MIAMI.- El pasado viernes negro, la fecha clásica de súper rebajas comerciales que sigue al Día de Acción de Gracias, fue dado a conocer por parte de la Casa Blanca el cuarto análisis sobre cambio climático en Estados Unidos. En uno de sus apartes, se refiere al sureste del país y sus zonas costeras.

En este informe participaron científicos y expertos de 16 agencias federales relacionadas con el impacto del calentamiento global en la Nación. Es un estudio multidisciplinario, extenso (1.400 páginas), el primero que se produce bajo el Gobierno del presidente Donald Trump.

Cada cuatro años, por ley, el U.S Global Change Research Program debe producir un reporte para el Congreso y el Presidente. Dentro de sus objetivos están el analizar los efectos del cambio global sobre el medio ambiente, la agricultura, el uso y producción de energía, los recursos hídricos y agrícolas, transporte, salud y bienestar humanos, sistemas sociales y diversidad biológica.

También estudia las tendencias actuales del cambio climático, tanto el inducido por el hombre como por la naturaleza, y proyecta escenarios, en el tema ambiental, para dentro de 25 y 100 años.

Costa este

Según el reporte, las comunidades costeras y los ecosistemas que las sostienen están cada vez más amenazados por el cambio climático.

Advierte que sin una reducción “significativa” en la emisión de gases con efecto invernadero y medidas locales de adaptación, muchas zonas costeras cambiarán al final de este siglo.

“Incluso en un futuro, con menores emisiones de gases con efecto invernadero, muchas comunidades sufrirán un impacto financiero, como el incremento crónico de la marea alta que lleva a inundaciones, altos costos [en los seguros] y reducción en los valores de propiedad”.

El informe proyecta que seguirán los efectos del calentamiento global en el incremento en la temperatura del agua, la acidificación de los océanos, la subida en el nivel del mar y el desplazamiento de las placas de hielo del ártico, inundaciones por las mareas altas, la erosión de las costas.

Todo lo anterior pondrá en riesgos las especies marinas, hará decrecer la productividad de la pesca y representará un peligro para las comunidades que viven de los ecosistemas marinos.

Las zonas más afectadas serán las de Hawái, las islas del pacífico, el Atlántico y el Golfo de México. En esta última, área esta la Florida en sus dos costas.

Nivel del mar

El incremento en el nivel del mar, que afecta a toda la costa este, sobre todo a importantes sectores turísticos del sur de la Florida, impactaría las finanzas tanto de individuos, como de empresas y comunidades.

También las marejadas producidas por los huracanes, serán más fuertes y devastadoras.

La costa este y el Golfo de México son las áreas que representan un riesgo mayor para el sistema de energía y la infraestructura de transporte.

Lo más preocupante que plantea el informe, es que así haya una reducción importante de emisión de gases con efecto invernadero, muchos de los efectos en la subida del nivel del mar se sentirán, sobre todo a mediados de siglo.

El reporte aclaró que ya muchas comunidades del sureste del país están lidiando con las consecuencias. Y planteó algunas acciones para mitigar el daño como adoptar sistemas de protección para las costas y los ecosistemas con el fin de luchar contra las inundaciones severas en las costas, las cuales son más frecuentes y de mayor alcance.

Más de la mitad de los daños en las propiedades localizadas en las costas podrían evitarse si se adoptan medidas a tiempo.

Más calor

Más del 60% de las grandes ciudades del sureste experimentan olas de calor cada vez peores, según lo señala el informe. Este porcentaje es mayor que en otras zonas del país.

Días y noches calientes impactan la comodidad y la salud de los humanos e implican un esfuerzo mayor para enfriar el ambiente. Al mismo tiempo, los cultivos sufren cuando hay menos noches frescas.

Enfermedades

Ese incremento en el calor se hace propicio para la presencia, en gran parte del sureste, entre julio y septiembre, de mosquitos adultos de la especie Aedes aegyptio, que transmite el dengue, chikunguya y el zika.

La Florida, de sur a norte y este a oeste, es zona de alto riesgo. El sur del Estado ya tiene condiciones propicias, por el cambio climático, para la presencia de mosquitos durante todo el año y, asimismo, el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por tales insectos.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas