DUBÁI.- Cinco petroleros iraníes que parecen estar llevando gasolina y productos derivados navegaban el domingo rumbo a Venezuela como parte de un acuerdo entre las dos naciones sancionadas por Estados Unidos.

El dictador venezolano Nicolás Maduro recurrió a Teherán para obtener ayuda para conseguir los productos químicos necesarios para una envejecida refinería en medio de una escasez de gasolina, síntoma de un caos económico y político más amplio que afecta al que solía ser el productor de petróleo más grande de América Latina.

Te puede interesar

Expertos estiman que los petroleros llevan 45,5 millones de dólares en gasolina y productos derivados.

Para Irán, los petroleros representan una forma de aportar dinero a su teocracia chií y de ejercer presión sobre Estados Unidos, que con el presidente Donald Trump ha llevado a cabo campañas contra ambas naciones.

Pero la estrategia invita a la posibilidad de una nueva confrontación entre la República Islámica y Estados Unidos, tanto en el Golfo Pérsico, donde ya hubo una serie de incidentes cada vez más frecuentes que involucraron a la industria petrolera el año pasado, como más allá.

“Esto es nuevo para todos”, dijo sobre el envío de gasolina el capitán Ranjith Raja, un analista que rastrea los envíos de petróleo por mar en la firma de datos Refinitiv. “No hemos visto nada como esto antes”.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas