitado a la vicepresidente Kamala Harris, miembros del Congreso, el director del FBI Christopher Wray, funcionarios escolares, agentes de policía y otras personas de todo el país en recorridos por el edificio.

Mayormente demostraron cómo medidas de seguridad mejoradas como vidrio a prueba de balas en las ventanas de las puertas, un mejor sistema de alarma y puertas que se bloquean desde adentro podrían haber salvado vidas.

Aquellos que han realizado el recorrido lo han llamado desgarrador, como una especie de cápsula del tiempo del 14 de febrero de 2018. Libros de texto y laptops permanecían abiertos en escritorios, y flores marchitas de San Valentín, globos desinflados y osos de peluche abandonados estaban esparcidos entre vidrios rotos. Esos objetos fueron retirados antes de que comenzara la demolición.

Embed

Max Schachter, cuyo hijo de 14 años, Alex, falleció, dijo el viernes que sabe que los recorridos que ayudó a organizar salvarán vidas a medida que los funcionarios tomen lo que aprendieron y lo utilicen para fortalecer las escuelas en sus jurisdicciones.

“Tienes que priorizar la seguridad escolar porque no puedes enseñar a niños muertos”, dijo. “Tienes que priorizar la seguridad escolar porque no puedes enseñar a niños muertos”, dijo.

El inicio de la demolición atrajo a unas dos docenas de espectadores que se ubicaron justo fuera del campus, incluido Dylan Persaud, quien era estudiante en 2018. Estaba cerca del edificio cuando comenzó el tiroteo, y perdió a siete amigos de mucho tiempo y a Beigel, cuya clase tomó. Estaba contento de ver que el edificio estaba siendo demolido.

“Pone un punto final a la historia. Deberían poner un bonito memorial allí para los 17”, dijo Persaud.

Joanne Wallace, exmaestra de educación especial de la escuela, tuvo sentimientos encontrados al ver la demolición del edificio — pensó que los recorridos eran útiles, pero sabe que la existencia del edificio trajo recuerdos dolorosos a las familias de las víctimas.

“Espero que esto dé a las familias un poco de paz y consuelo”, dijo Wallace. Cuando comenzó el tiroteo, había estado en el estacionamiento ayudando a sus estudiantes a esperar a sus padres al final del día escolar.

El condado de Broward no está solo en derribar un edificio escolar después de un tiroteo masivo. En Connecticut, la Escuela Primaria Sandy Hook fue demolida después del tiroteo de 2012 y reemplazada. En Texas, los funcionarios cerraron la Escuela Primaria Robb en Uvalde después del tiroteo de 2022 allí y planean demolerla. La biblioteca de la Escuela Secundaria Columbine de Colorado fue demolida después del tiroteo de 1999.

La junta escolar del condado de Broward no ha decidido qué reemplazará al edificio. Los maestros sugirieron un campo de práctica para la banda, ROTC Junior y otros grupos, conectado por un camino ajardinado a un memorial cercano que se erigió hace unos años. Varios de los estudiantes asesinados pertenecían a la banda o al ROTC Junior.

Alhadeff dijo que el distrito escolar pondrá algo allí que sea útil para los futuros estudiantes — un sentimiento que Schachter y Beigel Schulman apoyaron.

“Quiero un lugar donde los niños puedan ir y ser felices, no un lugar donde los niños vayan y recuerden y estén tristes”, dijo Beigel Schulman. “Nadie olvidarán lo que sucedió en ese edificio. No pueden borrarlo. Pero pueden reemplazarlo con algo bueno”.

Embed

FUENTE: AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar