TEL AVIV/DAMASCO.- Las alarmantes noticias sobre un masivo ataque iraní con misiles llegaban poco después de medianoche. Una veintena de disparos hicieron saltar las sirenas en los Altos del Golán y sacaron a los israelíes de sus camas. Los misiles iban dirigidos contra puestos militares israelíes en la frontera con Siria.

Finalmente ninguno de esos misiles impactó en la zona israelí: cuatro fueron derribados y el resto cayó en la parte siria de la meseta conquistada por Israel en 1967. La reacción del Ejército israelí tuvo sin embargo graves consecuencias: al menos 23 personas murieron en los ataques lanzados contra 50 objetivos iraníes en Siria, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Irán es, junto con Rusia, el principal aliado del presidente Bashar al Assad en la guerra civil siria.

"Hemos golpeado casi toda la infraestructura iraní en Siria", afirmó el ministro de ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman. Según la prensa, se trata del peor ataque israelí en Siria desde la guerra de Yom Kippur en 1973. La peligrosa escalada se produce un día después de que el presidente estadounidense Donald Trump anunciase su retirada unilateral del acuerdo nuclear con Irán.

El Ejército israelí llevaba días preparándose para un ataque iraní en los Altos del Golán (Alturas del Golán) y los servicios secretos detectaron "actividades sospechosas" de las fuerzas iraníes en el país vecino. Teherán amplía cada vez más sus capacidades militares en Siria e Israel intenta desde hace tiempo frenar a su archienemigo con ataques aéreos. Tras sufrir pérdidas en recientes ataques, Irán había jurado vengarse.

Lea también: Al menos 23 muertos en ataques israelíes contra objetivos iraníes en Siria

Todavía no está claro qué pasará ahora. Como los ataques iraníes contra los Altos del Golán no provocaron daños, Teherán podría intentar atacar de nuevo. De hacerlo, Israel volvería a contraatacar y el conflicto podría escalar rápidamente y extenderse. "Deben recordar que si llueve aquí (en Israel), diluviará fuera", amenazó el ministro israelí Lieberman.

Para Riad Tabara, exembajador libanés en Washington, el riesgo de que se desate una gran guerra no es elevado. "Actualmente los ataques se limitan a un intercambio de golpes", dijo. "Para librar una gran guerra la milicia (libanesa) Hizbolá necesitaría luz verde de Irán, Irán la necesitaría de Rusia e Israel de Estados Unidos", señaló, y ni Rusia ni Estados Unidos tienen interés en ello.

Israel informó a Rusia sobre los ataques en Siria y el miércoles había mostrado buena sintonía con Moscú en una reunión entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

Israel culpa de los ataques a los Altos del Golán a las brigadas Al Quds -unidades de élite de la Guardia Revolucionaria iraní- y a su comandante Qassem Suleimani. Este último tiene una fama legendaria entre los seguidores del presidente sirio Al Assad. Es el rostro de Teherán que aparece una y otra vez en la guerra civil siria y es vitoreado. Irán utiliza en los combates en Siria sobre todo a la milicia libanesa Hizbolá, que lucha junto al Ejército de Al Assad y otras milicias. Sin la ayuda de Irán, el presidente sirio habría perdido el poder hace tiempo.

La oposición siria ha llegado a afirmar que el país está "ocupado" por tropas iraníes. Para Irán se trata de mantener un importante corredor que va desde Líbano en el Mediterráneo a través de Siria e Irak hasta Teherán, una ruta por la que pueden transportarse fácilmente armas y tropas y que Israel considera una amenaza. Teherán cuenta con una gran influencia en la región mediante tropas que le son fieles. Según un alto cargo del Gobiero israelí hay hasta 70.000 milicianos chiitas en Siria.

Lea también: Israel sufre ataque de cohetes iraníes contra sus fuerzas en los Altos del Golán

"La pelota está ahora en el tejado de Irán", apunta Nitzan Nuriel, exdirector de la oficina antiterrorista israelí. En su opinión, los líderes iraníes deben decidir "si quieren intensificar el conflicto y por ejemplo poner en acción a Hizbolá".

¿Pero les interesa a Irán y Hizbolá una guerra con Israel? A nivel militar sería difícil de ganar. Hizbolá está debilitada tras sufrir grandes pérdidas en la guerra siria. Y los analistas creen que tras su éxito en las elecciones parlamentarias de la semana pasada, la milicia libanesa no quiere asumir riesgos ahora mismo. Aun así, puso en alerta a sus tropas en la frontera con Israel.

A Irán tampoco le resultaría favorable enfrentarse ahora mismo a Israel a nivel diplomático, pues debilitaría los esfuerzos para salvar el acuerdo nuclear, que dependen sobre todo de Francia, Reino Unido y Alemania.

En los próximos días se avecinan acontecimientos que podrían contribuir a una desestabilización de Medio Oriente. En otra decisión unilateral, Trump trasladará el lunes la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, para gran indignación de los palestinos.

Además, estos conmemorarán el martes el día de la Nakba, que recuerda la expulsión de cientos de miles de palestinos tras la fundación del Estado israelí hace 70 años. Ese día un millón de personas tienen previsto marchar en la Franja de Gaza hacia la frontera con Israel, el culmen de unas protestas que desde finales de marzo dejaron más de 50 palestinos muertos.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la respuesta de la comunidad internacional ante las elecciones ilegítimas en Venezuela?

Positiva y contundente
Insuficiente
Aún es temprano para calificarla
ver resultados

Las Más Leídas