PALU.- Los equipos de rescate de Indonesia recuperaron los cadáveres de 34 niños sepultados por el barro en la zona de la isla de Célebes afectada el viernes por el terremoto de magnitud 7,5 y el tsunami que han causado más de un millar muertos, informó hoy la Cruz Roja.

La portavoz de la Cruz Roja Indonesia, Aulia Arriani, añadió que además hay al menos 86 desaparecidos.

Los niños, de entre 13 y 15 años, fueron sorprendidos por una avalancha de barro mientras participaban en un campamento de estudio de la Biblia en la regencia de Sigi, una zona montañosa situada al sud de Palu, la capital provincial y donde se concentra la mayoría de víctimas del desastre.

Los niños, todos ellos miembros de la misma iglesia, se encontraban lejos de la montaña cuando la zona fue sacudida por el seísmo, pero fueron engullidos por la lengua de tierra que sepultó el campo unos quince minutos más tarde.

Las autoridades indonesias elevaron hoy a 1.234 la cifra de víctimas mortales causadas por el terremoto y el tsunami que lo siguió.

Se espera que el balance de muertos siga aumentando a medida que los equipos de rescate consiguen llegar a las zonas que han estado inaccesibles desde que golpeó el terremoto el pasado viernes.

Sube a 1.234 la cifra de muertos

Las autoridades indonesias elevaron hoy a 1.234 la cifra de víctimas mortales que causó el terremoto de magnitud 7,5 y el posterior tsunami que golpearon la isla de Célebes el viernes pasado.El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, señaló en una rueda de prensa en Yakarta que además hay 799 heridos graves ingresados en distintos centros hospitalarios.

Sutopo informó de que 26 países y dos organizaciones internacionales ofrecen asistencia, pero no ofreció datos de las ONG que colaboran en la búsqueda y atención de las víctimas sobre el terreno.

El aumento de la cifra de muertos se debe a que los equipos de rescate han entrado en zonas que estaban inaccesibles desde el viernes, cuando se fraguó la catástrofe con un terremoto de magnitud 6,1 que mató a una persona e hirió a 20 y al que le siguió, tres horas después, el seísmo de 7,5 y el tsunami.

No obstante, Sutopo admitió que todavía hay áreas en esa parte de la región central de las Célebes en las que es difícil acceder.

"Hay algunos sitios a los que no podemos llegar, pero no muchos. En Donggala por ejemplo hay algunos distritos donde tenemos que enviar suministros en helicóptero", corroboró a Efe en Palu el coronel Muhammad Thohir, del Ejército indonesio.

Palu es la capital de la provincia de Célebes Central, tiene una población de unas 350.000 personas, y es vecino del distrito de Donggala, con unos 277.000 habitantes; ambos están considerados las zonas más afectadas por el terremoto y el tsunami.

El coronel indicó que los suministros de carburante y agua potable están llegando, aunque aún son insuficientes para las necesidades de decenas de miles de afectados que lo han perdido todo.

Asimismo, se trabaja en restablecer el servicio eléctrico y el de las telecomunicaciones, y en reabrir las carreteras.

El militar afirmó que otras prioridades son hacer llegar comida a las personas que más lo necesitan, enterrar los cadáveres en las fosas comunes y garantizar la seguridad del aeropuerto, al que se prevé que desde mañana lleguen vuelos comerciales.

Al menos 557 personas murieron y casi 400.000 resultaron desplazadas por los cuatro terremotos de magnitudes comprendidas entre 6,3 y 6,9 que sacudieron la isla de Lombok entre el 29 de julio y el 19 de agosto pasados.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario