lunes 8  de  abril 2024
Atentado en Barcelona

El centro de Barcelona recupera normalidad aunque con gran presencia policial

lA red de metro y autobús retomó su servicio habitual tras el final de las restricciones puestas en marcha con motivo de ese minuto de silencio desde las 08:45 horas local

BARCELONA.- El centro de Barcelona, con la Plaza Cataluña como centro neurálgico, recuperó hoy la normalidad cuando los establecimientos comerciales, bares y restaurantes reabrieron sus puertas tras el minuto de silencio por los atentados en Cataluña, aunque con una fuerte presencia policial.

La finalización del acto institucional de homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils marcó el punto de arranque de la actividad comercial de la zona, al abrir sus centros emblemáticos, los mismos que el jueves sirvieron de refugio para las personas que huían del ataque terrorista.

Hasta entonces, el acceso al centro de la ciudad estaba restringido al tráfico y solo se podía entrar caminando; además, las estaciones de metro más próximas permanecieron cerradas.

A mediodía (10.00 GMT), más de cien mil personas, con el rey Felipe VI a la cabeza, ocuparon la Plaza de Cataluña para mostrar su repulsa contra el terrorismo y apoyar a las víctimas, en un acto que acabó con el grito de "No tinc por" (No tengo miedo), que resonó en toda la plaza.

El presidente del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, destacó la "admirable" respuesta de la sociedad a los atentados terroristas, "reconquistando" la normalidad y el espacio público "para ganar la batalla al terrorismo".

También la red de metro y autobús retomó su servicio habitual tras el final de las restricciones puestas en marcha con motivo de ese minuto de silencio desde las 08:45 horas local (06.45 GMT).

Aunque el centro de la capital catalana ha vuelto a lucir a lo largo del día lleno de barceloneses y turistas, la presencia policial fue muy evidente, con furgones de los Mossos d'Esquadra (policía autonómica de Cataluña) que impidieron la entrada de vehículos a la Plaza Cataluña durante gran parte de la mañana.

La ausencia de vehículos privados contrastaba con la gran presencia de unidades móviles de los medios de comunicación que cubrían el minuto de silencio.

A lo largo del día, La Rambla, la céntrica y animada calle donde ayer se produjo el atentado que causó 13 muertos y más de cien heridos, se volvió a llenar de paseantes, turistas y barceloneses, si bien el bullicio que la caracteriza dio paso a un ambiente más contenido.

Cientos de ciudadanos se acercaron hasta allí para dejar flores y velas encendidas en distintos puntos, uno de ellos frente al Teatro del Liceu (la ópera de Barcelona), sobre un cartel con el lema "Catalunya, lloc de pau" ("Cataluña, lugar de paz").

Otro de los lugares elegidos fue la Fuente de Canaletas, lugar habitual de celebración de los aficionados del F.C. Barcelona y cuya base quedó hoy sepultada por centenares de ofrendas que escalaban por toda la fuente.

En una de las floristerías, hoy sin abrir, una cartel invitaba a "dejar tu mensaje de amor", como hicieron un carrusel de personas que empezaron a colocar "post-its" de diversos colores con mensajes escritos, hasta crear un mosaico multilingüe de palabras de ánimo, mientras los bolígrafos y los papeles iban pasando de una mano a otra.

En la misma calle, el Mercado de la Boquería, uno de los rincones más visitados de la ciudad y desbordante de colorido, mostraba sus puertas cerradas.

En su verja exterior, solo una bandera europea recordaba lo ocurrido junto a unas palabras en catalán, castellano e inglés. "Juntos. Diferentes. Paz".

Barcelona, la segunda ciudad más importante de España y capital de Cataluña, recibe cada año a millones de turistas de todo el mundo, atraídos por su vida cultural y su ocio.

Los turistas seguían llegando hoy al aeropuerto de El Prat y mostraban su tristeza por lo ocurrido, pero también su determinación de no dejarse ganar por el miedo.

"No haremos ningún cambio en nuestros planes ni nada que pueda significar dar la razón a esa gente loca", dijo Michael, un estadounidense residente en Portugal.

En la misma línea se manifestó Lewis, de Reino Unido: "Sentimos mucha tristeza, pero no vamos a cambiar los planes. Vamos a ir porque esto es lo que tenemos que hacer, continuar".

FUENTE: EFE

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar