Mis amados dueños del Universo, es un placer para mi reencontrarme con ustedes a través de la poderosa fuerza de la palabra escrita. Hoy quiero hablarte de un tema maravilloso, y polémico por demás: La reencarnación, la vida más allá de la vida. ¿Qué opinas de esta creencia? Muchas son las teorías, pero nadie puede hablar a ciencia cierta sobre su veracidad, por razones obvias.

La reencarnación es la creencia consistente en que la esencia individual de las personas, ya sea mente, alma, conciencia o energía, adopta un cuerpo material varias veces según va muriendo. Sin embargo, muchas religiones tienen su propio enfoque, incluso hasta tienen diferentes formas de llamarle: Unos la mencionan como “metempsicosis” que viene de los términos griegos “meta” que significa -después- y “psyche” que se refiere al espíritu, alma. Otros le dicen “transmigración”, incluso le llaman “renacimiento”.

Todas las religiones con origen en el hinduismo afirman que la reencarnación existe en un ciclo sin fin. En la mitología de la religión brahmánica, al momento de la muerte del cuerpo, el alma o parte esencial, abandona el cuerpo y es arrastrada por los “iamadutas”, los mensajeros sirvientes del dios Iama ―el encargado de juzgar el karma de todas las almas del universo―.

Los creyentes del Janismo, dicen que las almas van recogiendo los frutos de sus buenas o malas acciones a través de sucesivas vidas. Cuando un jainista acumula suficiente buen karma, la pureza de su alma puede hacer que se reencarne en un “deva” o entidad semidivina.

Dentro del budismo, la creencia principal afirma que la reencarnación es el cambio en el transcurso de una misma vida. Es la evolución del yo. No hay reencarnación luego de la muerte física sino que en el transcurso de una misma vida es posible ir muriendo y renaciendo cada vez.

La creencia Kabbalística afirma que la reencarnación, junto al proceso de tikún (corrección), dirige y dicta nuestros patrones de pensamiento, sentimientos y actividades. De hecho, la historia de la humanidad es en realidad la del regreso de las almas. Según las escrituras del Zohar, ningún misterio en la larga historia del universo es tan esclarecedor como el comportamiento universal y repetitivo de sus habitantes.

Lógicamente hay otras creencias que se oponen completamente a creer que nuestra alma va trascendiendo de vidas en vidas. Por ejemplo en el cristianismo, se rechaza la reencarnación al considerarla una doctrina contraria a la Biblia, difícilmente armonizable con la creencia en la resurrección.

En lo personal, yo Mario Vannucci, sí estoy de acuerdo con esta teoría. No se si llamarla “reencarnación”, pero tengo la certeza de que venimos de muchas vidas pasadas y vamos hacia más, hacia el futuro. Creo plenamente que venimos a esta tierra para aprender, para superar un obstáculo que es el principal reto que se nos ha propuesto en la vida actual. ¿Cuántas vidas hay? Muchas!! Lo que sí es interesante saber es que no todos estamos en el mismo nivel. La vida es como una “escuelita”, nosotros somos los alumnos, y no todos estamos en el mismo grado, pero sí estamos todos compartiendo al mismo tiempo, como cuando lo hacíamos en el “recreo”. Unos seres humanos están en un grado más avanzado que otros. Unos se están por graduar otros apenas van por preescolar. Eso nos explica el por qué unas personas son más sabias que otras. Y no precisamente hablo de la sabiduría intelectual, sino de la emocional. El manejo correcto de las situaciones, nos lo ha dado la experiencia que hemos tenido en el trascurso de nuestras múltiples vidas.

¿Te consideras un alma vieja o un alma joven? ¡Que buena pregunta! Yo mismo quisiera saber en qué nivel de mis vidas estoy. Lo que sí es cierto mis amados Dueños del Universo, es que en la vida actual no hay que preocuparse de la vida pasada o de la vida futura, hay que ocuparse de la vida presente. De ser felices, de afrontar ese gran reto que se nos ha propuesto, y superarlo. Si no vencemos, estoy seguro que el Universo nos pondrá el mismo reto en la vida siguiente hasta que hayamos aprendido lo que nos toca. ¿Vas bien? Analiza si has tenido una existencia plena. Yo te invito a tener la certeza, de que cada desafío que se nos presenta, viene de la Luz, y está ocurriendo para tu bien. Nos leemos pronto. Tu amigo: Mario Vannucci.

Deja tu comentario: