MADRID.- El agujero en la capa de ozono de la Tierra que se forma sobre la Antártida cada septiembre fue el más pequeño observado desde 1988, aunque se atribuye fundamentalmente a la variabilidad natural.

Según la NASA, el agujero de ozono alcanzó su punto más alto el 11 de septiembre, cubriendo un área aproximadamente dos veces y media mayor que Estados Unidos (12,2 millones de kilómetros cuadrados en extensión) y luego disminuyó durante el resto de septiembre y hasta octubre.

Las mediciones basadas en tierra y globo de NOAA también mostraron la menor cantidad de agotamiento de ozono sobre el continente durante el pico del ciclo de agotamiento del ozono desde 1988. NOAA y NASA colaboran para monitorear el crecimiento y la recuperación del agujero de ozono cada año.

"El agujero de ozono en la Antártida fue excepcionalmente débil este año", dijo Paul A. Newman, científico en jefe de Ciencias de la Tierra en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Esto es lo que esperaríamos ver dadas las condiciones climáticas en la estratosfera antártica".

El agujero de ozono más pequeño en 2017 estuvo fuertemente influenciado por un vórtice antártico inestable y más cálido, el sistema de baja presión estratosférico que gira en el sentido de las agujas del reloj en la atmósfera sobre la Antártida. Esto ayudó a minimizar la formación de nubes estratosféricas polares en la estratosfera inferior. La formación y persistencia de estas nubes son importantes primeros pasos que conducen a las reacciones catalizadas por cloro y bromo que destruyen el ozono, dijeron los científicos. Estas condiciones antárticas se parecen a las que se encuentran en el Ártico, donde el agotamiento del ozono es mucho menos grave.

En 2016, las temperaturas estratosféricas más cálidas también limitaron el crecimiento del agujero de ozono. El año pasado, el agujero de ozono alcanzó un máximo de 14,3 millones de kilómetros cuadrados, 3,2 millones de kilómetros cuadrados menos que en 2015. El área promedio de estos máximos diarios de agujero de ozono observados desde 1991 ha sido de aproximadamente 16 millones de kilómetros cuadrados.

Aunque las condiciones atmosféricas estratosféricas más cálidas que el promedio han reducido el agotamiento del ozono durante los últimos dos años, el área actual del agujero de ozono sigue siendo grande porque los niveles de sustancias que agotan el ozono como el cloro y el bromo siguen siendo lo suficientemente altos como para producir una pérdida significativa de ozono.

ES POR LA VARIABILIDAD NATURAL

Los científicos dijeron que la menor extensión del agujero de ozono en 2016 y 2017 se debe a la variabilidad natural y no a una señal de curación rápida.

Detectado por primera vez en 1985, el agujero de ozono antártico se forma durante el hemisferio sur a finales del invierno, ya que los rayos del sol que regresan catalizan reacciones que involucran formas de cloro y bromo, químicamente activas, creadas por el hombre. Estas reacciones destruyen las moléculas de ozono.

Hace treinta años, la comunidad internacional firmó el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono y comenzó a regular los compuestos que agotan la capa de ozono. Se espera que el agujero de la capa de ozono sobre la Antártida se reduzca gradualmente a medida que los clorofluorocarbonos -compuestos sintéticos que contienen cloro y que con frecuencia se utilizan como refrigerantes- continúen disminuyendo. Los científicos esperan que el agujero de ozono antártico se recupere a los niveles de 1980 alrededor de 2070.

El ozono es una molécula compuesta de tres átomos de oxígeno que se produce naturalmente en pequeñas cantidades. En la estratosfera, aproximadamente de 11 a 38 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, la capa de ozono actúa como protector solar, protegiendo al planeta de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y cataratas, suprimir el sistema inmunológico y dañar las plantas. Más cerca del suelo, el ozono también puede ser creado por reacciones fotoquímicas entre el sol y la contaminación de las emisiones de los vehículos y otras fuentes, formando smog dañino.

Aunque las condiciones atmosféricas estratosféricas más cálidas que el promedio han reducido el agotamiento del ozono durante los últimos dos años, el área actual del agujero de ozono sigue siendo grande en comparación con la década de 1980, cuando se detectó por primera vez el agotamiento de la capa de ozono sobre la Antártida. Esto se debe a que los niveles de sustancias que agotan la capa de ozono, como el cloro y el bromo, siguen siendo lo suficientemente altos como para producir una pérdida significativa de ozono.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario