MIAMI.- En medio de la zozobra que ha traído la pandemia de coronavirus, lo que menos esperaba la comunidad del sur de la Florida era un huracán, y aunque al mediodía de este viernes los pronósticos mostraban que transitaría lejos de la costa, el evento atmosférico no ha dejado de causar preocupación entre los residentes.

De cualquier manera, ya sea un impacto de frente, como lo perfilaban los primeros reportes, o un ‘coletazo’ que, sin embargo, traería fuertes precipitaciones y vientos, el ciclón hizo que muchas personas madrugaran para ir a tiendas de alimentos y ferreterías, con el fin de abastecerse de insumos que son necesarios cada vez que se acerca una de esas tormentas.

Te puede interesar

Por ello, DIARIO LAS AMÉRICAS recorrió diferentes puntos de la jurisdicción del condado Miami-Dade para observar cómo la gente se está preparando a la espera de Isaías, un huracán que a su paso por Puerto Rico y República Dominicana, cuando aún era una tormenta tropical, causó grandes lluvias, la desaparición de algunas personas, pérdidas millonarias y prolongados cortes eléctricos, entre otros estragos.

La protección de las viviendas es una de las primeras medidas que toman los residentes. Es el caso de Omar Rodríguez, un habanero que vive en Westchester, y quien salió temprano en busca de “planchas de madera” para proteger sus ventanas en un Home Depot de la calle 40 del SW.

“Esto es lo mismo de todos los años, mi hermano. Pero hay que hacerlo porque uno nunca sabe lo que puede pasar”, dijo el cubano mientras se dirigía a su vehículo pickup en donde, junto a un muchacho, acomodó los materiales para luego transportarlos a casa.

Así como él, un colombiano que se identificó como Felipe, contó que su tarea del día consistía en “amarrar” los muebles y las macetas del patio. Con eso en mente, el bogotano dijo que había comprado “una cuerda gruesa” para asegurar esos elementos y que “no salgan volando”.

Madera para ventanas huracan
La compra de madera se dispara durante la temporada de huracanes.

La compra de madera se dispara durante la temporada de huracanes.

Por otro lado, en un Publix de la avenida Le Jeune, en Coral Gables, pudimos apreciar que los compradores salían con carritos cargados de cajas con botellas de agua envasada y alimentos enlatados, principalmente, además de medicamentos, baterías y suministros de primeros auxilios.

Stephanie, una joven de origen nicaragüense, comentó que “eso adentro parece un festival”, y advirtió que “ya casi no queda agua”.

A pocas cuadras de ese sitio, algunas personas llenaban los tanques de gasolina de sus vehículos. Ninguno quiso hablar con este medio, pero un empleado del lugar señaló que había suficiente combustible para todo el fin de semana.

De ese sitio saltamos a Miami Beach. En la famosa calle Ocean Drive, que hoy luce solitaria en comparación con otros tiempos sin pandemia, Laila, una empleada encargada de recibir a los clientes en el restaurante Il Giardino, dijo que “solo vamos a trabajar unas horas” y más tarde recogerían sillas, mesas y toldos.

“Ya nuestros vecinos recogieron todo”, indicó, señalando hacia el hotel Leslie, en cuya terraza unos empleados ya habían guardado el mobiliario y se aprestaban a colocar bolsas con arena en las puertas para evitar la entrada de agua en caso de inundaciones y protegerlas de fuertes vientos.

arena miami beach.jpg
El empleado de un hotel de Miami Beach transporta bolsas con arena que se usan para proteger las puertas ante posibles inundaciones y fuertes vientos.

El empleado de un hotel de Miami Beach transporta bolsas con arena que se usan para proteger las puertas ante posibles inundaciones y fuertes vientos.

El recorrido también incluyó a Dinner Key, una marina localizada en el centro del sector miamense de Coconut Grove, en donde algunas personas aseguraban sus botes.

Entretanto, en el área de Brickell, que tradicionalmente sufre inundaciones cuando se registran lluvias intensas, todo se veía en aparente normalidad. Algunos apartamentos altos ya tenían contraventanas de protección.

medidas por huracan
Una persona recoge la vela de una embarcación en una marina de Miami.

Una persona recoge la vela de una embarcación en una marina de Miami.

Vale decir que el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, explicó que por el momento “no hay ningún plan para dictar una orden de evacuación”, aunque advirtió que “eso puede cambiar en cualquier momento en dependencia de la trayectoria” del ciclón.

Por su parte, Francis Suárez, alcalde de Miami, pidió que “se preparen ahora”, porque, según dijo, “nunca sabemos la intensidad de una tormenta. Prepararse para lo peor y rezar para lo mejor”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El 18 de agosto culmina la elección primaria de la Comisión de Miami-Dade, que aprueba resoluciones que inciden en la vida cotidiana en este condado. ¿Cuáles temas deberían reforzar los candidatos?

Transporte público
Vivienda asequible
Desarrollo económico
Estrategia poscoronavirus
ver resultados

Las Más Leídas