VIRGINIA.- Un mes después de la desaparición en Virginia de Elizabeth Rodríguez Rubio, de 48 años, y su nieta Angie Carolina Rodríguez Rubio, de 12 años, el excapitán de la Policía cubana Hareton Jamie Rodríguez Sariol, quien llegó a Estados Unidos como balsero en 2016, ha confesado el secuestro y asesinato de ambas como parte de un acuerdo con la Justicia para revelar el lugar en el que escondió los cadáveres, publicó Diario de Cuba.

Según el reporte, la Policía confirmó este jueves que los cuerpos fueron recuperados en el condado de Shenandoah y el Parque Nacional Shenandoah.

Con la aprobación de la familia de las fallecidas, la abogada Marsha Garst consiguió que Hareton Jamie Rodríguez Sariol firmara un acuerdo para declararse culpable de dos cargos de asesinato en primer grado y llevar a las autoridades hasta los cadáveres.

El acuerdo evitará al cubano la pena de muerte. Enfrentará una sentencia máxima de cadena perpetua y mínima de 20 años de cárcel. Su presentación ante un gran jurado está prevista para el 17 de septiembre.

El fiscal federal Thomas T. Cullen, del Distrito Oeste de Virginia, advirtió no obstante que Rodríguez Sariol puede enfrentar cargos federales adicionales del FBI, porque sus crímenes ocurrieron, en parte, dentro del Parque Nacional Shenandoah.

Elizabeth Rodríguez Rubio, colombiana, y su nieta Angie Carolina habían sido vistas por última vez en Dukes Plaza, en Harrisonburg, Virginia, el domingo 5 de agosto.

Rodríguez Sariol, quien según la Policía estaba obsesionado con Elizabeth, debía llevarlas a la casa en la cual residían en Maryland. Nunca llegaron.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas